¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

Bolivia: Ministro cuestiona ayuda de los Estados Unidos

El Ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, cuestionó públicamente la naturaleza de la ayuda proveniente de la Agencia Internacional de Desarrollo de los Estados Unidos (USAID). Además, las acusaciones señalan a algunas organizaciones no gubernamentales y sus equipos, que reciben fondos de USAID, como desestabilizadores del gobierno y a otros como traidores a la patria. Quintana llegó a dar nombres de aquellos acusados de recibir estos fondos para propósitos ulteriores. Esto causó que algunos bloggers salieran en defensa de aquellos señalados por el gobierno, mientras otros investigaban los antecedentes del ministro que hizo estas acusaciones públicas.

Uno de los nombrados fue Carlos Hugo Molina, ex Prefecto de Santa Cruz. Resulta que él tiene su propio blog llamado Ágora, donde tuvo la oportunidad de dirigirse al ministro. La sección de comentarios demuestra el apoyo que él tiene de parte de la comunidad blogger. Recientemente también dio un discurso en la conferencia blogger Bloguivianos:

El Ministro de la Presidencia, con Cédula de identidad: 2663228 L.P., nacido el 3 de diciembre de 1959, en la ciudad de Cochabamba – Bolivia, ha tenido a bien, junto con otros ciudadanos bolivianos, mi hermano Roberto Barbery Anaya entre otros, de calificarme de “vendepatria”.

Muchas gracias. Me ha permitido reencontrarme con muchos amigos y amigas que no sabía de su existencia hace algunos años. Y de abrazarme con los de siempre.

Carlos Hugo Molina, ciudadano en ejercicio.

En respuesta a los alegatos del ministro, Rosa Jiménez Cano se pregunta:

¿Por qué cuándo alguien reclama algo mejor para su país y lo critica abiertamente lo tachan de vende-patrias?

Miguel Centellas de Pronto*, un profesor de ciencias políticas, echa un vistazo a los alegatos de Quintana y cómo podría compararse con la ayuda proveniente de otros países:

Un día después de una huelga regionalista liderada por la oposición, el gobierno de Bolivia contraatacó. Ha atacado frecuentemente a la oposición por sus nexos con los Estados Unidos y otras ONGs internacionales (tales nexos existen, por supuesto), resaltando específicamente a los Estados Unidos por su ayuda “política”. Claro que, ¿no son todas las ayudas “políticas”? ¿O los millones de Venezuela en ayuda militar y de otra índole no son para propósitos “políticos”? Pero el ataque de hoy se asemeja a una cacería de brujas.

Muchas ONGs reciben sus fondos del exterior y algunos bloggers se preguntan por qué se resaltó a los Estados Unidos. De hecho, algunos echaron un vistazo al currículo del Ministro Quintana, que ha sido publicado en el sitio web del gobierno, y encontraron que tiene nexos con ONGs foráneas. Rubens Barbery del blog Metáfora escribe:

Sorprende el cinismo del Ministro de la Presidencia Quintana al acusar a instituciones como desestabilizadores de la democracia por el hecho de trabajar con la “cooperación imperialista” en proyectos de desarrollo, siendo él, fundador y principal responsable del “Observatorio de Democracia y Seguridad”, institución que recibe financiamiento de la Cooperación Inglesa (interesante criterio para definir que cooperación es o no es “imperialista”).

Finalmente, Centellas reacciona a un editorial que hurga más en el pasado del ministro y publica su post titulado “¿Quién es Juan Ramón Quintana?”

Juan Ramón Quintana participó en el régimen de Banzer (fue ayudante de Fernado Keiffer, ministro de defensa de Banzer). Nada de esto es secreto; pueden ver su currículo en línea. Como muchos otros científicos sociales de Bolivia, su trabajo lo enlaza con ONGs como USAID, ILDIS, PIEB, la Fundación Konrad Adenauer y otras. ¿Cómo es que va lo del techo de vidrio?

Escrito por Eduardo Ávila.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.