¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Colombia: Elecciones locales y la influencia de Uribe.

Serpa

Foto de Dfinnecy y usada bajo licencia de Creative Commons.

El domingo 28 de Octubre, los colombianos acudieron a las urnas para elegir a los alcaldes locales, miembros del concejo y diputados para las asambleas departamentales. Las postulaciones a estas elecciones estuvieron marcadas por la violencia en contra de los candidatos [en]. En algunas regiones, las alianzas políticas -las cuales eran poco probables hace un año- hoy han sido posibles, mientras que algunos candidatos independientes ganaron puestos importantes en grandes ciudades (como Medellín o Cartagena). En Bogotá, a pesar de una metida de pata en un debate televisivo una semana antes, donde el candidato admitió que “compraría votos”, con la finalidad de salvar a la ciudad de otro candidato quien compra mil veces más votos, el “izquierdista” Samuel Moreno Rojas se convirtió en el nuevo alcalde [en]. Aquella elección también fue testigo de una “campaña sucia” en contra de Rojas y su principal contendor Enrique Peñalosa, la cual incluía la aparición [en] de entrevistas antiguas e incluso el apoyo secreto del presidente Uribe a Peñalosa. Incidentalmente Moreno es el nieto de Gustavo Rojas Pinilla, el único dictador Colombiano del siglo pasado.

Si usted desea conocer los detalles, el blog Plan Colombia and Beyond [en] tiene un excelente resúmen de las elecciones. Un punto de vista diferente, pero aún asi interesante, puede ser encontrado en Bloggings by Boz [en].

En la blogósfera local hubieron reacciones diferentes. En Atrabilioso, el periodista Jaime Restrepo habla sobre la victoria de Moreno Rojas en Bogotá:

Samuel Moreno Rojas ganó… y de lejos, con una votación histórica de más de 900 mil votos.

El triunfo del candidato del PDA a la alcaldía de Bogotá demuestra, en primer término, que Álvaro Uribe Vélez no tiene la potestad de endosar los votos.

Pese a los discursos que pronunció el Presidente, y que eran indirectas contra Moreno Rojas, los bogotanos optaron por las propuestas del candidato del PDA y dijeron no a la reelección de Enrique Peñalosa Londoño.

Así las cosas, los ciudadanos capitalinos decidieron elegir a quien prometió la construcción del metro, a aquel que se comprometió con una amnistía para los infractores de tránsito y aseguró que no construirá peajes urbanos ni cobrará más impuestos.

[…]

Sin embargo, en estas elecciones pierde el PDA, que en la última semana de desesperación llegó a reconocer que las palabras del Presidente, en las que no mencionó ni un solo nombre, le caían como guante a su candidato a la alcaldía de Bogotá.

Uribe fue claro y reiterativo: el candidato al que apoyan las FARC en sus páginas de Internet, el que no rechaza a los terroristas, el que gaguea al momento de rechazar la compra de votos… para todos era claro que blanco es y gallina lo pone, pero el PDA, especialmente su presidente Carlos Gaviria Díaz, salió a la palestra a descalificar a Uribe y a señalarlo de participar en política.

Mientras tanto Marsares, basándose en los resultados para la alcaldía y el gobierno, observa en equinoXio a los “frustrados” (Álvaro Uribe, Partido de la U [en el poder], el partido conservador [en el poder], guerrillas), a los “estancados” (Cambio Radical [en el poder], Alas Equipo Colombia [en el poder], Polo Democrático Alternativo [oposición], Partido Liberal [oposición]) y los “ganadores” (los independientes, el narrador deportivo William Vinasco [tercer lugar en la elección de Bogotá], algunos jefes locales, la Registraduría Nacional del Estado Civil) de las elecciones. Al final de su post afirma:

Repartido el poder regional se demuestra que el uribismo es Uribe. Sin él, la lucha queda abierta y cualquier cosa puede pasar, incluyendo su segunda reelección.

Pero Juglar del Zipa piensa que Uribe realmente “gano”:

Antes, como he dicho hace un rato y hace unos años, Uribe —o los uribistas, que no sé si es lo mismo, pero supongo, ya verán, que no es así— puede beneficiarse del hecho de que la alcaldía de Bogotá esté en manos de la supuesta oposición porque así muestra, demuestra y convence a una cantidad de gente de que aquí en Colombia sí hay garantías para, como dice él, «practicar la democracia».

El oponente del PDA, Alejandro Peláez escribe en Machete, sobre las juntas administrativas locales de Bogotá (JAL), una entidad legislativa mucho más local, equivalente al concejo de la ciudad pero en cada una de las 20 localidades de la ciudad:

Según los resultados electorales, el Polo Democrático Alternativo obtuvo el mayor número de curules para edil en Bogotá. Sin embargo, nadie ha manifestado que quien realmente ganó en las elecciones para las JAL no fue el Polo sino el voto en blanco.

[…]

Este fenómeno puede tener varias interpretaciones:

  • El electorado no ve que las JAL cumplan un papel relevante y prefiere abstenerse de definir un candidato.
  • Al elector le da pereza investigar los candidatos que se presentan y opta por el voto en blanco.

Una conclusión importante: el poder del voto en blanco es prácticamente nulo.

El Oyerista escribe acerca de la cobertura de radio en las elecciones, reclamando que mientras la pro-Uribe RCN Radio fue más “rápida” y clara dando los resultados, Radio Caracol hizo un mejor trabajo analizándolos. Álvaro Montes también elogia la cobertura de Radio Caracol y de Caracol Televisión (las cuales ya no son compañías relacionadas desde el 2001, aunque solían serlo) por colocar analistas de izquierda. Asi también hace mención a los resultados en Bogotá:

Pero por lo que más me alegra es porque significó un ladrillazo en la cabeza para Uribe y el uribismo, que hicieron cuanto les fue posible para impedir un segundo periodo del Polo Democrático en la alcaldía de Bogotá y tenían sus esperanzas puestas en Enrique Peñalosa. Uribe intervino en política la semana previa a las elecciones, dijo que Samuel era el candidato de las “Far” y otras tonterías. El presidente que ha ganado dos veces gracias a la compra de votos y al constreñimiento de los electores a punta de fusil paramilitar, acusó a Samuel Moreno de “comprador de votos”. ¡Vaya!

Finalmente, Tienen huevo se burla de la “seguridad” después de las elecciones, mostrando fotos de los disturbios en algunas de las localidades, donde los perdedores no aceptaron la derrota de sus candidatos.

Escrito por Carlos Raúl van der Weyden Velásquez.

1 Comentario

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.