¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Bangladesh: El Huracán Sidr y sus secuelas

Sidr fue un huracán categoría 4 (incluso más mortal que Katrina) que manifestó violentos ataques, alcanzado vientos de hasta 240 kph (150 mph) en la costa sureña de Bangladesh, desde las 5:30 pm del día jueves hasta el viernes en la madrugada. Luego se debilitó, convirtiéndose en una tormenta tropical y se movilizó desde la parte noreste del país hasta la India.

Huracán Sidr

Cientos de miles de personas fueron evacuadas gracias a los sistemas de advertencia anticipados in situ (por medio de llamadas masivas por micrófono, anuncios por radio, etc.), los aeropuertos suspendieron las operaciones de vuelo y los puertos marítimos detuvieron sus operaciones. Cuando el huracán arfectó los medios de comunicación y los suministros de electricidad fueron interrumpidos en todo el país, gran parte de la región costera estaba prácticamente sin luz durante la noche. En la capital Dhaka, las conexiones de electricidad y comunicaciones se habían cortado ya que las lluvias torrenciales inundaron algunas calles y los carteles volaban en el aire a causa de los fuertes vientos. Los edificios y techos eran sacudidos por los vientos feroces en la noche; y en la mañana, los suministros de agua y energía se habían cortado. Estos hechos fueron actualizados por el sitio web de noticias en línea BDNEWS24.COM.

La blogósfera bangladesí estuvo pendiente del huracán usando diversas imágenes satelitales de código abierto y sitios localizadores. Los blogs de The 3rd World View y E-Bangladesh colgaron imágenes de los preparativos y del recorrido del huracán a medida que iba apareciendo.

Uncultured Project escribe lo que algunos de los testigos de Dhaka, Bangladesh, afirman:

“Sentí como si fuera una película. Estaba en el carro camino a casa; eran 11.45 pm. No había ninguna persona en la calle y los únicos sonidos que se podían escuchar eran la lluvia cayendo, el ruido del viento y el motor del carro. Todo estaba muy oscuro; las casas, departamentos y edificios no tenían electricidad. Hasta que de repente, vi una luz brillante y cegadora; un estruendo estalló justo al lado de mi carro. Mi ventana se llenó de chispas encendidas.

No estaba en peligro, solo era un transformador que estaba explotando. Sin embargo, esta fue la primera vez en todo este tiempo que vivo en Bangladesh que me sentí asustada…”

Toufiq escribe desde Chittagong, Bangladesh (bn):

01:29 AM Hora de Bangladesh (+6 GMT). Se acaba de ir la electricidad. Está lloviendo torrencialmente afuera, y también hay vientos racheados. Aún estoy despierto para enfrentar el peligro desconocido. ¿Alguien sabe cuándo pasará el ciclón por Chittagong o en realidad ya está en Chittagong?

Tanvir actualiza (bn):

03:00 AM Hora de Bangladesh (+6 GMT): la tormeta está cruzando Barrizal y todavía es un huracán de categoría 3. Dismininuirá una escala en 12 horas.

Hace 37 años, el “Ciclón Bhola” sacudió a Bangladesh (en ese entonces, Pakistán Este); este fue el ciclón tropical más mortal que se ha registrado, y uno de los desastres naturales más mortíferos de nuestros tiempos. Los cálculos de número de muertes oscilan entre 300.000 hasta 500.000 debido a una oleada de tormenta en la delta de baja altitud y a un nulo sistema de advertencia anticipado.

Tras el ciclón de 1991 que dejó más de 140.000 muertos, Jame Walsh de la revista TIME, escribió:  

“Un mundo acostumbrado a las catástrofes causadas por el hombre, como accidentes aéreos que solo matan a algunos cientos de personas como máximo, no puede amortiguar las fatalidades que azotan a Bangladesh. De las 10 tormentas más mortales del siglo XX, 7 han devorado a sus víctimas en la Bahía de Bengal.”

Sin embargo, las secuelas de Sidr muestran signos de devastación pero no muchas pérdidas de vidas. Las actualizaciones de The 3rd World view afirman lo siguiente:

- Por lo menos, 250 personas han muerto.

- Cientos de botes de pesca atrapados por el ciclón, no lograron regresar a la orilla. Los oficiales de Red Crescent han dicho que por lo menos tres pueblos han sido arrasados por la tormenta. Los civiles y miembros de las fuerzas armadas y la policía han iniciado los esfuerzos de búsqueda y rescate; las cifras de heridos seguirán aumentando.

Razib en Gene Expressions pregunta si la baja cifra de heridos es un signo de progreso.

Repito esta letanía para ofrecer una nota optimista: ¡las cosas están mejorando! Bangladesh es una cleptocracia deprimente, pero aún así está tratando de salir adelante y la flecha de progreso sigue una dirección positiva.

Concluimos este informe con una cita de The 3rd World view:

Enfrentar el desafío de este mega ciclón Sidr y mantener las cifras en un par de cientos en una tierra populosa (140 millones de habitantes) son realmente signos de progreso. Es cierto que debido a la falta de recursos no podemos esperar que Bangladesh sea más perfecto en el manejo de desastres, pero ello prueba que este país está en el camino correcto y que se necesita conciencia y experiencia para enfrentar los cambios climáticos y la ira de la naturaleza.

Escrito por Rezwan.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.