Bloggers de los Cuerpos de Paz de Burkina Faso

Mi primer post para Global Voices Online trataba de los bloggers migrantes que vivían y trabajaban y escribían en Burkina Faso. Hoy en día, investigaremos otro grupo de migrantes que vive en Burkina Faso, y hurgaremos entre los bloggers de los Cuerpos de Paz.

Cuerpos de Paz es un programa del gobierno de los Estados Unidos que envía norteamericanos a vivir en el extranjero por poco más de dos años en diversos proyectos de desarrollo y educación. Burkina Faso acoge a más de 100 voluntarios de los Cuerpos de Paz, la mayor parte de ellos recién egresados de la universidad. Ellos pasarán el tiempo viviendo en villas y pequeños pueblos esparcidos por todo el país, trabajando en el área de salud, desarrollo de pequeños negocios, educación de niñas y algunos enseñando en escuelas públicas.

bf

De acuerdo a una total transparencia, este sería un buen momento para admitir que el escritorio de metal en el que estoy escribiendo reclama su origen en la oficina de los Cuerpos de Paz de Burkina Faso; como la mayoría de las sillas de mi casa, igual que las mesas y no por coincidencia la casa en sí misma. (La computadora queda como mía.) Este mobiliario no es tanto un regalo para mí, sino a mi esposa, que trabaja en la oficina de los Cuerpos de Paz de Burkina Faso donde supervisa a un grupo de treinta o más de estos voluntarios. Para aquellos que temen trato preferencial hacia algunos bloggers: con más de 100 voluntarios en el país, y el hecho que muchos blogers escriben bajo un nombre de batalla, no puedo decir que haya reconocido más de unos cuantos nombres en esos blogs.

Ahora, a los bloggers. En conjunto estos escritores son honestos – a veces brutalmente – y perceptivos cronistas del ambiente extranjero que habitan. A menudo sus posts se leen como cartas a casa, todos cubiertos de color local e ilustran a amigos y familia (muchos de los cuales jamás pondrán un pie en Burkina Faso) en una variedad de temas desde normas culturales a condiciones de trabajo hasta detalles minuciosos de sus rutinas diarias.

Si tuviera que elegir un tema global de preocupación de muchos de estos bloggers, empezaría con la idea de tecnología. Hablando crudamente, los aldeanos burkinabeses tienen poco de tecnología, mientras que muchos de estos jóvenes norteamericanos llegan al país equipados con más artilugios que un buque de guerra norteamericano. Un blogger, Justin Lopina reportó su compra de un panel solar para su casa:

Aproximadamente $200 en total (estoy comiendo pobremente ESTE mes), tendré la energía que necesito para iluminación, cine, música y mi celular. Aunque necesito resolver algo para el gameboy. Mmm… Energía.

Quizá más desconcertante para estos bloggers sea la dicotomía que existe en África urbana, donde uno puede encontrar el equipamiento del mundo conectado directamente al lado de los símbolos de aislamiento rural. Esto es explicado por René, que escribe el blog Cuerpos de Paz: Burkina Faso:

Más de un aprendíz se ha levantado del cibercafé, caminado hacia un calor abrasador, con cabras y buitres vuelan alrededor como palomas, y ha preguntado: “Que alguien me diga de nuevo, ¿dónde diablos estoy?”

Si le preguntaras a 10 bloggers de los Cuerpos de Paz por qué se unieron a la organización, cada uno daría una respuesta diferente: cansa conseguir un trabajo de oficina; lo gratificante de trabajar en el área de desarrollo; viajar es algo a considerar, en tanto es aprender otra cultura y vivir con personas diferentes.

Caleb, quen escribe el blog Burkina Faso or bust, ve su experiencia como una prueba para ver si puede sobrevivir dos años sin electricidad. Al comienzo, lo encontró difícil, aunque quedó maravillado por la calma con que los lugareños llevan adelante sus vidas:

En vez que los niños dividan su tiempo frente al televisor, están perfectamente entretenidos con la rigurosa actividad de jugar con, por ejemplo, mi basura… o la basura de cualquiera, para tal caso. Ya sea una bolsa de plástico, lata o pedazo de cuerda, encontrarán un juego que jugar, o una manera de molestarme con eso. Por una hora seguida, para mi consternación, un niño jugó con mi reloj porque si se aprieta un botón emite un pitido cada diez segundos o algo así.

La mayoría de burkinabés vive en ambientes rurales, pero sin contar los pocos que trabajan para el gobierno, las aldeas están privadas de todo empleo fuera de la agricultura -la principal industria del país- y un puñado de trabajos poco importantes. La mayoría de personas con algún nivel de educación dejan sus aldeas para buscar trabajo en ciudades más grandes, una razón por la que la capital Uagadugú haya crecido tan prodigiosamente en los últimos 15 años.

Lo que más golpea a estos bloggers es cuán diferentes son sus procedencias de las de los amigos y vecinos en la aldea. “El otro día por ejemplo mi vecino me preguntó si llueve en Estados Unidos,” escribe Lara del blog Lara en Burkina. (A otro blogger le preguntaron si la gente en Estados Unidos vive bajo tierra.) En el caso de la vecina, no es que le falte inteligencia, Lara escribe,

Es solamente que no ha tenido acceso a la mayor parte del mundo de afuera. No hay internet, quizá unos pocos televisores, y no hay biblioteca pública.

Existe otra cara de la moneda de las innumerables referencias a la tecnología y su ausencia. Unos cuantos bloggers diligentemente enumeran cada libro que han leído mientras están en el país. Estas listas son asombrosas por su variedad y amplitud.

Para muchos bloggers, la vida en el campo en Burkina Faso representa la prmera vez que sobreviven sin la ayuda de esas simples comodidades, tan a menudo dadas por sentado. (Cabe resaltar que muchos burkinabés urbanos también dan estos artículos por sentados.) “En Estados Unidos, hay el lujo del agua potable. En África, eso no es tan fácil”, advierte la escritora que se hace llamar Becca Faso en su blog epónimo:

La buena bomba de agua más cercana a mi casa está a cinco minutos de caminata. No sé si ustedes recuerdan o no pero el agua es realmente pesada, de verdad…

De otro lado, en lugar de ser vistos como los salvadores que traen tecnología intimidante a las vidas de los aldeanos, muchos bloggers suelen encontrarse jugando el papel del extranjero tonto e ingenuo que trata de entender la vida en un entorno complicado. A este respecto, muchos bloggers se centran en el intrincado conocimiento del entorno físico que tienen los lugareños. “Los aldeanos son muy ingeniosos y reconocen cada planta, y saben si es comestible”, escribe Stephanie en Cartas de Stephanie desde Burkina Faso:

Una vez vi a una anciana dama caminando a casa, cargando una planta a la que había jalado de la tierra. Le pregunté qué estaba haciendo y me dijo que era una planta de tomate que se había encontrado y que la llevaba a su casa para plantarla.

Arrancar plantas desconocidas y comer comida exótica tienen su sitio en muchas historias: abundan anécdotas sobre comer rata de los arbustos o carne de camello o alguna salsa no identificada. Vivir tan cerca del mundo animal, sin embargo, presenta otro tema en conjunto. “Para los compañeros de cuarto tengo un ejército de grillos, ratones, lagartijas, todo tipo de insectos y arañas, y algún escorpión ocasional (¡AJJ!)”, explica Rahika Reddy en laberintos de radhika en burkina. “El otro día encontré una serpiente en mi letrina. Difícil asustarse cuando uno está en cuclillas así que calmadamente la vi alejarse deslizándose mientras toda mi vida pasaba antes mis ojos. Para todos los herpetólogos allá, no estoy segura de si era venenosa pero parecía una media de rombos.”

Imágenes de una vida de aldea idílica y tranquila a menudo se estrellan con la realidad de esas simples criaturas domesticadas: cabras que balan, gallos que cantan y perros que ladran. El equipo al alimón de bloggers de Jill y Markus McKay-Fleisch creó una lista en desarrollo de razones por las que detestan tener pollos viviendo en su patio.

Aquí algunos destacados:

-Cloquean sin ninguna buena razón.
-Defecan por todos sitios.
-Son tontos. Los estudios que usan pollos como sujetos requieren cientos de pruebas antes de que aprendan nada.
-Comen todo, incluso carne de pollo y sus propias heces.
-Son feos. Y huelen mal.
-Son difíciles de atrapar.
-Aunque son realmente sabrosos.

Vivir tan lejos de amigos y familia es un tema primordial en cada blog de los Cuerpos de Paz. Algunos dependen de Ipods y teléfonos celulares y DVD's para pasar los tiempos de soledad, en tanto otros han aprendido a apoyarse en la compañia que brindan animales y mascotas. La vida para las mascotas ocasionalmente puede ser difícil en Burkina Faso rural, y los blogs están llenos de remembranzas del gatito que murió o del perro que huyó misteriosamente. De Ami y su blog Le Culte de Moi, aquí un ejemplo de una mascota que se escapó:

La cría de camello, como sabemos, estaba resultando ser una mascota cara. Para no mencionar el hecho de que asustaba a Hana, mi vecina, y se la pasaba escupiendo la ropa de Hana cada vez que la colgaba para secarla. En vez de “Centavo Escupidor”, ahora hay una cabra blanca amarrada a un árbol en mi jardín. La cosa fue tierna al principio (y como, de 10 dólares), pero Dios, es también fastidiosamente ruidosa. Bala toda la noche y comienza de nuevo en la mañana cuando suena el azán a las 4:45 am

Como dije, esto es solamente un pequeño ejemplo de los blogs de los Cuerpos de Paz de Burkina Faso. Muchos voluntarios de los Cuerpos de Paz nos han introducido en sus vidas a través de sus blogs, lo cual no es un problema terrible de tener. Sus blogs están reunidos acá.

Escrito por John Liebhardt.

1 comentario

  • humberto villarreal

    disculpen k kisas me salga del tema pero relamente kisiera saber si alguien me puede ayudar, soy piloto e ingeniero y relamente siempre he kerido pertenecer a una organizacion como los cuerpos de paz pero desde hace años se k no puedo si no soy estadounidense y kisiera saber si alguien conoce o me puede contactar con alguna de estas ya k es algo k creo k es importante en mi vida gracias de antemano y disculpen las molestias

Únete a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.