Artificios y controversia mientras los medios brasileros reportan la violencia urbana

En Brasil hace varias semanas, fue difícil encontrar blogs que no publicaran acerca del debate sobre las causas de la violencia urbana. Todo comenzó en la web cuando la gente “pre-lanzó” la copia filtrada del film ‘Elite Squad’. Ahora la polémica ha resonado y evolucionado en un coro complejo de voces dispares expresándose a través de diversos medios –todo lo que se reportó, comentó y amplió en las conversaciones en tiempo real de la blogósfera brasilera.

Esta ronda de discusión fue iniciada por un artículo publicado en el diario principal de São Paulo (Folha de Sao Paulo) por Luciano Huck, una estrella de TV reportando su angustia por el robo de su Rolex con un arma apuntando de su cabeza. La estrella puede que se arrepienta ahora de haber iniciado una gran controversia al recurrir al nombre de ‘Capitán Nascimento’ –el policía torturador protagonista de Elite Squad- como la solución a la violencia en las calles brasileras.

Quizás como un ejemplo de nuevas estrategias desarrolladas por los diarios para competir por los lectores en los nuevos ambientes de redes digitales, Folha invitó al rapero y blogger Ferrez –una voz activa de Capão Redondo, una de las comunidades más violentas de São Paulo- a escribir una especie de respuesta al ensayo de Huck's para publicarla en la misma sección “Tendencias/ Debates”.

La respuesta de Ferrez afirmaba que fue un trato justo el encuentro de Huck con sus asaltantes, mientras el rico conservaba su vida, los poco privilegiados se quedaban con el Rolex. Hasta donde sabemos, la estrategia del Folha funcionó y los bloggers convirtieron el ‘choque’ Huck vs. Ferrez en el éxito de la semana para los medios brasileros, aunque muchos no están exactamente felices con el debate que resultó:

Escribí el texto como pedido del coordinador de artículos Uirá Machado, quien trabaja en Folha. Él me envió la carta de Luciano Huck acerca del asalto en los Jardines [un acaudalado distrito de São Paulo]. Lo titulé, “Pensamientos de una ‘huída’“, y con mi opinión literaria e inocente creé una pieza de ficción, donde el punto de vista estaba del lado de los asaltantes. Cuando le envié el artículo, que escribí en 5 horas, me preocupaba que la historia pudiera estar fuera del estilo esperada para la sección Trends/Debates, pero igualmente lo publicaron.
Sobre el texto en la Folha de São PauloFerrez

Es la establecida lucha de clases. El blanco y rico animador de TV escribe una queja en el diario, la cual fue suficiente para causar una revuelta entre centenares por la insolencia del tipo, quien tiene todo en la vida y que aún tiene la audacia de protestar por su amado reloj –un obsequio de la diva, quien también es su esposa y costó lo mismo que un pequeño apartamento- robado durante la luz roja del semáforo. Como no hay nada igual a una buena polémica, la solución de los medios (como si no hubiera otra) fue llamar a Ferrez para incluirlo en una contraparte desde el punto de vista del ladrón. Pero entonces todo se estropeó. ¿Cómo pueden permitir una disculpa por un crimen? El lugar para los ladrones está en prisión –o, como muchos preferirían, tres metros bajo tierra. Todo es explicable y auténtico, pero también es vacío e hipócrita.
Huck, Ferrez, usted, yo, Renan y Lula
Blônicas

Mientras las estadísticas de visitas y el número de posts sobre la edición se elevaban, Folha decidió llamar a otro blogger para que publicara en su sección ‘Trends / Debates’, esta vez a un guardián derechista bien conocido. Él ya había declarado en su blog que no podría haber debate con Ferrez, a quien describió como ‘alguien que apoya la muerte como arma de justicia social’. Pero esa declaración sólo podía hacerlo perfecto para soplar aire caliente al ya inflado debate:

A ese artículo no se le puede dar respuesta. ¿Sería el indicado para decir que el crimen no paga? Él tiene elementos [que le causan] creer que sí. Lenin ordenaría su muerte, no sin expropiarle primero el Rolex. Sólo le pediré al diario que corrija su bio: él es de hecho un empresario, el sector de Capão Redondo es su producto y la voz de la periferia es su mercancía fetiche. Ir más allá de responder su calumnia criminal sería reconocerlo como una voz aceptable en la pluralidad del diario. Yo no reconozco esto.
Reinaldo Azevedo en ¡¿Rapero?! ArghBlog de Orlando Tambosi

La interacción del Folha con la blogósfera seguramente ha levantado varias miradas y ha provocado suficientes enlaces para calificarla como una iniciativa exitosa por parte del diario, pero algunos bloggers y algunos expertos en medios tradicionales han estado criticando la jugada:


¿Merecía ser robado?
Lo que muestra el debate por el asalto a Luciano Huck acerca del alma brasilera

Luciano Huck ha llegado a la portada de la más reciente edición de Época [la revista semanal]. Antes de eso estuvo en las páginas amarillas de Veja [revista semanal, sección principal], dos veces en la primera página del Folhas y fue el asunto de casi 60 mil hits en Internet. ¿Qué causó el clamor? La estrella de TV decidió que debía protestar contra la violencia de la que él fue víctima y como celebridad, obtuvo trato VIP. Entonces un escritor que piensa que debería defender el punto de vista de los ladrones, respondió y también llegó a la primera página. Parece un intercambio democrático a primera vista, un intercambio de ideas en una sociedad pluralista. No lo es. Los medios se han enfocado en los aspectos más sensacionalistas. Como podemos leer en los titulares de la portada de Época -¿Merecía ser robado?- los lectores captan la onda y siguen en el mismo tono. De ahí al linchamiento y el canibalismo había sólo un paso. Cuando simplificas el debate como sucede ahora, es inevitable que la respuesta del colectivo se vuelva más simplista y cruda. La brutalidad en la que ahora notamos en algunos blogs y en las secciones de correspondencia no es casualidad. Alguien movió el dial y la multitud percibió el sonido y siguió la misma tonada. Es obvio que Luciano Huck no merecía ser robado, nadie merece ser robado, ni siquiera los ladrones. Sin embargo, un tema tan serio no merece discursos tan ingenuos e inmaduros.
Alberto Dines en Sociedad del Espectáculo (de mal gusto)Flanar

En la era de los posts virales, las participaciones masivas y la información caótica en la que ángeles y demonios parecer volar entre a nosotros, el panorama del discurso popular se expande tan rápidamente, a menudo de formas confusas, que pueden retar las confusiones establecidas de lo que es verdad y lo que es artilugio y cuales son los límites legales del discurso público. Habrá muchas iniciativas (y manipulaciones) en medios masivos y medios alternativos, buscando lograr el escenario principal en este nuevo ambiente. Mientras el debate arrecia, sólo podemos llegar a la conclusión obvia –las nuevas culturas digitales de la era de la información están cambiando tanto el juego de los medios como sus jugadores a todo nivel.

Escrito por Jose Murilo Junior.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.

¿Te gusta leer Global Voices?

Ayúdanos a conocer mejor a nuestra audiencia completando esta breve encuesta »

Close