¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Caribe: ¿Un mundo más violento?

¿Estamos viviendo en un mundo más violento? Algunos dicen que sí; otros creen que esa violencia simplemente tiene más cobertura. A principios del 2007, el Banco Mundial sugirió que el Caribe (como región) puede tener el índice de asesinato más alto del mundo –y está teniendo un serio efecto en el crecimiento económico. Cada vez más, los bloggers caribeños discuten el tema –y sus preocupaciones trascienden las fronteras terrestres, las realidades económicas y la política regional…

Living in Barbados publica una visión general de la situación regional del crimen:

La mayoría de los países en la región caribeña han tenido una larga experiencia de paz con otras naciones; pocos han estado realmente en guerra con otros países. Sin embargo, vemos que nos encontramos cada vez más “en guerra” entre nosotros.

También se preocupa por la escalada del índice criminal en Jamaica, su isla natal:

Si no tienen noción de lo que le hace el crimen violento a una sociedad, necesitan visitar Jamaica. Uno de los primeros índices de asesinatos del mundo y muchos actos de violencia brutal han marcado a este país y han cambiado dramáticamente la forma en que la gente vive su vida.

Tras la pista de dos asesinatos de alto perfil en las Bahamas, Craig Butler, que escribe en Bahama Pundit, dice que vivimos “tiempos difíciles”:

…nosotros como nación necesitamos descubrir cuál es la naturaleza de nuestro problema antes de tratarlo adecuadamente. Es mi punto de vista que la educación, o la falta de ella, entre los jóvenes de bajos recursos es la clave. Continuaré diciendo que un hombre sin preparación, además de la inhabilidad para pensar y tomar decisiones bien razonadas, es susceptible a cualquier cosa. En nuestro caso, es una vida de dinero fácil derivada del crimen.

La blogger bahameña, coterránea de Butler, Nicolette Bethel, escribe:

Hay mucho miedo rondando por ahí. Mi buzón de correo lo resalta de forma regular –casi a diario. Recibo circulares de noticias locales, y el enfoque de todas es el crimen violento. Hay algunos e-mails actualizados que llevan la cuenta del índice de asesinatos en el 2007; hay otros que arrasan con los titulares hasta el tope apenas los abres. Y los talk shows y diarios nos mantienen pensando en nuestro índice de criminalidad.

Al analizar la situación del crimen en su país, ella menciona estudios que sugieren que “mientras más religiosidad tenga un país, más violenta es la sociedad”.

Como muchos otros bloggers, Daniel Henrich, un profesor de periodismo en la Universidad de las Bahamas intenta ser un agente de cambio, esbozando una “pequeña estrategia para combatir los crecientes incidentes de violencia en la sociedad bahameña entre la juventud en riesgo”.

Hasta los jefes de estado no son inmunes a las amenazas de violencia, nota A Limey In Bermuda, quien estaba “horrorizado de escuchar acerca de la bala y la carta amenazadora enviada al Premier”. También está incómodo con el tono político que acompañó a la amenaza de muerte:

Sospecho que aún es muy pronto para que la policía diga quién envió la bala. Pudo haber venido fácilmente de un trastornado seguidor del PLP descontento por el liderazgo del Dr. Brown, como también pudo haber venido de un seguidor del UBP. Es momento que todos los políticos y quienes los apoyan acaben con la espiral de canalladas y desconfianza que nos ha llevado a este nivel tan bajo.

Los bloggers cubanos son bien expresivos acerca de las tácticas violentas utilizadas contra los manifestantes que decidieron marchar el Día Internacional de los Derechos Humanos, mientras el jamaiquino Francis Wade intenta encontrar un vínculo entre el crimen violento y el GDP. La violencia doméstica también prevalece en las sociedades caribeñas y Stella Ramsaroop escribe acerca del tema desde una perspectiva guyanesa.

Los bloggers de Trinidad y Tobago tienen mucho que decir acerca de la vorágine de índices de criminalidad en la nación de islas gemelas. Jumbie's Watch publica imágenes de primera plana de los medios locales para probar su punto:

Esto es lo que le está haciendo el crimen a la gente de Trinidad y Tobago. Este es el rostro del dolor, de la pena, de la desesperanza.

Ramblings and Reason reconoce que “las cosas van mal. Los números son innegables… ¡que imagen tan espantosa, que estadísticas tan horribles!” También se pregunta acerca del rol de los medios en darle forma a la percepción de la violencia.

Now Is Wow dice que ”hubo un tiempo en el que ver la foto de un cadáver en la calle inspiraba asombro y horror. Entonces, tristemente, nos acostumbramos a ello como nación”.

Si la reacción de la blogósfera regional es un indicativo, el Caribe no quiere ‘acostumbrarse a ello’, pero Ramblings and Reason lamenta que “estamos cediendo ante el miedo”:

Causa que las iglesias reprogramen las misas de medianoche y que los pastores rechacen a los testigos de asesinatos. Da lugar a nociones acerca de qué tipo de lugares son seguros para estar y qué tipo de gente es más probable que nos de problema. Nos hace adentrarnos en la seguridad de nosotros mismos, separándonos de los demás cada vez más.

1 Comentario

  • CREO QUE LA SOCIEDAD CONTEMPORÁNEA ESTÁ INTERESADA EN PROMOVER UNA CULTURA DE LA VIOLENCIA, QUE EL SER HUMANO DEJE DE PEENSAR Y SÓLO SE PREOCUPE POR EL PRESENTE. ES UNA FORMA DE MANTENERNOS DESPROVISTOS DE CAPACIDADES PARA TRANSFORMAR NUESTRAS REALIDADES. NADA DE TIEMPO PARA CREAR Y SEGUIR PERMITIENDO QUE LA “GLOBALIZACIÓN” ARRASE CON NUESTRAS CULTURAS, BIENES Y RECURSOS NATURALES NO RENOVABLES. HABRÁ QUE IR TRANSFORMANDONOS Y EMPEZAR A PENSAR Y A ACTUAR PARA IMPEDIR QUE EL PENSAMIENTO HUMANISTA SEA ARRASADO POR LA TECNOCRACIA.
    FELICIDADES POR DAR SEGUIMIENTO A ESTE ESPACIO Y TEMA.
    HASTA PRONTO

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.