¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

Jóvenes periodistas ciudadanos entran en acción en Calcuta

Han pasado ocho semanas desde que comenzó el proyecto Neighborhood Diaries. Todos los lunes por la tarde de 6 a 8 pm los participantes se han reunido en un salón de clases del 3er piso de la secundaria Bowbazar, en Calcuta, India para su taller en medios de comunicación ciudadanos. Solamente una sesión se reprogramó debido a un apagón, lo que es común en estas partes del mundo. Así, en total, han completado siete sesiones. Su currículum ha sido bien detallado y los métodos son innovadores e impresionantes. Sería grandioso reunirlos y hacer un manual para capacitar a periodistas ciudadanos en cualquier parte del mundo.

Del blog del proyecto:

Empezamos cada sesión sentándonos en un círculo y compartiendo las lecturas de la semana anterior. De ahí procedemos con la siguiente tarea a través de actividades interactivas, discusiones, juegos en grupo, individuales y a veces escribimos afuera. Den una ojeada a nuestras tardes de lunes acá abajo:

Detalles de la sexta sesión:

“La tarea de periodismo de la sesión cinco fue una investigación y entrevista a diferentes personalidades y personajes del Bow Bazaar. A través de nuestra discusión en la sesión, los jóvenes periodistas llegaron con goondas (bandidos del vecindario), beneficiarios del vecindario, sobrevivientes heroicos y bhashan baaj (hombres que tienen algo que decir acerca de todo).”

Debajo algunos extractos destacados de los retratos de los participantes sobre los personajes del vecindario. Los textos originales están en bengalí, y fueron posteriormente traducidos por los jefes del proyecto ND

Tania y Jyotsna retratan a Monoranjan Das, un beneficiario para de gran corazón:

“Entrega frazadas en época de invierno a los pobres y necesitados. Suministra medicinas de su tienda a las personas cuando las necesitan.”

Supriya y Pinky Lal escriben sobre Tulshi Mashi, una sobreviviente:

“Ella piensa solamente en una cosa – que hubo un tiempo en el que tuvo que mendigar por arroz. Pero ahora ha sido capaz de pararse sobre sus propios pies. Ha recorrido un largo camino.

Más escritos sobre cómo es vivir en la comunidad de los participantes fueron recientemente actualizados en el blog del proyecto:

Surojit escribe acerca de un vendedor de prendas:

“Después de haber estudiado hasta viii regularmente, tuvo que dejar los estudios debido a problemas en casa. Ahora tiene 24 años. Vende ropa debajo del puente Sealdah. En casa tiene a sus padres y dos hermanas. Él carga con la responsabilidad de cada uno de ellos. Como no completó su educación, no ha podido conseguir un trabajo mejor. Espera que su hermana pueda apoyar a sus padres cuando se independice.”

Pinky Lal comparte los apremios de una empleada doméstica:

“Los cuartos tienen camas camarote. Si uno toma la litera de arriba, el costo es de Rs.1450/- mensuales, en tanto la de abajo cuesta Rs. 1300/-. Por lo que Buli optó por la de abajo.”

Tania Mondol escribe de las luchas de un vendedor de pescado:

“Tapa hace negocio desde su niñez. Tiene cierto nivel de educación. Aún con su educación, tuvo que asumir la responsablidad de sus padres, un hermano menor, una hermana mayor y su hijo enfermizo. Vende diversos tipos de pescado en el área de Bowbazar, y gana lo suficiente como para enfrentar las necesidades de la vida diaria.”

Rahul Goswami muestra las condiciones infrahumanas en que vive un zapatero:

Musha da es un zapatero. No está avergonzado ni un poquito acerca de su identidad. Pertenece a una familia musulmana de clase media baja. Su cuarto es como una oscura y claustrofóbica casilla. Ni el mismo Musha da recuerda de qué color eran los muros del cuarto. Es un cuarto de 1.80 m por 1.20 m. No hay cama, sino un chatai y almohadas en el piso. Las paredes están casi cubiertas con cacharros que cuelgan de saris y otras ropas. No hay un espacio separado para cocinar, al baño se le ha puesto una cortina para crear una pequeña cocina. No hay ventanas en el cuarto, ni siquiera una pequeña como un espejo. El olor del cuarto es una peculiar combinación de olores de cuero, el olor del betún de zapatos y humedad. A pesar que por fuera no lo parece, una vez que entras al cuarto sientes que ya terminó incluso antes de haber empezado.”

Y Anjali comparte la historia de una trabajadora sexual que rompe el corazón:

Jyotsna estudió hasta la clase 2. No le gustaba estudiar y por consiguiente lo dejó. Cuando tenía 11 ó 12 años, se casó en una ceremonia social. Su pubertad empezó 3 ó 4 meses después de su matrimonio.

Lee la inquietante historia de cómo su esposo se suicidó y cómo ella se vio obligada a ejercer la prostitución para alimentar a su hija.

La tarea de la sesión siete incluyó mostrar a los participantes formas de introducir cambios en su vecindario. Uno de los métodos de enseñanza a estos periodistas en ciernes es representar un problema que vean que está apareciendo en su vecindario (desde su propia perspectiva) y representar una solución que ellos piensen que sea factible (desde su perspectiva). Se les dio una tarea para hacer en casa de escribir un artículo de investigación de un problema/tema de su vecindario.

Esperamos que con estos increíbles talleres estos periodistas ciudadanos no sean solamente buenos escritores sino que también enriquezcan sus conocimientos y sus cualidades humanas. A pesar que los participantes de Neighbourhood Diaries se tomarán un descanso a lo largo de febrero y marzo para prepararse para sus exámenes escolares, esperamos con ansias su regreso a comienzos de abril.

1 Comentario

  • […] Vía | es.globalvoicesonline.org, Globalvoicesonline.org […]

Únete a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.