- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

China: ¿Descartar la pena de muerte?

Categorías: Asia Oriental, China, Derecho, Derechos humanos, Gobernabilidad, Ideas, Popular Post, One month, First Post!, Two Posts, Three months, Five Posts, Six months, Ten Posts, One year, Two years, Five years

¿Fue la ruina [1] de Nueva Jersey el restablecimiento de la pena capital de 1976 a principios de mes, o el llamado de la Asamblea General de las Naciones Unidas para una moratoria mundial [2] sobre la pena de muerte pocos días después, lo que inició en prominentes bloggers chinos su propio debate sobre el tema [3]?

NetEase ha recibido casi 3.000 comentarios en su articulo [4] sobre la más reciente movida contra las ejecuciones estatales, y en el proveedor de blogs Cat898, un editor anónimo escribió recientemente lo que sigue en una página preparada para desarrollar el tema:

¿Descartar la pena de muerte?

La abolición de la pena de muerte es una tendencia global, y también es un indicador del avance de la humanidad hacia la civilización. Actualmente hay más de 100 países que han eliminado la pena de muerte, y aquellos que no lo han hecho han dejado ver una vasta caída en el número de personas ejecutadas. En China, aunque la pena de muerte es vista como una especie de acercamiento realista y esencial, en la tradición china, condenar a las personas a la muerte no ha sido considerado algo bueno, con la cantidad de ejecuciones vista como un símbolo de la estabilidad y prosperidad del país. Como en la historia china durante “el reino de Zhenguan” [5], donde el número de ejecuciones realizadas en un año rara vez pasaban de la docena. Ahora, China acarrea el mayor número de ejecuciones en el mundo cada año, más alta que la cifra combinada de todos los países del mundo.

Eso no ilustra qué tan de cabeza continúa China, sino que también demuestra cuán lejos está China de los tiempos “prósperos”. China ha realizado varias reformas en los años recientes [6] en busca de reducir realmente el número de ejecuciones, como la Suprema Corte Popular al reclamar el derecho de revisar todas las sentencias de muerte, y el gran aumento en la suspensión de ejecuciones. La gran cantidad de ejecuciones suspendidas ha reducido el número de sentencias de muerte llevadas a cabo, pero también ha aumentado los casos en los que la pena de muerte debió pasarse por alto y no fue así. En el contexto de los controles sobre la pena de muerte, las ejecuciones se han vuelto un canal de fama y beneficios para una minoría de malos jueces, y la consistencia en la transmisión de las sentencias de muertes, estandares más altos para la aprobación y una supervisión más fuerte son imprescindibles.

Vale la pena acotar que en los años recientes ha habido gente pidiendo acabar con la pena de muerte por crímenes económicos, particularmente por corrupción y aceptar sobornos, y estas han sido las voces a la vanguardia en pedir la abolición de la pena de muerte. Esto no sólo ha dado lugar a una amplia oposición del público, sino que también ha convertido la abolición de la pena de muerte en una farsa. En realidad, en comparación con los asesinatos y otros crímenes violentos, la corrupción, el soborno y los crímenes de naturaleza económica son mucho más serios, al punto de trastornar al estado y dañar a la gente.

El ex director de la Administración Estatal de Drogas y Alimentos Zheng Xiaoyu [7], por ejemplo, quien fue ejecutado en el 2007 [8], y quien durante su tenencia aceptó sobornos abiertamente y permitió la omnipresencia de medicamentos falsos, con víctimas fatales en todo el mundo, comportamiento que hirió a toda la humanidad; para un crimen como este, permitir el perdón de la ejecución hubiera sido obviamente una tontería. La abolición de la pena de muerte debería hacerse gradualmente y por pasos, así al mismo tiempo que el número de ejecuciones disminuye, la pena de muerte se mantiene para crímenes serios, especialmente la corrupción y el soborno. Sólo así las ejecuciones pueden reducirse al punto en que abolir la pena de muerte sea posible.

En Sina.com, el blogger de Voice of China Wang Huiyao escribe en un post de este fin de semana, desde que fue borrado [9]:

Ayer, la Asamblea General aprobó una moción de llamado para una moratoria universal sobre el uso de la pena de muerte [10], con lo que se espera que finalmente sea abolida. En apoyo a la moratoria estaban 104 países, con 54 en oposición y 29 absteniéndose. Anterior a esto, el Tercer Comité de la Asamblea Genera había adoptado una moción [11] para detener temporalmente el uso de la pena de muerte con 99 votos a favor, 52 en contra y 33 abstenciones, con la esperanza que sea abolida en el futuro. Se desconoce cómo votó China, pero antes de esto ya había expresado “arrepentimiento” ante el Tercer Comité de la Asamblea General.

Esta noticia de seguro dio suficiente fuerza al esperado debate. Algunos dicen que China carece de condiciones en derecho social para que la pena de muerte sea abolida, y otros llegaron tan lejos como para protestar de forma contundente, “¿deberíamos tratar a los villanos con humanidad?” La discusión en línea es tan intensa que ha dividido a primera vista a los internautas.

[…]

“Una vida por una vida”, “ojo por ojo”, “diente por diente”, estos dichos antiguos han perdurado hasta hoy, ya que se han convertido en una lógica comúnmente aceptada. Pero conocidos y antiguos refranes no representan el verdadero nivel moral. El desarrollo del castigo a través de la historia de la humanidad, en cada país, ha sido un paso de lo implacable y la severidad a la clemencia, de la crueldad a la humanidad, adaptándose al progreso de la civilización humana. En cuando a la pena de muerte, solo la forma en que es llevada a cabo se ha vuelto más civilizada. Además, el número de países que la pone en práctica continúa disminuyendo. Desde la crueldad inhumana de las antiguas prácticas en China de atar las extremidades y cabeza de una persona a cinco caballos y despedazarla [12], al lento desmembramiento y las decapitaciones públicas, a los diez métodos de tortura [13] de la desaparecida dinastía Qing [14], desde quemar personas en las plazas públicas en occidente a colgar gente de las cruces, todos esos castigos eran extremadamente bárbaros y crueles. Pero entonces, mientras la civilización tomaba el camino hacia la modernización, las ideas como la abolición de las penas de muerte juntas, o en su defecto, ejecutar criminales por medio de la inyección letal aumentó su cobertura. En otras palabras, la abolición de la pena de muerte se convirtió en una tendencia mundial. En el presente, más de dos tercios de los países y territorios del mundo han, legal o prácticamente, eliminado la pena de muerte, y entre los que continúan su práctica, muchos la aplican en un número extremadamente bajo de crímenes.

Lo que no me queda claro es ¿por qué ahora en China, cuando alguien inicia una discusión, a menudo terminan con “incompatible con las condiciones en China”? Si eres indiferente al progreso científico, la democracia, el sistema legal, la libertad e igualdad y otros valores universales de la humanidad, ¡¿puede realmente dedicarse a “condiciones” algo como el debate a mantener la pena de muerte?! Todos los anti valores de épocas pasadas eran vistos como situaciones adecuadas en su lugar y momento. En nuestra actualidad globalizada, este valor, que sirve como indicador del progreso de la civilización humana y cambia con el tiempo, se mantiene para finalmente ser visto como un valor primordial.

El problema que discutimos hoy, la preservación de la pena de muerte, por un lado, es una especie de continuación de una seria indiferencia por el valor de la vida. Llevar a una persona a la muerte es privarla de su derecho a vivir. El derecho a vivir es un derecho con el que se nace. Sin importar cuál método es el utilizado para ejecutar a una persona, es un acto incivilizado y barbárico. Abogar por la pena de muerte es como un tipo de confirmación de lo primitivo y la barbarie, omite completamente lo hermoso de la vida, indiferente a la existencia real de la barbarie, y va contra el progreso de los tiempos […]

Wang culmina agregando que cuando la Unión Europea abolió la pena de muerte, no observó aumentos en los índices criminales, y concluye de esto que la posibilidad de la pena de muerte no sirve para nada como disuasivo para delitos graves y decirlo no es más que superstición.

El 23 de Diciembre, el MSN Live Spaces del blogger Su Liming republicó la lista de 29 puntos del pensador, predicador y blogger Wang Y, ‘Cómo reconocer un sistema autoritario’ [15] a principios de 2007; acota 12 menciones a la pena de muerte:

12
Los países autoritarios utilizan la pena de muerte para demostrar su propia legitimidad, y los países democráticos utilizan el perdón para reflejar la suya. Mientras más autoritario es un país, más sentencias de muerte llevará a cabo. Basados en los estándares propuestos en Ensayos Críticos [16], este punto vale de 5 a 10 puntos:

1. Mientras más autoritaria es la nación, más carecerá de un sistema de indultos. Si dentro de un marco de cincuenta años ningún criminal recibe el perdón, al final del estado post-totalitario puede usarse.
2. Mientras más tiempo transcurra entre la espera por la sentencia de muerte y su ejecución, más democrático es un país. Mientras menos tiempo pase, más autoritario es. Un estado que realiza una ejecución entre una semana y un año es una nación en transición. Un estado que realiza una ejecución en el transcurso de una semana permanece esencialmente en la época autoritaria. Para el inhumano Saddam Hussein, sentenciar una ejecución era cuestión de unas cuatro horas. Para el asesino Qiu Xinghua [17], el veredicto fue leído a las 9:41 a.m., y a las 10:10 se completó su ejecución, una pérdida de menos de 30 minutos de trabajo, un ejemplo perfecto de autoritarismo.
3. Sólo en un país autoritario existe la tendencia de recurrir al asesinato para proteger la propiedad. Mientras más es aplicada la pena de muerte para delitos de propiedad, más autoritario es un país. Si, basados en la ley criminal de China, mataras a un oso panda, entonces el gobierno te asesinará.

El más leído de todo esto tiene que ser el post del veterano [18] cronista deportivo Li Chengpeng [19] del 20 de Diciembre, “Más importante que cancelar ‘la pena de muerte’ es cancelar la sentencia arbitraria por ‘la pena de muerte’” [20], en el que se pregunta por qué algunas víctimas en China son mejor tratadas en la muerte que sus victimarios; para el 25 de Diciembre, el post había recibido 650 comentarios y casi 75000 lecturas:

En las Naciones Unidas, China ya ha expresado su resolución de oponerse a la cancelación de la pena de muerte, así que antes de tomar partido en una discusión sobre si China debería o no abolir la pena de muerte, he tomado una lección muy abierta del procedimiento por el que Henan ha realizado su “masacre humana” [21], lo que me deja muy confundido: por un lado tratamos a los cerdos con humanidad [22], pero por otro lado en realidad no tratamos a los humanos así. Entonces cuál es: ¿cerdos valiosos o humanos valiosos?

Me deja tan confundido cuando comparo qué está haciendo Dongguan en comparación [23] con Henan [24], por ahora ni siquiera permite criar cerdos, ya que crean mucha contaminación en el ambiente y gastan muchos recursos. Aún así, Henan, con una reputación ligeramente demonizada como lo ha estado entre algunos, hasta le quiere dar a esos cerdos que enfrentan la muerte un mejor tránsito, manipulando y sosteniendo plumas. Como las rampas para descarga de mantenimiento inclinadas a menos de 20 grados para evitar la posibilidad que los cerdos salten del borde y se hagan daño, y canales de dos vías para que los cerdos por lo menos se vean entre ellos, reduciendo la soledad y el miedo. Es hasta obligatorio desangrarlos con 15 segundos de electrocución para evitar que retomen la conciencia y tener que matarlos de nuevo –que cruel sería eso… [ ]

Debería estar felicitando a los cerdos de Henan, que llegarán a sus reinos religiosos antes, y la muerte para ellos se ha convertido en un arte majestuoso. Pero para mí, en las imágenes vivas de la sociedad y los criminales que he visto, ellos no la pasan tan bien como los cerdos en Henan. Al menos no les dan pasillos espaciosos o muertes instantáneas de 15 segundos. Cuando era joven, solía ir a ver a los que estaban a punto de ser ejecutados mientras desfilaban por las calles, inclinados y con un cartel colgado en ellos, que fue hecho para sumárselo a su terror; ahora, vemos a los cerdos que están a punto de morir y a los que no está permitido darles miedo adicional. No sólo porque sería realmente incivilizado, sino porque los cerdos asustados secretan una especie de líquido que se filtra en sus músculos, haciendo la carne suave y pastosa y nada gustosa.

Sip, resulta que la razón por la que tratan a los cerdos mejor es de hecho para que la gente disfrute más su comida. La hipocresía de verdad es linda.

En fin, en cuanto a si la “pena de muerte puede adecuarse al humanismo”, no estoy muy claro. De hecho, estoy muy conflictuado. Por un lado, me opongo a la abolición de la pena de muerte, porque eso de “pagas lo que tienes, ojo por ojo” ya es algo promedio, y si alguien puede matar a otro y no obtener la pena de muerte, entonces personas como Ma Jiajue [25] estarán muy felices con eso, y si un funcionario corrupto huye con doscientos millones de yuanes y solo recibe una suspensión de la ejecución, entonces sus hijos y esposa estarán muy felices, y entonces, antes que lo sepas, a una suspensión de ejecución significa una cadena perpetua, y luego una cadena perpetua se convierte en 20 años, y después en 15, y 5 años después lo vemos en una pequeña isla del Pacífico llamada “Tahití” pescando felizmente peces tropicales.

Esto sólo frustrará a los buenos ciudadanos, que no matan ni aceptan sobornos, y nos dará varios Ma Jiajues y más funcionarios corruptos de los que ya hay.

Y esta ronda de llamados a la abolición de la pena de muerte fue hecha por europeos. Los europeos, especialmente los del norte que emanan trigo como si fuera petróleo, muchas de sus ideas simplemente no despegan. La vida en prisión tiene que ser un pensamiento mucho más aterrador que la propia muerte, porque nunca vería sus flores o pastos de nuevo, ni tampoco disfrutarían de su bienestar, ni se sentarían a asolearse de nuevo. A esto se le llama ‘la muerte es mejor que la vida’. Pero como están las cosas aquí en China, sino matas a esos criminales sino que simplemente los encierras de por vida, aún así estarán muy felices, como “Maté al tipo porque necesitaba algo para comer, y ahora el estado me da cupones de comida de por vida, genial, denme de nuevo el cuchillo y mataré a otro, y obtendré cupones de comida para la próxima vida también”. Entonces la ley criminal se convierte en la “ley del bienestar”, y la cárcel se convierte en “la casa del bienestar”. La población de China ya es muy alta; si las cosas continuaran así, esto sólo pondría más carga al mundo.

Pero como dije, estoy conflictuado, porque también apruebo la abolición de la pena de muerte. Por un lado es porque los cerdos en Henan disfrutan del humanismo y el pueblo chino no, eso es injusto. Por otro lado es porque, para ser honesto, dudo que esos funcionarios corruptos y Ma Jiajues se detengan sólo porque exista la pena de muerte. En otras palabras, un asesino siempre será un asesino, e incluso alguien podría apuñalarlos de pies a cabeza con cuchillos pero no les darían muerte, no hundirían el cuchillo. Alguien con un verdadero motivo para matar, una vez que comienza, no se detendrá a observar la clausula pertinente en el código penal, y la pena capital no detendrá los crímenes, así como abolir la pena de muerte no eliminará el delito.

América aún tiene la pena de muerte, aunque escuché que sólo dan la pena de muerte a cuarenta y algo de personas al año. India es otro país con una gran población, y sus números de ejecuciones apenas sobrepasan las treinta.

De nuevo, lo más importante no es que la pena capital sea cancelada, sino evitar ver la sentencia de muerte como un pase de factura. Somos tan civilizados al darles a los cerdos la pena de muerte, entonces por qué no ser un poco más civilizados al dársela a los humanos. Aunque no les podamos dar a los sospechosos rampas de 20 grados, ni podamos cambiar lo bueno y lo malo y sentenciar a la gente que no debería morir, o dejar ir a los que huirían a Tahití para ir a pescar.