¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Reacciones desde España a la independencia de Kosovo

Dos días después de la declaración de independencia de Kosovo a pesar de la oposición de Serbia, el debate sobre sus méritos para reconocerlo como estado sigue causando estragos. Según el sitio Kosova Thanks You (Kosova os da las gracias), hasta ahora 17 países han reconocido la nueva República de Kosovo y otros 34 tienen la intención de hacerlo. Dentro de la Unión Europea países como Francia, Reino Unido, Alemania o Italia lo han reconocido, mientras que otros como Eslovaquia o España se han opuesto firmemente al considerar que la declaración no respeta el derecho internacional.

Sin embargo, España protestó a Rusia de manera vehemente hace unos días, por el comentario del Presidente Vladimir Putin comparando la situación en Kosovo con la de las regiones españolas vasca y catalana. Para el gobierno español, Kosovo no tiene nada que ver ni con Cataluña ni con el País Vasco.

Catalonia next state
Foto del blog Catalonia, the next state in Europe

Los blogueros de Cataluña han estado debatiendo intensamente el tema durante los últimos días. Mientras que los partidarios de la independencia de Cataluña han saludado la independencia de Kosovo con campañas como añadir un baner de reconocimiento al nuevo estado o incluir el título “Today Kosovo, Tomorrow Catalonia” al mayor número de blogs posible, otros blogueros catalanes están de acuerdo con la postura del gobierno español.

Diari del votant anònim [cat] piensa que Escocia es un mejor modelo a admirar, y Joan Safont [cat] piensa que Kosovo no tendría que descartarse como ejemplo a seguir por otras regiones europeas con aspiraciones soberanistas:

Es un caso no comparable con Catalunya ni con el País Vasco. Sin embargo pienso que todo proceso soberanista en Europa debe tenerlo en cuenta. Por eso nos repiten a cada momento que los dos casos son tan diferentes.
[…] Kosovo quizás no sea nuestro espejo, pero cada vez que un nuevo estado dice que y como quiere ser, libremente, el mundo es más libre.

Narcís Sastre [cat], sin embargo, no está seguro de qué pensar:

No puedo dejar de sentir sensaciones contradictorias. Por un lado, como defensor del derecho de autodeterminacion de los pueblos, me alegro por Kosovo, pero no puedo dejar de sentir una cierta sensación de empatia hacia Serbia, que ve como pierde un territorio de gran valor simbólico e histórico.

El gobierno vasco, por otro lado, expresó su entusiasmo desde incluso antes de la declaración de independencia de Kosovo al considerarla un ejemplo de que “es posible hallar una solución por vías políticas, utilizando el diálogo y el acuerdo, y con la UE como impulsor y testigo”. El senador vasco Iñaki Anasagasti también aplaudió el paso dado por Kosovo en su blog:

La mejor noticia de la semana ha sido la independencia de Kosovo. Sin un solo tiro, sin una sola acción de kale-borroka, con el nuevo presidente visitando a los serbios de Kosovo diciéndoles que iban a hacer un País donde todo el mundo vivirá sin discriminaciones y siendo respetado.

Estas afirmaciones han creado polémica y han sido rechazadas por un gran parte de los blogs y foros españoles, que consideran que los políticos vascos como “viven en un mundo paralelo”. Un usuario del portal social Menéame irónicamente dice:

Así, en Kosovo no ha ocurrido un genocidio, no ha ocurrido un bombardeo de la Otan, no es un país ocupado donde solo la presencia de fuerzas extranjeras garantiza la paz, no hay un odio de años… todo eso ocurrió en mi imaginación.

basque selfdetermination
Foto de Baxerrian, usada con permiso.

Para el profesor Francisco Veiga, lo que preocupa a Europa después de la independencia de Kosovo no es que pueda crear un precedente para otros territorios, sino el tipo de precedente que se ha creado:

Porque lo que se debate aquí no es la vieja discusión bizantino-politológica sobre la intangibilidad de las fronteras realmente existentes o el hipotético “efecto dominó” sobre los soberanismos celtibéricos. La cuestión es otra.
El problema central, que lógicamente no vamos a encontrar debatido en la prensa democrática occidental, es que Washington y Bruselas están reconociendo de facto y de iure, la validez de la vía armada para conseguir objetivos políticos nacionalistas en el continente europeo. O más precisamente, el viejo principio básico de “acción-reacción” de los grupos guerrilleros y terroristas desde hace más de un siglo. Porque no representa otra cosa el hecho que el actual primer ministro albanés de Kosovo sea Hashin Thaçi, un antiguo comandante guerrillero del UÇK cuyo nombre en clave era “Serpiente”. O que otro anterior primer ministro, Ramush Haradinaj, también antiguo líder militar del UÇK, esté siendo juzgado en el TPI de La Haya por crímenes de guerra.

También añade, en su último post, que la UE sin saberlo ha conseguido “unir en mayor o menor medida, por activa o por pasiva, a países tradicionalmente enfrentados en la zona” en su oposición a la independencia de Kosovo, y critica el papel de la UE en el proceso:

En realidad, la manera de actuar de la UE en los Balcanes no difiere mucho de la que hubieran adoptado las potencias hegemónicas de Europa hace un siglo. De hecho, es el perfecto aniversario: 1908-2008. La primera de esas fechas señala la anexión por el Imperio Austro-Húngaro del protectorado que era entonces Bosnia-Hercegovina, lo que llevó a la Gran Guerra cinco años más tarde.

Aunque en su blog Cartas del Este el profesor vasco Asier Blas no era partidario de la independencia de Kosovo, se muestra optimista sobre los beneficios del nuevo estado de Kosovo para su minoría serbia:

Al fin y al cabo, es un ni para ti ni para mi, ni para Albania ni para Serbia, para los kosovares. Y esta jugada a la larga favorece especialmente a los serbios, pues si Kosovo consigue afianzarse como entidad propia con singularidad, más lejos quedarán los fantasmas de la futura Gran Albania, o sus sucedáneos con la gestión de Kosovo como un estado exclusivamente albanés.
A todo ello, además habría que unirle la oportunidad que puede brindar la futura adhesión a la Unión Europea. Si ocurre en un espacio de tiempo no excesivamente lejano, el resultado será que las poblaciones albanesas y serbias tendrán una relación muy fluida con Albania y Serbia. Los periódicos de Serbia llegarán a manos de los serbokosovares, igual que las televisiones y demás productos culturales. No habrá fronteras y se caminará a una integración económica regional que hará posible relativizar los límites de los estados actuales.

2 Comentarios

  • soy un kosovar los doy las gracias a catalonia por apoy que di a kosovo respekto a los españoles que no reconocen a kosovo no se que piensas los españoles por nostra causa que tano luchamos por consegir nostra liberta vivimos una miseria porque lo esconden los crimenes de guerra tanto civiles los mascraron adelante de sus padres lo matavan a los niños lo cortavan todo los partes de cuerpo i los padres tenian que comer a su propio hijo no entiendo los españoles un pais democratico con mucha civililizacion porque esconden las cosas porque no reqonocen a kosovo ya lose porque por que piensan igual como serbios que son los ma munstruosus del mundo ellios no piensan en su futuro ellios estan cstumbrado a matar matar i españa no lo ve porque no lo conviene esta politica otra vez gracias catalonia o hala que pronto vosotros soys un pais.

  • […] que escribí hace una semana para Global […]

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.