¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

China: Los vagabundos tras la muralla

Pekín, el anfitrión de los Juegos Olímpicos de Verano 2008 que ha estado arreglándose con el más alto honor y el sueño de todo el país, está tratando de mostrar cada aspecto brillante de su estabilidad y armonía a todo el mundo, sin embargo, cuando estén casi convencidos por las prósperas escenas nocturnas alrededor de la Ciudad Prohibida, puede que nunca crean que tras algunas murallas de estilo tradicional chino, hay un mundo completamente diferente.

 

Lao Humiao (老虎庙), un notorio blogger y periodista ciudadano para su blog personal 24hour, ha publicado una serie de reportes sobre la gente sin hogar quienes viven en una pobreza inimaginable en Pekín. Esos vagabundos, que duermen en sus pequeños refugios hechos de cajas, son separados de la bulliciosa y floreciente ciudad sólo por una exquisita muralla gris:

Al este de Zhengyangmen, hay una vieja estación de tren que solía ser parte de la vía férrea Pekín-Shenyang. Una amplia vía se construye frente a la entrada principal de la estación, yendo hacia el oeste. Aunque el nombre de la vía no está claro aún, ya es bastante amplia. Recientemente, para renovar las áreas externas de Qianmen, la carretera de Qianmen estuvo completamente bloqueada. Como resultado, esta carretera se ha convertido en un importante paso entre la ciudad interna y la externa. Donde la carretera había pasado era antiguamente el área de Xianyukou. Para engañar a la opinión pública, el contratista ha construido una pared de tracería junto a la carretera para cubrir el sitio de la construcción. Botellas atesoradas, ventiladores de jade y ventanas tramadas de ocho tesoros esculpidas con ensayos tradicionales de pintura tradicional china son falsamente “incrustados” en la pared…
Se ve hermoso, pero detrás de ello se esconde una sociedad clandestina, que a nadie la importa y a nadie quiere importarle. Este es el que yo diría el primer lugar de reunión de vagabundos en la ciudad.
Al pasar la entrada de la muralla, llego a este paraíso de indigentes…

 

Ese falso estilo de la nada es tan repugnante.

 

Los refugios de los vagabundos, uno por uno, son extrañas estructuras como pocilgas, y cada caja es habitada por una persona. Puedo ver hasta treinta juntas, que parecen ser construidas deliberadamente por algunos.

 

Más cerca.

 

Yin Shi es un hombre de Weifang, provincia de Shandong. Le pregunté si era la ciudad de la cometa. Me dijo que él solía hacer algunas, pero no tantas. El viejo Yin tiene más de treinta años y parece muy normal; de hecho sus palabras tienen un poco de buen gusto. Le pregunté por qué no se quedó en su ciudad natal. Me respondió que su aldea no le adjudicaría tierras a él, así que sin granja ni ningún otro ingreso, él decidió salir para hacerse una vida. Le dije, “¿mendigando?” Lo negó inmediatamente y me dijo con desdeño, “Yo no mendigo, y vivo del trabajo”. Más tarde, escuché de las conversaciones que él pensaba que mendigar era muy vergonzoso y su principal ingreso venía de la recolección de botellas desechables, que podía vender al centro de reciclaje por 0,1 yuan ó 0,08 yuan cada una. El precio dependía de las marcas de las botellas. De esta forma, cada día podía llegar a ganar de cuatro a diez yuanes como máximo, pero una vez sólo obtuvo dos yuanes en el día. Le pregunté si podía ahorrar algo de dinero. Yin dijo, “es imposible guardar dinero ¡porque lo que recolecto no alcanza ni para la comida!”
Este es el hogar de Yin, el más hermoso y ordenado entre los demás refugios.

 

Yin se sienta con Ai Ding, quien es un joven Kazajo de la provincia de Xinjiang, y me dejan tomarles fotografías, con la esperanza que pueda reportar sus condiciones de vida al público… Él debe creer que soy reportero.

 

Ai Ding estaba decidido llegar a Pekín. Un hombre le dijo que había un trabajo de asador de cordero, y el empleador sólo buscaba a alguien de Xinjiang, así que Ai Ding le dio dos mil yuanes al hombre como pago adelantado y lo siguió hasta Pekín. Finalmente, cuando el estafador se fue con el dinero de Ai Ding, se dio cuenta que fue engañado. Ai Ding se convirtió de repente en un pobre miserable y comenzó su vida de vagabundo. Fue a muchos restaurantes, pero todos le proveerían de trabajo sin alojamiento. Ai Ding dijo que podía cocinar fideos, cordero asado y otros platillos…
Ai Ding, temblando por el viento frío, me permitió tomarle una foto.

 

No pude evitar preguntarle a Ai Ding por qué no fue a los organismos oficiales a pedir ayuda. Aquí él no era como otros que vivían de mendigar. Ai Ding me dijo que había estado en la Oficina Municipal de Xinjiang Branch Office donde el oficial le dijo que todo su personal es de la etnia Uygur, por lo que no podía ayudar a los kazajos como él, de otra forma tendría mucho trabajo por hacer. ¡Quedé impresionado al escuchar eso! ¿Qué hay de la estación de policía? Ai Ding dijo, “es peor, la policía sólo me dijo que me fuera a dormir en la Estación de Trenes del Oeste de Pekín, así la institución de cuidados pudiera ayudarme a regresar a Xinjiang.
Ai Ding me pidió que le tomara fotos y tomó una bandera de papel del suelo. Es una bandera nacional. Ai Ding levantó seriamente esa bandera que es mucho más roja en el punzante aire frío de Pekín, y tomé la última fotografía a finales del 2007.

Según Lao Humiao, todos los vagabundos en Qianmen están carentes en extremo de las necesidades básicas para vivir durante el invierno y algunos son viejos o están enfermos o hasta son discapacitados. Afortunadamente, muchos bloggers e internautas, que se enteraron de la historia a través del blog de Lao Humiao, han enviado voluntariamente cantidades de ropa y llegaron a la comunidad de vagabundos y algunos hasta visitaron a esa gente desamparada:

…Bajo la espléndida Puerta de Qianmen, un movimiento de amorosos cuidados es realizado con eficiencia. He recibido treinta llamadas y cincuenta mensajes. Además, hay incontables notas en la red. Ninguna de estas personas dio su nombre o identidad…

Texto en la fotografía: Wang Yuhai, discapacitado de Handan, lleva un nuevo abrigo militar, que fue adquirido con las contribuciones de los internautas.

Sin embargo, con los vagabundos de Qianmen recibiendo más y más atención del público y los reportes continuos de Lao Humiao, los reguladores de Pekín no pudieron quedarse callados ante tan horrible mancha no muy lejos de la Plaza de Tiananmen. El 9 de Enero, un grupo de representantes de la institución benéfica y algunos policías llegaron a la comunidad de vagabundos de Qianmen. Lao Humiao describió la situación en su blog:

…Cerca del mediodía del 9 de Enero, poco después que varios internautas dejaran la comunidad de vagabundos, los representantes del instituto benéfico del distrito de Chongyang y algunos policías llegaron. Los primeros intentaban persuadir a los vagabundos presentes: Está bien ir a la institución de ayuda en la que pueden tener 10 días de alojamiento y manutención gratuita y, al final, un boleto hacia sus hogares. Luego supe que el gobierno pagaría de dos a tres mil yuanes por cada persona que fuera voluntariamente a la institución de ayuda. Pero ese día, la persuasión de los representantes y las atractivas condiciones parecían ser más un interludio y lo que su comportamiento expresaba era mucha impaciencia. Luego de una serie de anuncios formales a los vagabundos, comenzaron a tomar acciones. Sin discusión, los representantes y policías derribaron el refugio de cajas de Yin, dejando un completo desastre. Luego comenzaron a dañar otro refugio cientos de metros lejos del viejo Yin…
¡Lo que sucedió al mediodía realmente nos confundió! Ya que las condiciones de ayuda eran tan buenas, ¿por qué los vagabundos no estaban dispuestos a irse? Cuando el viejo Yin le preguntó a los policías “a dónde me llevan”, uno de ellos respondió, “¡a un buen lugar para que comas!” Golpeado con un tono tan duro, el viejo Yin, quien dudaba en principio de los cuidados del oficial, se retractó de inmediato. Esa noche el viejo Yin me dijo deprimido, “¡No iré allí a buscar la muerte!” Obviamente, su inquietud era algo innecesaria, pero ¿Quien fue quien hizo tan terrible imagen policial en el viejo Yin y en la mente de muchos otros?…

 

Sorprendentemente, pero también afortunadamente, por el último reporte de Humiao sobre la comunidad de vagabundos de Qianmen el 17 de Enero, la policía o los representantes no volvieron a aparecer. Parece que todo ha vuelto a su cauce. Sin embargo, la vida de los vagabundos de Qianmen nunca va a estar realmente bien. El joven kazajo Ai Ding ha desaparecido por días y en el helado invierno algunos miembros nuevos se han unido a la comunidad de vagabundos de Qianmen, que está separada de la capital de China por una muralla:

Texto en la fotografía: Poco después que los viejos miembros de la comunidad de vagabundos vivieron la tormenta, los nuevos se han estado uniendo. Él aún no ha construido su propio refugio de cajas.

 

(P.D. La fecha está errada en la opción de la cámara. Debería decir “08-01-17” en lugar de “07-01-17”).

2 Comentarios

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.