¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Marruecos: Cómo hornear pan en la medina

Este post se publicó originalmente en junio del 2007

A pesar que el pan está disponible y a la venta en casi todo Marruecos, nada sabe tan bien como el pan hecho en casa – pero muchos marroquíes, incluso los que tienen sus propios hornos como mi suegra, prefieren hacer su pan en otro lado: el furan u horno comunitario. Esta semana un artículo del New York Times sobre el horno de la comunidad inició una conversación a lo largo de la blogoma.

Four Continents comentó sobre esta práctica:

Viví con una familia anfitriona de clase media y tenía su propio horno y horneaban su pan en casa, pero hasta ellos lo consideraban un lujo, aún en la nueva ciudad donde las familias son más aisladas e independientes. En la medina, las casas son compactas y están llenas y los hornos siguen vivos y son necesarios. En Marrakesh, vi a un niño pequeño que llevaba a casa el pan de la familia entrar en una pelea con otro niño. Puso su bandeja en el piso con mucho cuidado antes de proceder a patear a su oponente en la ingle. Ése era un niño que sabía que llegar a casa con un pan sucio o sin pan hubiera sido un gran problema, y que tomaba su trabajo como hornero muy seriamente. Si un niño de seis años lo toma tan seriamente, sabes que también es importante para mamá.

The a la Menthe advierte una muerte lenta para este estilo de vida, diciendo:

A diferencia de muchos lugares en el mundo, en Marruecos todavía es posible encontrar comunidades que hornean su pan (Khubz) — un alimentos básico de la cocina marroquí — en un horno comunitario, una institución que — como los baños de vapor comunales (hammam) enlaza a las comunidades. Además, los granjeros venden productos frescos en los souks (mercados), y los pollos se compran recién sacrificados por el carnicero. Como lo dijo un amigo mío, en Marruecos todo es comida orgánica. Sin embargo, The Times nota una tendencia ominosa hacia la ganadería en serie, producción masiva de alimentos y supermercados, al menos en las ciudades más grandes. A la luz de nuestras monoculturas que agotan la tierra, la cruel sobrepoblación y las masivas dosis de hormonas y antibióticos al que sujetamos a nuestro ganado en Estados Unidos, estoy seriamente escéptico que Marruecos se beneficiará al seguir nuestro ejemplo. ¿Alguien diría que los norteamericanos comen mejor que los marroquíes? Creo que no.

A Moro in America solamente tiene esto por decir:

New York Times publicó este bien detallado y documentado artículo. Trajo de vuelta memorias de infancia y describió una tradición que agoniza.

 

El furan se atribuye particularmente a la vida en la medina, y como se ha dicho, Fez es la medina más gran del mundo, o vieja ciudad amurallada. Everything Morocco, un blogger que vive ahí, tiene esto que decir acerca de vivir en la medina (o, sobrevivir, como fuera):

Mucha gente pregunta cómo es vivir en la medina. A pesar que vivo en la medina de Fez, una de las más grandes y antiguas de la ciudad, creo que debe ser más o menos lo mismo en cualquier medina. Es cierto que no puedes manejar hasta tu puerta en muchos casos y algunos de tus amigos pueden negarse a visitarte debido a que vives en un barrio ‘peligroso’, pero los beneficios son mayores que eso. Después de vivir en la medina y en la Ville Nouvelle, prefiero el legado de la medina.

Tras una explicación posterior, el blogger concluye:

En general, si tienes que vivir en la ciudad, la vida en la medina es el camino a seguir. Es interesante, fascinante y educativo cuando no eres nativo de la cultura. Es una ventana a los tiempos de cambio que están sorprendiendo a Marruecos en tanto la gente se muda del campo a la ciudad. Las medinas no están estancadas, portales del tiempo hacia el pasado, sino son ambientes urbanos vivos y que se adaptan. Puede ser cierto que veas a un hombre girando madera en un torno de pie u otro tejido en una antigua forma de telar, pero los artesanos tradicionales existen en todas las culturas y en todos los países; la cultura marroquí tiene más respeto por las tradiciones artesanales y la naturaleza práctica para conservar lo que funciona antes que cambiarlo por tecnología. Tienes que amar un lugar así.

El último post de esta semana no está para nada relacionado, pero es conmovedor y por lo tanto no puede dejarse de lado. El blogger Big World Learner hizo un pedido para parar la violencia en el mundo:

Lo siento, pero sin importar lo que cualquier analista político, portavoz o partidario pueda decir, lo que creo sobre esto es simple: nada puede justificar lo que está pasando ahí. Palestina, Iraq y El Líbano no tienen tiempo ni medios para despilfarrar en periodos de guerras civiles – para no decir en guerras. ¡Este disparate ha durado demasiado y debe parar ahora!

Foto de Jillian York

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.