¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

China: Sentenciaron a Hu Jia

Publicado originalmente el 2 de abril

Actualización: la mañana del jueves, sentenciaron a Hu Jia a 3 años y medio en prisión.

Hu Jia regresa al ‘juicio’ en unas cuantas horas, en donde se espera que le den una sentencia de hasta cinco años de prisión basada en dos entrevistas concedidas y seis posts no especificados en blogs, muchos de ellos escritos a lo largo de su arresto domiciliario, que duró más de un año.

Condenar a Hu de subversión contra el estado está siendo difícil para el proceso legal como para el premier chino Wen Jiabao; el mes pasado, durante una de las presentaciones más públicas que Wen hace cada año, le preguntaron acerca de la situación de Hu Jia, la respuesta de Wen les sonó a muchos como un negación de que ninguno de los ‘disidentes’ había sido siquiera arrestado.

Jugar al Capitán Canguro puede funcionar en Zhongnanhai, pero la realidad en que Hu y Zeng y sus partidarios han escogido vivir parece más una canción de Kanye West. Cuando Hu fue secuestrado más o menos en esta época hace dos años, Zeng Jinyan comenzó un blog en el que documentaba los juegos burocráticos que ella vio mientras corría por Pekín tratando, sin éxito, de averiguar qué le había pasado a su esposo, a quien arrojaron a kilómetros de casa y sin advertencia más de un mes después.

Poco después, cuando la propia Zeng se volvió objeto de constante vigilancia, dio un frenazo y se les enfrentó.

Poner a Hu bajo arresto domicilario en el 2006 efectivamente puso fin a su trabajo de protección ambiental y conciencia sobre SIDA por el cual ya se había convertido en bastante conocido, y atrapado en su casa con nada más que una conexión a Internet, no solamente creó un nuevo enfoque hacia el activismo, que algunos están llamando Tiananmen 2.0, sino que cambió la velocidad y se convirtió en una especie de trabajador social, ayudado por la tecnología a seguirle la pista constantemente a toda una gama de casos, y cuando podía, permitía que otros [zh] hicieran lo mismo.

En el 2007, la revista TIME eligió a Zeng Jinyan como una de las personas más influyentes del mundo.

Sin duda, esto será recordado como un momento decisivo en la historia china, pero en este momento nadie que use el motor de búsqueda más grande de China para tener información necesita estar preparado para la desilusión. Sin embargo, en la China de hoy, alguien como Hu Jia no desaparece simplemente, y cuando agentes del estado lo secuestraron de nuevo el pasado diciembre, una amiga de la familia casi ciega, Zheng Mingfang, fue directamente a las calles, e hizo lo que pudo, acercarse a los extraños y explicar la situación de Hu, recolectar firmas para una petición de liberación. Sin embargo, a comienzos del mes pasado, a Zheng también la arrestaron.

 

 

En Facebook, hay grupos de apoyo a Hu Jia. Hay una causa.

Hu Jia y Zeng Jinyan pasaron meses filmando a los que serían sus captores para un documental, Prisioneros en la Ciudad de la Libertad. Después de que secuestraron a Hu por segunda vez en diciembre del año pasado y que no lo liberaron rápidamente, alguien tomó una copia y lo puso online, y no en un solo sitio, sino en varios.

Tras el arresto de Hu Jia a fines de diciembre pasado, cuando pareció que la salud de la hija recién nacida que tiene con Zeng Jinyan estaba en riesgo, el suficiente impulso creció de charlas online dispersas como para que un grupo de cibernautas tratara de forzar la puerta de Zeng para entregar leche en polvo. Cuando eso no tuvo éxito, alguien lo repensó y lo consiguió. Y todavía otros siguieron intentándolo.

Hu Jia lo hizo simple; preparó posts para su blog, hizo entrevistas en Skype, después a veces las mandaba por e-mail como adjuntos de .mp3. Claramente hubo cosas que pudo haber hecho mejor, pero poco después de su arresto vimos la formación de un Partido de Cibernautas, que claramente tenía la intención de usar los servicios altamente encriptados que ofrecen Gmail y Skype.

Una de las primeras cosas que las autoridades hicieron en diciembre del año pasado cuando se llevaron a Hu y a Zeng la pusieron bajo arresto domiciliario, donde todavía sigue, fue cortar su conexión a Internet y confiscar sus teléfonos. A pesar de esto, el blog de Zeng siguió actualizándose. Y sus partidarios siguieron traduciéndolo.

En el instante en que le devolvieron su celular, Zeng empezó a mandar fotos. El primer día de Hu en la corte, vimos pasar vlogueando. Zeng incluso se las arregló para enviar un podcast.

Wen Jiabao parece casi justificado al negar que haya algún activista o cibernauta detenido o que haya sido detenido, dados todas las redes de bloggers ahí afuera que están igualmente resueltos a no aceptarlo. Si la farsa contra Hu terminara hoy, solamente tendríamos que esperar más ingenuidad en las ganas de bloguear. Si no pasara, y Zeng y su hija permanecen cautivas de su escuadrón de hurgadores de narices, ¿acaso no ha lanzado sus redes 3G finalmente esta semana? No pasará mucho tiempo antes que veamos un canal de Pekín de Arresto Domiciliario en Qik.com.

Hablando de esto, esta semana un post en el blog de Zeng Jinyan dice que el juicio de Hu a las 9:30 am el 3 de abril en la sala de justicia 23 en la Primera Corte Superior Popular en Pekín será una diligencia pública, y Zeng pretende estar ahí.

Acá un poema de Teng Biao, amigo de Hu y Zeng, escrito en prisión después de que él mismo fuera secuestrado a comienzos del mes pasado y traducido ahora por el blogger C.A. Yeung de Bajo el árbol de jacarandá, ‘A mi esposa, desde la cárcel‘:

En este momento en que enfrento los muros de la prisión,
Ahora escribo este poema para ti, mi Amor, mi Dama, mi Esposa.
Incluso esta noche, las estrellas brillan en el frío cielo de aparente aislamiento.
Luciérnagas aparecen y desaparecen entre los arbustos.

Por favor, explícale a nuestra hija por qué no tuve oportunidad de
decirle adiós. Me obligaron a embarcarme en un largo viaje lejos de casa.
Y así, todos los días antes que nuestra hija se acueste,
Y cuando se despierte en la mañana,
Te encargo, mi Dama, mi Amor, mi Esposa:
Te encargo, mis cálidos besos en las mejillas de nuestra hija.

Por favor, deja que nuestra niña toque la hierba debajo de la estacada.
En la mañana de un bello soleado día,
Si ella nota el rocío en las hojas,
Sentirá mi profundo amor por ella.

Por favor toca la Canción del Pescador cada vez que riegues los tréboles.
Seré capaz de escuchar la canción, mi amor.
Por favor cuida bien a nuestro callado pero feliz pez dorado.
Ocultos en su silencio hay recuerdos de mi glamorosa y turbulenta juventud.

Pisé un camino accidentado,
Pero déjame decirte: nunca he dejado de cantar, mi Amor.
Las hojas del sauce del camino han cambiado gradualmente de color.
Algunos ruidos de nieve derritiéndose me llegan desde lejos.

A los ruidos se los traga el silencio. Esta es un noche muy simple.
Cuando pienses en mí, por favor no suspires, mi Amor.
Los torrentes de mis agonías se han fundido con los torrentes de mi felicidad.
Ambos ríos ahora corren por mi cadáver.

Antes que la llovizna pare,
Habré regresado a tu lado, mi Dama.
No puedo secar tus lágrimas mientras estoy empapado de lluvia;
Solamente puedo hacerlo con un alma redimida después de estos tiempos de prueba.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.