¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Egipto: la historia de Sounilla

El estudiante norteamericano Sounilla no tenía idea de en qué se estaba metiendo cuando vio a dos estudiantes de su universidad parados en medio de un plaza de El Cairo y decidió acercárseles, apuntando su cámara hacia ellos. De la nada, fuerzas de seguridad se lanzaron sobre ellos, sacándolos de la plaza, poniéndolos dentro de un auto y con la amenaza de terminar posiblemente en la cárcel.

El blogger egipcio Ahmed (ar) nos cuenta la historia de Sounilla, un estudiante de Nueva York de 23 años, en Egipto para estudiar poesía árabe en la Universidad Norteamericana en El Cairo.

 

Ahmed escribe:  

Sounilla, un ciudadano norteamericano de origen indio, tiene un obvio tatuaje en el brazo que dice ‘Amo a la Intifada’. La mañana de la huelga del 6 de abril, estaba en camino a la Universidad Nortaeamericana en El Cairo para asistir a clases. Cuando cruzaba la Plaza Tahrir, vio a sus compañeros Sara Abd El Razak y Sara Ismail, parados en medio de la plaza tirando migas de pan, horneado en la Panadería Nacional Egipcia. Entonces Sounilla caminó hacia sus compañeros con una cámara digital para tomar una foto. Repentinamente, las fuerzas de seguridad llegaron y lo arrestaron, lo arrastraron a un pequeño microbús en la esquina cerca de la Plaza de Tala’at Harb.

A mediodía, el microbús comenzó a moverse por diferentes calles. Sounilla le dijo al oficial en el bus: “Soy norteamericano”, a lo que el oficial respondió: “¡Cállate!” Entonces Sounilla trató de llamar a la Embajada Norteamericana, y al funcionario de su beca de estudios árabes, pero un empleado de la embajada dijo: “Por favor, aléjese de la Plaza Tahrir, la situación ahí es muy volátil.”
El oficial de policía se puso furioso cuando se enteró y le advirtió a Sounilla: “Te arrojaré por el puente si has llamado a la embajada.”

Sounilla agrega que un oficial lo agredió durante las investigaciones, y continuó intimidándolo más de una vez. El oficial le preguntó: “¿Por qué participas en tales actos… qué te importa?” Le respondí: “Su gobierno es malo y es injusto con la gente”. El oficial respondió molesto: “No digas esas cosas, el gobierno no es malo…” Asi que Sounilla le dijo: “¡Tú eres del pueblo, no el gobierno!”
El rudo oficial se quedó callado, mientras otros oficiales más amables mostraron más compasión. Entonces le confiscaron su cámara, con la que había tomado las fotos. Un oficial lo amenazó con arrojarlo en el desierto, mientras le prometía a una mujer que la llevaría a su casa. Sounilla agregó: “Lo que ocurrió muestra a un gobierno preocupado, muy preocupado que trató con su manía de seguridad de controlar todo a toda costa.”

Ahmed continúa:

Sounilla estaba exhausto y hambriento cuando nos reunimos con él, pero comentó: “He participado en muchas manifestaciones en Estados Unidos, pero lo que pasó en El Cairo es secuestro barato a la manera de los gangsters y no tiene nada que ver con un sistema policial que se supone debe mantener seguro al pueblo.”

Soltaron a Sounilla a eso de las dos de la tarde, y cuando trató de anotar el número del auto, los oficiales lo amenazaron de nuevo, así que finalmente les dijo: “Si quieren arrestarnos, háganlo. Solamente no nos secuestren como gangsters.”

Crédito de la foto: Mohamed Ali El Dien

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.