¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Rusia: Presunción de culpa

La usuaria de LJ tibetka  escribió esto (RUS) sobre la xenofobia y declaraciones de odio en la comunidad LJ moya_moskva (mi Moscú):

Últimamente algo inimaginable está pasando en la comunidad [LJ] moya_moskva. La gente escribe y escribe sobre su odio (hacia aquellos que no han nacido en Moscú).

[…]

Lo que realmente asusta es el odio “doméstico”, aquel que se expresa en las cocinas de las casas, en los programas “de humor” de la televisión – porque nadie considera el tema peligroso […].[…]

El post, algo más largo que la cita de arriba, ha recolectado más de 350 comentarios en menos de 3 días (la comunidad LJ moya_moskva la leen más de 3.642 usuarios y 3.214 más tienen autorización para publicar en ella).

Uno de los blogers (distort303) creía que la usuaria de LJ tibetka era demasiado idealista y le recomendó leer los posts de otra de las comunidades LJ de Moscú, ponaehali_msk, compuesta por gente que odia a los inmigrantes, para que así pudiera ver “como muchos de los crímenes los comete gente de países subdesarrollados” (www.expat.ru, “la comunidad virtual para gente de habla inglesa y gente de habla rusa” ha intentado explicar qué es lo que ponaehali o ponaehali tut significa en ruso).

A continuación algunos de los extractos del “manifiesto” (RUS) de la comunidad LJ ponaehali_msk (317 lectores, 280 participantes):

[…] seducen a nuestras chicas y se quedan embarazadas de nuestros jóvenes chicos para así, poder quedarse en nuestra ciudad.

Nos quitan el trabajo, porque aceptan trabajar a cambio de poco dinero, así se convierten en parte de la vida de la capital.

Forman atascos en nuestras carreteras porque no son capaces de conducir cuando hay mucho tráfico.

Paralizan nuestros transportes públicos porque se desorientan en el metro y no están acostumbrados a moverse rápido en nuestros autobuses.

Destruyen nuestra lengua, porque es más fácil ensuciarla con sus regionalismos que aprender a hablarla correctamente. […]

La xenofobia no se limita al Moscú virtual, claro está. El usuario de LJ varfolomeev66, un periodista ruso, describe (RUS) un encuentro que tuvo con alguien que no se fiaba de los taxistas no eslávicos de Moscú:

Presunción de culpa

Una tarde, estaba […] pidiendo un coche para una conocida. Me puso la siguiente tarea:

-Sólo asegúrate que el conductor no sea “negro” (no eslávico, es decir, caucásico o de Asia central).
– ?
-No quiero que me lleven, y menos de noche.
– ¿Has tenido problemas alguna vez?
– Están siempre molestando con preguntas, como “¿Vives sola?” etc. Ya estoy harta.
– Pero es su mentalidad oriental.
– Lo entiendo perfectamente, pero de todas formas, ¡no me subo en ellos [en ninguno]!

Irónicamente, sólo había coches conducidos por “nuestros amigos”. Les tuve que ofrecer un precio realmente bajo, para poder rechazar su servicio de una manera educada. Nos costó diez minutos encontrar un conductor “blanco” (de apariencia eslava) y poder mandar a la compañera a casa.

Dicho sea de paso, es una mujer muy moderna que trabaja para una compañía con ideas realmente progresistas.

El post del usuario de LJ varofolomeev66 ha recibido 107 comentarios; algunos de ellos a continuación:

bukvoyeditsa:

Según he podido observar, la gente de apariencia eslávica es mucho más agradable que mucha gente de aquí. Ellos son los que te ceden el asiento cuando estás en el autobús o metro.

Y cuando una vez cogí un taxi para mi abuela de 90 años, el conductor georgiano salió del coche, abrió la puerta y le ayudó a salir. Yo, simplemente me quedé quieta, admirando la escena.

***

orjuha:

[…]Más de una vez me he subido en coches con gente caucásica. Hemos hablado de muchas cosas- sobre teatro (con un director de Baku), sobre música y sobre las diferencias entre el idioma turco y el de Azerbajan. Sobre las uvas que el conductor cultivaba en su tierra natal y sobre el vino que con ellas hacía. Sobre su mujer, hijos. Sobre la guerra. A veces incluso se han ofrecido a acompañarme hasta la puerta, porque era ya de noche y había borrachos por la zona. A veces nos quedábamos callados, cada uno pensando en lo suyo. Pero nunca me subo en coches que conducen gente que, a pesar de su etnicidad no parecen serios, o tranquilos. Una vez subi en un taxi que tenía como conductor a un sordo. Le escribí la dirección en un papel. Todo fue bien. Y no mantuvimos conversaciones innecesarias.

***

wawa_umka:

Como nunca me preocupo, ¡soy una experta en estos asuntos! :)

Durante mucho tiempo he intentado hacer una clasificación de conductores, basándome, para ello en sus características generales: qué velocidad toman, cómo se comportan etc. Pero nunca he acertado a clasificarlos por su etnicidad.

Aún así, comentaré algunas observaciones:

Si estoy con mi hijo, es mejor un conductor caucásico. Tratan a los niños (a todos) como algo sagrado. Más de una vez se han negado a aceptar el dinero que les he ofrecido, aunque insista; bromean con mi hijo. Es esto lo que mi hijo necesita precisamente. Cuando estoy sola, la mayoría de las veces me dicen cumplidos, pero de una manera decente, y además he aprendido a esquivarlos […] bromeando sobre ellos, y a veces les explico educadamente que no estoy de buen humor, y que no es bueno mantener conversaciones cuando una está de mal humor, así que me dejan en paz. En lo que respecta a los “blancos”, los jóvenes son los que más cansan. Es más difícil disuadirlos. No lo entienden, y además te hacen más y más preguntas.

¡Ah! Y la música [que suena en los coches] de [nuestros] jóvenes es casi siempre peor.

Antes de ayer, un chico negro […] que me llevó estaba escuchando a Armstrong, no me pidió mucho dinero y conocía bien Moscú. Además, era buen conductor[…]

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.