- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Arabia Saudita: ¿Por qué no hay cines?

Categorías: Medio Oriente y Norte de África, Arabia Saudita, Arte y cultura, Cine, Mujer y género, Religión

“¿Por qué no hay cines en Arabia Saudita?” pregunta la blogger saudita Hayfa [1] [ar], quien nos ofrece sus ideas de un plan factible para hacer complejos de cine y proyecciones de cine de conformidad con la perspectiva tradicional y religiosa de su país.

Explica:

¿Qué impide la presencia de salas de proyección de cine en Arabia Saudita? Desafortunadamente, esta es la pregunta que se plantea al comienzo de toda discusión para una respuesta que contiene las razones que siguen – pero las razones nunca son convincentes. La idea principal está perdida y estamos satisfechos con discutir la idea de salas de cine en general antes que se conviertan en una realidad en Arabia Saudita. Sobre lo que mucha gente está mal informada es en la creencia equivocada del beneficio de los cines. Mucha gente cree que es ‘simplemente’ un medio de entretenimiento. En verdad, es más que eso por mucho… El cine, como los libros, es un medio de cultura más que de entretenimiento. Lo que presenta no es menor en importancia que cualquier otro arte. Las películas no son algo nuevo para nosotros. El mercado de videos que tenemos es un testimonio de que estamos bien versados en este arte, aunque esta es una realidad deprimente pues los videos en nuestro mercado se centran en acción y comedia barata debido al monopolio y a la naturaleza comercial de este mercado. La preocupación es siempre por el contenido y no por las salas de proyección – es así como deberíamos pensar con lógica. Las ideas vienen al espectador debido al contenido (de esas películas) y el cine es un vehículo para esta forma de pensar, tal como lo es la televisión – y esta última no está prohibida en nuestro país. ¿A qué le tienen miedo entonces?
¿Y si presentáramos un cine con regulaciones islámicas, con el material censurado? Todos los países catalogan a las películas basados en grupos de edad y este método regula cómo se proyectan las películas en una manera mejor. Los censores pueden decidir los grupos de edad adecuados para cada película de la manera que lo vean adecuado. Pueden cortar las partes no deseadas así como hacen con las cintas de video y en una manera que no afecte el trámite de la película. Y que la oportunidad de los cines de exhibir no coincida con las hora de rezar… ¿Por qué no podemos encontrar una forma de separar los cines de mujeres y niños de los cines de los hombres? No queremos un cine para exhibir la cultura de otros, tanto como necesitamos que produzca a nuestra propia cultura. Los cines llevan un mensaje de que podemos proyectar en la manera que querramos y de que podemos usarlo efectivamente, podemos hacer que el mundo escuche nuestras voces sin los estereotipos que malogran nuestras imágenes ante sus ojos.