¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Brasil: ¿Puede solucionarse el problema del Amazonas con una nueva administración?

El cambio de mando en un ministerio brasileño suele ser un asunto interno, pero la renuncia de la defensora de la selva tropical Marina Silva al Ministerio de Medio Ambiente ha provocado reacciones en todo el mundo. El presidente Lula anunció rápidamente el reemplazo de la señora Silva, con el nombramiento de Carlos Minc, ex Secretario del Medio Ambiente del estado de Río de Janeiro y uno de los fundadores del Partido Verde en Brasil. Acá algunos comentarios de bloggers locales acerca de las arenas movedizas de la política ambiental pública.

Marina Silva, former Brazilian Environment MinisterCarlos Minc, Brazilian Environment Minister
Marina Silva – # – Carlos Minc

Al dejar el ministerio, la ex cauchera y ex empleada doméstica, que aprendió a leer recién a los 17 años [y luego se convirtió en la senadora más joven de Brasil a la edad de 36], ha generado — dentro y fuera del país – una repercusión que ensombrece las que ocurrieron con la caída de poderosos ex ministros de finanzas. Ella espera que su reemplazo en el ministerio, Carlos Minc, sea capaz de asegurar la continuidad de la política ambiental del gobierno, resistiendo la presión que viene de Blairo Maggi, el gobernador del estado de Mato Grosso, que actúa en contra de mantener la resolución del Consejo Monetario Nacional que obligará al sistema financiero a exigir ajustarse a regulaciones ambientales como pre requisito para acceder a crédito rural en la Amazonía…. Marina Silva ha declarado que cuando uno está en una posición de poder, aún si es algo pequeño (editor de una columna de periódico, por ejemplo), sufrimos la tentación de mirar a las personas de arriba para abajo. — “He aprendido, y no de ahora sino con mucha gente que he tenido la oportunidad de conocer a lo largo de mi vida, como Chico Mendes y Don Moacir Grechi, que tenemos que mirar de abajo hacia arriba. De abajo hacia arriba somos capaces de ver lo que tenemos encima de nosotros. La Amazonía está encima de nosotros. Y con una mirada así somos capaces de ver que, para poder hacer algo realmente bueno, tenemos que ponernos en la perspectiva de servicio, lo que también puede significar el gesto de limpiar el camino para que otra persona pueda tomar tu lugar. Ya he dicho antes que es mejor ver a tu hijo vivo en el regazo de otra persona que verlo muerto en tu propio regazo.”
“La Amazonía está encima de nosotros”Altino Machado

Oigan colegas, ¡prepárense! Ya viene Minc. El nuevo ministro del medio ambiente aterrizará hoy en Brasilia para almorzar con la ex ministra Marina Silva, y después se reunirá con Lula en el Palacio de Planalto. A partir de ahora, el ministerio no será una mera fuente de noticias. Minc es mediático. Tiende a usar Internet, así como Marina, digámoslo así, se apoya en la radio (sin menospreciar a la radio, al contrario). Andará con prisa todos los días, y los medios tendrán que designar reporteros para cubrir todos sus pasos. En un día, como sucedió la semana pasada, es capaz de regañar a su futuro colega Mangabeira Unger del Secretariado Especial para Acciones de Largo Plazo, hombre designado por Lula para dirigir el Programa de Amazonía Sostenible. En otro, está listo para sugerir el nombre de Jorge Viana, un ex gobernador del estado de Acre, para tomar el puesto de Mangabeira. Al día siguiente, está listo para alabar a Unger diciendo que es capaz de hacer un buen trabajo. Minc es bueno manipulando palabras, ideas y conceptos, igual que su nuevo jefe, Lula. Miren bien lo que dijo ayer cuando le preguntaron sobre el record de autorizaciones a grandes proyectos de infraestructura concedidos por él como secretario ambiental del estado de Río de Janeiro: “Puedes ser rápido y riguroso. No porque se demore 3 años un permiso garantizará la protección del ecosistema. Puedes esperar 3 años perdido en la burocracia y conseguir una licencia dudosa”. Los reporteros simplemente tomaron nota de lo que dijo, y nadie contestó. Los reporteros tuvieron poco tiempo para pensar acerca de lo que habían oído, y muchos de ellos simplemente no saben qué pensar. En este caso, Minc se ha limitado a hacer bromas de la provocación dirigida a él.
¿La Amazonía es nuestra? ¡Basura!Blog de Noblat

Con su ropa suelta y su pelo largo, aún cuando están en peligro de extinción, el hombre es un acontecimiento de los medios, una ametralladora de frases rimbombantes. Comparado con su predecesora, la discreta Marina Silva, alguien que nos recuerda a una orquídea en su frágil exuberancia y un verdadero símbolo de la causa, Carlos Minc está más cerca de una motosierra recorriendo una plantación de soya.
La ametralladora suelta de MincLuis Nassif Online

Ha habido mucha especulación acerca de las razones que llevaron a Marina Silva a renunciar. Ella ha mencionado falta de apoyo político, y algunos comentaristas hablan de choques con el poderoso jefe de gabinete de Lula, Dilma Roussef, responsable del programa mimado del gobierno para el crecimiento acelerado. Otro fuerte rumor habla acerca de la designación de Roberto Mangabeira Unger para coordinar un plan de desarrollo sostenible de la Amazonía como el último golpe a la ex ministra. De hecho, el rol de Mangabeira — un ex catedrático de leyes en Harvard — en la toma de decisiones de la política ambiental brasileña se he convertido en todo un tema para los bloggers.

Hay dos versiones sobre la designación de Mangabeira [para coordinar el Plan de Amazonía Sostenible – PAS]. La versión actual dentro del PT [Partido de los Trabajadores], nos habla de Lula empujando intencionalmente a la ex ministra [Marina Silva] fuera de la movida. Pero en los alrededores del Palacio de Planalto se cuenta otra historia, que no contradice completamente la otra versión, pero muestra señales de que la movida vino como un ‘entendimiento’ de Lula… después de todo, Mangabeira no estuvo directamente involucrado en la disputa [para la coordinación del PAS] (entre los ministerios de Medio Ambiente, Agricultura, Desarrollo Agrario e Integración Nacional). Lula hubiera alegado que no pudo haber designado a ninguno de esos ministerios [para coordinar el PAS] porque ellos “llevarían el fuego hacia su propia sardina” [pondrían sus intereses primero]… El ministerio de Marina nunca le prestó atención a lo que decía Mangabaeira. Él trató de tener su atención, pero lo ignoraron, y el Ministerio de Desarrollo Agrario tampoco mostró entusiasmo por sus ideas. Sin embargo, Mangabeira tenía sus aliados y alcanzó a la Amazonía — un tema bajo atención internacional — para encontrar inspiración para sus primeros escritos… Aunque el discurso expresado por Mangabeira sobre la Amazonía es el discurso adoptado por el gobierno para la región…. Mangabeira ganó puntos con Lula cuando presentó un proyecto que propone un nuevo modelo de relación entre capital y trabajo.
En menos de un año, Mangabeira ha ampliado su alcance, pero todavía no lo confirman en el PASAcerto de Contas

El nuevo modelo de Managabeira afirma que a la Amazonía deben salvarla de la actividad económica desorganizada, que necesita una relación planeada entre preservación y desarrollo. “La única manera de preservar la Amazonía es desarrollarla.” Y, por supuesto, es el rol de Brasil hacer esto. Interesantemente, un artículo del NYTimes publicado el fin de semana pasado (De todas maneras, ¿de quién es esta selva tropical?) tuvo una parte central en el debate, recordando cosas como un comentario de Al Gore de 1989, cuando dijo “contrariamente a lo que los brasileños piensan, la Amazonía no es su propiedad, nos pertenece a todos nosotros”. Como se esperaba, los bloggers responden y comentan.

Ahora, después que Europa y América del Norte han contaminado el planeta como han querido, y que EEUU se niega a firmar el Protocolo de Kyoto que ayudaría a la protección contra sus industrias contaminantes, quieren poner sus manos en “los pulmones de la Tierra”. Que es nuestra Amazonía.
NY Times critica a Brasil por defender la AmazoniaAos Quatro Ventos

Si la región amazónica, desde un punto de vista humanista, tiene que internacionalizarse, entonces debemos internacionalizar las reservas de petróleo del mundo entero también. El petróleo es tan importante para el bienestar de la humanidad como la región amazónica para nuestro futuro. Sin embargo, los dueños de las reservas de petróleo sienten que están en su derecho de aumentar o disminuir la producción de petróleo y de aumentar o bajar el precio. Los ricos del mundo sienten que tienen el derecho de quemar esta valiosa posesión de la humanidad. De manera similar, el capital financiero de las naciones ricas debe internacionalizarse. Si la región amazónica es una reserva natural para cada ser humano, entonces no puede incendiarse por la decisión de un dueño de tierras o de un país. Incendiar la región amazónica es tan trágico, como el desempleo provocado por las decisiones arbitrarias de especuladores de todo el mundo. No podemos permitir que las reservas financieras del mundo sirvan para incendiar naciones enteras según los caprichos de la especulación…. Podríamos internacionalizar a los niños tratándolos a todos, independientemente del lugar de su nacimiento, como una posesión que merece el cuidado y atención del mundo entero. Todavía más que la región amazónica. Cuando los líderes mundiales atiendan a los niños pobres del mundo como posesiones de la Humanidad, no permitirán más que esos niños trabajen cuando deberían estar estudiando, que mueran cuando deberían vivir. Como humanista acepto defender la internacionalización del mundo. En tanto el mundo me trate como brasileño, pelearé para que la región amazónica sea nuestra. Solamente nuestra. [Este es un artículo ya publicado de un artículo clásico del ex Ministro brasileño de Educación, Cristovam Buarque]
Cristovam Buarque: Internationalización del mundo – Cristovam BuarqueVi el mundo

El tema que más ha sonado los últimos días, en todas las salas de noticias en Brasil, es el reporte del domingo del corresponsal del New York Times en Brasil, Alexei Barrionuevo, que presenta un sugestivo título: “¿Pertenece la Amazonía a Brasil – o al mundo entero?”. Desde los cuarteles militares, casi podemos oír la incomodidad que viene de los viejos generales y coroneles en pijama. Pero los que leen el texto libres de prejuicios y pre conceptos, son capaces de encontrar una cosa: es un artículo honesto. Es el típico tema que un corresponsal extranjero recién llegado atraparía. El artículo describe la siempre presente paranoia local de que alguien, en alguna parte, quiere robarnos la Amazonía. No habla de una amenaza real. Los que conocen Brasil desde hace algún tiempo no se sorprenden con este debate; los que llegan del extranjero se asustan por la adornada noción de las ideas conspiratorias de la derecha….
Si, Brasil tiene la responsabilidad frente al mundo de preservar su selva. Es también una responsabilidad ante nosotros mismos. Sin la Amazonía, no habría lluvia desde el oeste central hasta el sur para irrigar las plantaciones que apoyan el crecimiento económico, o para llenar los reservorios hidroeléctricos que iluminan São Paulo y Río. Así, desde un punto de vista pragmático, no hay duda que preservar es buen negocio. ¿Cómo preservar? ¿Debemos cerrarla y no permitir que nadie entre? ¿Cómo distribuir los títulos de tierra a los que ya están ahí? ¿Cómo implementar la ley en una tierra donde los diputados o policías matan a la gente con sierras eléctricas? ¿Cómo desarrollar centros brasileños de investigación para mantener a importantes científicos de la región o del extranjero? Nadie nos quitará la Amazonía  — la política internacional no encaja en este movida. Pero detrás de la renuncia de la ex ministra Marina Silva hay simplemente un hecho. Brasil no sabe qué hacer con su selva más grande. Mientras no sepamos qué hacer con la selva, seguirá siendo destruida, y algunos personas entre nosotros, inducidas por este sentimiento culpable, seguiremos pensando que alguien nos la quitará a la fuerza. Tal vez porque, muy adentro, muy muy adentro, saben que sin duda somos culpables por todo eso.
¿La Amazonía es Nuestra?Pedro Dória – Weblog

A lo largo del espectro que yace entre la preservación y el desarrollo con respecto a políticas públicas, todavía podemos encontrar diferentes enfoques a la riqueza cultural que une a la Amazonía en todo su esplendor. Estos aspectos gritan para ser reconocidos por los hechos de todos los días, pero no son prioridades en ninguno de los discursos políticos disponibles.

Hoy se sabe que el conocimiento acerca de gran parte de la riqueza amazónica está profundamente asimilado en la cultura de su gente nativa, y se dirige al tema de su exploración económica racional directamente a la [necesidad de] respeto y preservación de la herencia etno-botánical de la selva y sus habitantes. Tal concepto asocia la riqueza local con el conocimiento acumulado por ancestrales culturas de la región, uniendo flora, fauna y cultura en una conexión íntima que presenta una relación sinergica de conocimiento, respeto, uso y preservación. Pero mientras la preservación física y tangible de la ‘gente de la selva’ enlaza los aspectos naturales, immunológicos y médicos, la preservación del aspecto cultural tiene un fuerte componente político, mucho más leve y manejable desde el punto de vista de intervención estatal. La preservación cultural, en lenguaje común, significa mantener las condiciones de las poblaciones indígenas para seguir con su adecuado modo de vida, basados en creencias antiguas de sus ancestros. A la fundación de todos estos lugares, está la muy ‘cósmica visión’ de estos grupos, incluidos sus ‘mitos teológicos ‘…. Tenemos la urgente necesidad de concebir la Amazonía, y sus enormes posibilidades económicas, como una amalgama de componentes inseparable que necesariamente incluya lo natural y lo cultural: la selva y el hombre.
La selva y el hombre de la selva, de George Felipe Dantas – Vi el mundo

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.