¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

Corea: El milagro de Hiddink y la política coreana

Cuando Hiddink llevó al equipo de fútbol de Corea a las semifinales en el Mundial 2002 se convirtió en un héroe en Corea. Por todos lados -en librerías y en anuncios comerciales- estaba su cara. La gente estaba ocupada hablando de su liderazgo e ideas frescas. Fue duramente criticado por los medios en un primer momento cuando lo contrataron para el Mundial 2002. Su estilo diferente de reclutar jugadores y de entrenarlos trajo suspicacias de que destruiría al equipo coreano. Pero el resultado llevó a los coreanos a pensar qué es el verdadero liderazgo. Su estilo de entrenamiento fue analizado en libros y aplicado a la economía y la política. Y seis años más tarde, está haciendo otro milagro en la Euro 2008.

Ahora los coreanos extrañan a Hiddink de un modo diferente.

Muchos cibernautas extrañan su liderazgo y lo interpretan en la actual política caótica en Corea.

Es asombroso. Hiddink, sacudió al mundo de nuevo. Llevó a Rusia, el extremo del fútbol europeo, a llegar a la semifinal de la Euro 2008. De nuevo la gente habla de ‘magia’ y ‘milagro’. Por todo el mundo, la gente está sorprendida con su magia y felicitan su liderazgo. ¿Cuál es su estrategia? No hay ‘magia’. Tampoco tiene un poder de mago. Su milagro es el resultado de esfuerzos. Hay uno en el que todos están de acuerdo. Es la ‘motivación’. Él brinda motivación a los jugadores y por lo tanto cada jugador puede maximizar su potencial. Parece que todos reconocen su excelente capacidad de transferir el potencial a través de su capacidad de organización.

Hay tantos episodios. Ese en el que envió a un jugador ruso, Ignashevich, de vuelta a casa porque llegó tarde a un curso de entrenamiento es similar a la historia de Romário de Souza Faria en el PSV Eindhoven. En la Euro 2008, la historia de que excluyó del equipo al mejor jugador ruso, Arshavin, se parece a la historia de Hong Myung Bo en Corea. Ha tratado igualmente a jugadores que trabajan duro. No le importan la reputación ni las críticas. Puso a todos en la misma línea de partida y los analizó. Su resultado fueron Park Ji Sung y Kim Nam Il. Los llevó de jugadores anónimos a ser los principales jugadores del equipo.

La gente puede llamarlo ‘guerra psicológica’ y la habilidad de cómo lidiar con los jugadores. Hiddink compartía todo con sus jugadores. Jugaba con ellos y se hizo su amigo. Caminó junto con ellos. A veces, alababa a su equipo un poquito excesivamente y sin importarle las burlas de las personas cercanas a él. Impartía capacidad organizativa y unidad.

Y entonces, confiaba. Los jugadores eran los que jugaban en el terreno. Él confiaba en sus jugadores.

Me gustaria resumir. El liderazgo de Hiddink no es un liderazgo jerárquico. No es el estilo mesiánico. Su liderazgo no es un liderazgo horizontal. No arrastra a los jugadores, hace que la motivación salga del interior de sus mentes y los apoya.

Hay otro que está solapado. El presidente Lee. Cuando era alcalde de Seúl, llevó a su hijo vestido con pantalones cortos y sandalias al lugar público para dejar que su hijo tomara la foto. No estoy hablando de eso. Pienso en la gran diferencia entre sus liderazgos. Hasta ahora, el presidente Lee no ha dado ‘motivación’. No solamente mostrando indiferencia hacia la participación voluntaria del pueblo, sino porque tampoco llevó la contribución voluntaria de sus secretarios y su gabinete. Simplemente mostró ‘fuerza’. Como dicen algunos, hasta hizo lo que otros jefes de departmento deben hacer. En vez de alentar la ‘motivación’ y la ‘creatividad’, marcó una tendencia en donde todos estudian a otros. Ni siquiera mostró el liderazgo ‘práctico’ que enfatizaba. Designó a personas a las que conoce. Incluso personas que trabajan inmoralmente no fueron despedidos debido a sus relaciones con él. Ni siquiera mostró el liderazgo de la ‘unidad’. No tuvo comunicación ni discusión. Cuando trató con políticas discutidoras, eligió el impulso secreto en vez de la discusión pública. Si la gente se oponía a sus políticas, él simplemente decía ‘malentendido’. Hasta ahora, eso es lo que ha hecho. Eso es lo que nos ha mostrado como liderazgo. ¿Y qué hay sobre el futuro? ¿Esto cambiará?

Entonces, sería grandioso. De hecho, tres meses o cinco años de su gobierno es tiempo realmente breve. Si puede mostrar una nueva clase de liderazgo desde ahora, sería mejor. […]

En el 2002, su liderazgo fue grandemente alabado y regresó.

Realmente probó lo importante que es el líder. Comúnmente, los buenos profesores no culpan a los estudiantes. Porque los estudiantes tienen posibilidades.

Mientras muchos cibernautas felicitan en liderazgo de Hiddink y lo comparan con el del presidente actual, también hay una interpretación diferente.

[…] Pensemos en el héroe nacional, Hiddink en el 2002. Al comienzo cuando tuvo varios partidos, había tantas opiniones de que debíamos librarnos de él porque el resultado de los partidos no era satisfactorio. ¿Se acuerdan? Si cambiábamos a Hiddink, ¿sería posible tener la gloria en 2002? Nadie puede ser perfecto. Eso sería aplicable al presidente y a la gente alrededor de él. Por supuesto, los que que tienen la autoridad de ser capaces de cambiar el país deberían ser más cautelosos y considerar que su decisión en un asunto pequeño también puede ser de gran influencia en el pueblo. En ese tema, tuvo el problema. Pero había sido el presidente solamente por 100 días. Lo dejamos trabajar 100 días, lo cambiamos por otra persona porque no nos gusta y lo cambiamos por otro de nuevo si no nos gusta… Los que insistían en su renuncia…. ¿de verdad querían su renuncia?

Estoy seguro de que se dio cuenta de que los poderes del pueblo con mucho interés son fuertes. Y el estilo de máquina excavadora que impulsa no va a funcionar esta vez. ¿Por qué no le damos una oportunidad más? ¿No lo elegimos con nuestras manos? A pesar de que no es moralmente perfecto, lo elegimos con la esperanza de mejorar. Para tener una mejor economía, trató con las negociaciones de la carne para un tratado de libre comercio. No hizo un buen trabajo. Entonces decimos que debe irse. Eso es irreflexivo. ¿Qué haremos después de su renuncia? En un momento tan difícil, ¿a quién le pediremos que cuide de nuestro país?

Es fácil criticar, pero criticar sin dar alternativas es irresponsabilidad.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.