¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Colombia: Rescatan a Íngrid Betancourt y a otros rehenes

A las 14:00, hora local (19:00 UTC), en conferencia de prensa, el Ministro de Defensa Juan Manuel Santos anunció que la ex candidata presidencial Íngrid Betancourt, los contratistas norteamericanos Thomas Howes, Marc Gonçalvesy Keith Stansell, los soldados del ejército colombiano Juan Carlos Bermeo, Raimundo Malagón Castellanos, José Ricardo Marulanda, William Pérez, Erasmo Romero, José Miguel Arteaga y  Armando Flórez; así como los miembros de la Policía Nacional colombiana Julio César Buitrago, Armando Castellanos, Vianey Rodríguez Porras y John Jairo Durán habían sido rescatados de manos de las guerrilas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en una audaz operación (”sin disparar un tiro”) conocida como Jaque. Horas después, los ex rehenes fueron trasladados a un aeropuerto militar en Bogotá, y a ellos se les unió el presidente Álvaro Uribe Vélez en una conferencia de prensa que terminó minutos antes de la medianoche. Por supuesto, la mayoría de los colombianos, incluido yo mismo, celebraron, así como mucha gente en la región. Fue una de las mayores noticias en Colombia en años. Fue una noticia tan grande que hasta los populares blogs de chismes “informaron” al respecto.

No hay duda de que el 2008 ha sido uno de los peores años para la guerrilla marxista fundada en 1964. Hace apenas cinco semanas se confirmó que Pedro Antonio Marín, conocido como Manuel Marulanda Vélez o Tirofijo, su más alto comandante, había muerto en marzo. La muerte del número 2 de las FARC, Édgar Devia, conocido como Raúl Reyes, desencadenó una crisis diplomática que causó el rompimiento de las relaciones diplomáticas con Ecuador y Nicaragua (estas últimas se han restablecido). Otros altos jefes han sido capturados, muertos o se había entregado ellos mismos. El 4 de febrero, se llevó a cabo una enorme manifestación contra las FARC.

Adam Isacson, de Plan Colombia and Beyond (Plan Colombia y más allá), escribe acerca de las “estrategias anti FARC” que han funcionado y que no han funcionado:

¿Qué ha funcionado en los últimos años?

  • Poner una mayor atención a la inteligencia que tiene en la mira a los altos líderes de las guerrillas (y captores de rehenes). Esto incluye señales de inteligencia para interceptar sus comunicaciones e inteligencia humana bajo la forma informantes e infiltrados.
  • Dejar en claro que las tropas de las guerrillas, a través de campañas de relaciones públicas y testimonios de desertores anteriores, que los que se han rendido al gobierno no solamente no serán torturados ni desaparecidos (como demasiado a menudo ha ocurrido en el pasado), sino que tendrán capacitación para el trabajo, tal vez un estipendio y la promesa de una nueva vida.
  • Aumentar la presencia de las fuerzas de seguridad en los centros poblados y en los principales caminos (aunque en esto hay mucho que mejorar) y hacer que la principal misión de dichas fuerzas sea proteger a los ciudadanos en lugar de tratarlos como sospechosos.

Lo que es interesante de estas estrategias es que, salvo la del aumento del personal y presencia protectora, son relativamente baratas. Comparadas con rubros de alto presupuesto como la fumigación y ofensivas militares al estilo del “Plan Patriota”, estos esfuerzos son solamente una porción del presupuesto de defensa de Colombia (y solamente una porción de la ayuda de EEUU). Los que planifican futuros paquetes de ayuda a Colombia deberían tomar nota.

El periodista Jaime Restrepo escribe en Atrabilioso [es]:

Sin duda, el rescate militar de 15 secuestrados en poder de la estructura militar de las FARC es el más duro golpe propinado a los áulicos y servidores del totalitarismo “humanitario” en Colombia. La operación Jaque demostró con hechos que un rescate militar exitoso es posible y que las cacareadas justificaciones, según las cuales eso equivalía a condenar a muerte a los secuestrados, eran solo arengas que buscaban que las FARC, y sobre todo sus socios políticos, obtuvieran ganancias del secuestro. Quedaron sin argumentos aquellos servidores de las FARC que cada día se consagraban a presionar al Gobierno para que cediera a las condiciones que imponían los terroristas para liberar a los secuestrados: son 15 seres humanos que han sido rescatados sin despejes que dejarían a miles de colombianos a merced de los terroristas por cuenta de los intereses de los “humanitarios”.

Ricardo Buitrago Consuegra elogia al presidente Álvaro Uribe y a su administración [es]. Escribe que el rescate eleva la posibilidad de que Uribe sea reelegido presidente. Sin embargo, el rescate también llama la atención sobre el rol de los vecinos de Colombia.

Alejandro Peláez ataca [es] a la “coalición Bolivariana”:

El Ministro de Defensa ecuatoriano celebra el rescate, pero se lamenta que no fuera realizado dentro de un proceso de paz y, como cereza del postre, la maquinaria de propaganda chavista empieza a circular la versión de que a Ingrid la liberó el Gobierno colombiano. Estuve buscando la reacción de los “comités de solidaridad con Ingrid” y no dicen nada. Se quedaron sin jueguito ahora que la liberaron y van a tener que encontrar una nueva causa para subir al Mont Blanc. Paradójicamente, las palabras de Ingrid fueron el más duro golpe para los opositores que usaban su imagen y dolor para mover una agenda política.

El blogger italiano Doppiafila da su opinión [it]:

De esta alegría debe nacer algo bueno. El 2 de julio del 2008 es un gran día. Tal vez Íngrid Betancourt no pueda ser para Colombia lo que Nelson Mandela es para Sudáfrica: ha pagado el precio de la credibilidad y por lo que parece ha logrado mantener la lucidez; quiza.
Las FARC han perdido una gran ocasión, y deben estar comiéndose las manos. Su ciclo ha terminado, no serán los que cambien el futuro del país. Esperemos que no dirijan un “manotazo de ahogado”, tal vez con algún atentado urbano con cientos de víctimas -sería inútil. Para Uribe, Santos, los generales y compañía es una gran victoria: han mantenido la promesa de la “mano dura”, y esto lo entiende la gente – y lo premia. Ahora solamente debemos decidir cómo “cobrar”.

Mientras tanto, el periodosta Víctor Solano afirma que la señora Betancourt necesariamente “le hace sombra” al rescate de los otros [es]:

Haciendo un barrido por todos varios medios de comunicación vemos con ‘alborozo’ la noticia del rescate producto de una astucia de los cuerpos de inteligencia de Colombia para ‘robarse’ a los secuestrados y llevarlos a la libertad. En prácticamente todos los medios se establecen tres niveles de importancia y hasta se señala textualmente: “Ha sido rescatada Ingrid Betancourt; también los tres norteamericanos y 11 militares”. La forma en que se revela la información a la opinión pública es normal, mas no significa que sea la forma ideal. A la hora de la verdad, cualquiera de los 15 rescatados tiene tanta importancia como ser humano. Pero resulta absolutamente normal dadas las formas de la noticiabilidad/espectacularidad con que se ha cubierto este drama. Para muchos, el drama del secuestro en Colombia y otras partes del mundo solo ha tenido un rostro: el de Ingrid.

Paola Vargas, una nueva blogger en equinoXio [es], escribe, entre otras cosas, acerca de la cobertura de los medios de la llegada de los liberados a Bogotá [es] (tampoco parece muy convencida por la operación de rescate):

El cubrimiento mediático no podía desligarse del sentimentalismo que mueve este país desde hace unos años. Noticias Caracol no resistió la tentación de hacer sonar las letras de nuestro himno nacional, el segundo mejor del mundo después del francés según el mito urbano (¡qué ironía!), cuando Íngrid (y solamente ella) salió del avión que transportaba a los otros once uniformados. El canal RCN, por su parte, lucía orgulloso la bandera colombiana. Sin embargo, unos y otros convencían con el mismo discurso: las fuerzas militares han triunfado gracias a la pericia del presidente Uribe y del ministro de defensa, la guerra se acabará pronto, etc.

El blog Colombia Hoy [es] comenta [es]:

Las FARC reciben un nuevo golpe político y militar. Si es cierta la versión oficial, lo que hay detrás de la liberación es una operación de inteligencia impecable. Inteligencia militar habría manejado el engaño con gran maestría. Está por verse cuál fue el papel jugado por los emisarios de Francia y Suiza que llegaron al país hace dos días, y si estos gobiernos formaron parte del engaño. Como sea, lo cierto es que queda en evidencia una vez más la fragilidad militar de las FARC y su vulnerabilidad frente a las infiltraciones y el engaño. Pareciera más que una coincidencia que tanto en el bombardeo al campamento de Reyes como en este caso, existe el antecedente de la visita de un agente de inteligencia francés a los campamentos guerrilleros.

Todavía hay alrededor de 3,000 personas secuestradas en Colombia, unas 700 de ellas están en poder de las FARC. Los queremos a todos libres y a salvo.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.