¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Brasil: Sobre terrorismo autoritario y la vigilancia en línea

Más de 60 bloggers asistieron al carnaval de los blogs contra la censura [pt], la mayoría de ellos publican especialmente acerca de la nueva propuesta de los 13 ciber-crímenes para Brasil. El ante-proyecto ha pasado ahora a la Cámara de Diputados, donde una petición para que sea manejada con urgencia fue adelantada la semana pasada, poniendo a los bloggers en alerta roja. De ser aprobado, el ante-proyecto podría llegar a la sesión plenaria de la Cámara en cualquier momento, advierte el sociólogo Sérgio Amadeu [pt]:

La urgencia del senador Azeredo es para evitar el análisis de las consecuencias de su propuesta. Ciertamente, los artículos 285-A, 285-B y 22 concuerdan con los intereses de la MPAA, la RIAA y las corporaciones de TV. Son un ataque a los millones de usuarios de Internet y pretenden coartar la práctica del uso de archivos compartidos, principalmente a través de redes P2P.

Algunos bloggers son más optimistas, luego que el proyecto fuera enmendado. Têmis, de Doutora Responde [pt], un blog que busca contestar las preguntas de los lectores acerca de leyes de una forma simple, intenta desmitificar los 13 nuevos cibercrímenes. Ella concluye que luego de las enmiendas, el proyecto es aceptable, a menos que la Cámara de Diputados decida no aprobar los cambios propuestos:

El usuario de Internet que no roba contraseñas, que no irrumpe en las redes, que  no destruye redes para acceder a contenido protegido y no hace copias sin autorización, aquellos que no acceden ni revelan contenido pedófilo, finalmente, la vasta mayoría, puede estar en calma con respecto a la aprobación del proyecto de acuerdo a su versión más reciente.

Sin embargo, de acuerdo a otras fuentes, la situación de hecho merece mucha preocupación. Alexandre Oliva, miembro directivo de la Fundación del Software Libre para Latinoamérica, afirma que lidiamos con un “proyecto de terrorismo autoritario horrible y de vigilancia en línea” aprobado por el Senado bajo el pretexto de combatir la pedofilia. En un anuncio llamado Terrorismo autoritario y vigilancia, a la manera de Brasil, la Fundación explica más adelante sus puntos de vista:

Si en un futuro se establece pena carcelaria para actividades tan difundidas como acceso no autorizado a sistemas de computación, redes e información almacenada en ella. A pesar de ser justificada y promovida por los bancos con el propósito de detener a los criminales que obtienen, venden o destruyen información a través del fraude y la explotación de vulnerabilidades, está redactada de forma tan ambigua que puede fácilmente ser infringida por proveedores de equipos electrónicos (computadoras como servidores, de escritorio, laptops, videojuegos, teléfonos celulares, cámaras digitales, reproductores y grabadores, etc) y de información codificada digitalmente (textos, audio, video, software, etc.). Los abusos pueden ir desde amenazas legales hasta tiempo real en prisión para gente que desbloquee videojuegos o teléfonos celulares para instalar software no aprobado por el vendedor; quien trabaje en torno a los defectos deliberados de los reproductores o grabadores para obtener acceso a sus propias canciones o películas almacenadas en ellos; quien use trabajos protegidos de forma que no infrinja los derechos de autor, pero que a los terroristas de la autoridad les gustaría poner al margen de la ley.

André Lemos [pt], Coordinador del Centro de Cibercultura de la Universidad Federal de Bahía y profesor visitante de la Universidad Canadiense de Alberta y la Universidad McGill, agrega que el proyecto hace pocos cambios para los criminales, pero muchos para los usuarios regulares de Internet, quienes no sabrán si lo que están haciendo es legal o no y se sentirán bajo vigilancia las 24 horas del día los 7 días de la semana:

Por ejemplo, si yo difundo un virus sin saberlo, ¿sería arrestado? ¿Puedo intercambiar mis archivos con mis compañeros en redes P2P (mis fotos, música, archivos) sin pedir un permiso previo? ¿Cómo entenderán los proveedores ISP estos intercambios? ¿Puedo copiar un extracto del texto de un blog y pegarlo en el mío? En otras palabras, [el anteproyecto] crea una sensación de inseguridad y miedo general. Bloquea la imaginación y la creatividad.

La abogado y socióloga Ariel Foina [pt], quien se especializa en Derecho Penal Electrónico y es investigadora del fenómeno social en Internet y la Sociología del Ciberespacio, ha analizado cada punto del anteproyecto en un post muy completo, y comenta sobre los artículos redactados con torpeza y cómo pueden ser peligrosamente malinterpretados:

De hecho, los autores del anteproyecto en el Senado dicen que la idea no fue criminalizar la transmisión de archivos MP3 u otros archivos protegidos bajo derechos de autor a través de Internet sin la debida autorización… honestamente, sólo me recuerdan a los marcianos en Mars Attacks diciendo “¡Venimos en paz!” con una pequeña sonrisita en el fondo. […] Adicionalmente, la redacción del artículo es muy genérica, qué es “data”, ¿es la data de mi dirección de e-mail? ¿Mi numero individual de identificación lo sería? Un extracto de un artículo de noticia es en sí una porción de data… una porción de cualquier infografía es data… divulgarla, por “transferencia”, ¡sería un crimen! Cualquier Estado autoritario (ojalá que el nuestro no lo sea) podría usarla para procesar a los periodistas que obtengan información privada y la publicaran… Personalmente, pienso que el concepto de “data” es algo muy abstracto para estar escrito en una ley. Las leyes son hechas para ser interpretadas, para dar “certeza legal” a toda la sociedad… ¿qué será de la seguridad cuando la redacción de la ley permite interpretaciones ampliamente distintas?

Los bloggers y usuarios de Internet exigen al menos un largo y concienzudo debate, y no por recortes mezclados del anteproyecto. La petición en línea [pt] en defensa de la libertad y progreso del conocimiento en el Internet brasilero ha sido firmada por más de 70.500 personas -un extra de 20.500 firmas desde nuestro último reporte hace tres días. Se espera que al menos 100.000 serán suficientes para sensibilizar a la Cámara de Diputados en la necesidad de tratar la ley cuidadosamente. Sin embargo, mucho más puede hacerse desde una perspectiva individual, como sugiere Lucia Freitas [pt]:

Si eres flojo, pensando en que no se hará ninguna diferencia, te digo: sí la hace. ¿Por qué no buscamos más de 100 mil firmas para la petición? ¿Por qué no hablamos con cada miembro del consejo de nuestros estados y aclaramos nuestra posición? ¿Por qué no proponemos la discusión de un código que permita a los ladrones (virtuales y reales), pedófilos y otras alimañas ser arrestados y aún continuan en línea, sin drama?

Si es aprobada en la Cámara de Diputados, la decisión final está en las manos del Presidente brasilero, quien aún podría vetar el anteproyecto.

Recursos en inglés

El texto en portugués de la propuestas está disponible aquí, y una traducción al inglés de Pablo Lorenzoni revisada por Alexandre Oliva, miembro de la Fundación Latinoamericana del Software Libre, ya está disponible. Vean también artículos previos (inglés) del Global Voices Coverage sobre el tema en Mayo del 2007 y Noviembre del 2007.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.