¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Mozambique: Luz al final del túnel

El sociólogo mozambiqueño radicado en Alemania Elísio Macamo [pt] comentó recientemente acerca del recorte del 10% del presupuesto sueco al gobierno de Mozambique, seguido de Suiza, alegando falta de progreso en el gobierno mozambiqueño en luchar contra la corrupción y escasez de juicios a casos ligados a la corrupción.

No es la primera vez que Macamo escribe acerca de lo que él llama “industria de desarrollo”. Acá una traducción de las principales partes de su artículo a partir de su post original en portugués:

Puede ser una luz. Un amigo en Maputo me contó que el presidente Guebuza dijo, en una entrevista en STV en reacción por la reducción de la asistencia sueca a Mozambique, que teníamos que trabajar con la finalidad de no necesitar esa ayuda. Algo como eso. Me gustó. Debimos haber estado pensando en tales términos desde hace tiempo, a pesar que no haberlo hecho no explica nuestra complacencia. La misma lógica de la ayuda del desarrollo es también responsable por nuestra complacencia. Esa es la razón por la que encuentro extremadamente oportuna la declaración del presidente y considero vital que sea ampliamente discutida. Le daré vueltas desde acá.

La historia comienza con la decisión de Suecia en mayo pasado de reducir su apoyo a Mozambique bajo el programa de presupuesto de apoyo directo. La razón dada por los suecos se relaciona con lo que ellos consideran un pobre desempeño del gobierno mozambiqueño en combatir la corrupción y promover la transparencia. Son razones muy fuertes. Un caso que enerva mucho a los suecos es el tema del Banco Austral que hasta el momento no ha sido esclarecido. El embajador sueco en Maputo es citado por el periodista británico Joseph Hanlon como habiendo dicho que el dinero que ha sido retirado criminalmente del banco viene de los bolsillos de los contribuyentes suecos y hubiera servido para construir más hospitales y colegios. Para castigar al gobierno mozambiqueño, decidieron reducir su ayuda en unos cuatro millones de dólares.

2 cortan, cuatro aumentan, los otros mantiene

Es una historia extraña e inverosímil. Es extraña porque de los 19 socios de ayuda en programas de asistencia, solamente Suecia y Suiza decidieron reducir la asistencia por estas razones. No creo que se deba al hecho que estos dos países tengan nombres casi idénticos. Debe haber otras razones. Cuatro miembros de ese grupo, incluido Austria, Alemania, Irlanda y España, planean aumentar la ayuda. Creo que es extraño porque la industria de desarrollo asume que sus criterios son claros y objetivos y que la respuesta a la realidad es por medio de ellos, solamente una. Por lo tanto, nos gustaría saber ¿quién está siendo incoherente? ¿Suecia y Suiza? ¿Irlanda, Alemania, España y Austria? ¿Los otros 13? Y asumiendo que el gobierno mozambiqueño deliberadamente no está tomando en consideración el mensaje, ¿qué mensaje debería estar mandando a los otros gobiernos? ¿Que todo está bien, que el problema son solamente los suecos y los suizos?

O sea que la historia es extraña e inverosímil. El apoyo sueco en Mozambique siempre ha sido incondicional. Nuestro país tiene una deuda con la generositdad de sucesivos gobiernos suecos. Ha habido peores momentos en la historia de la asistencia para el desarrollo, pero los suecos siempre se mantuvieron firmes en su creencia que la asistencia para el desarrollo es un importante instrumento para promover el desarrollo. En años recientes ha habido una significativa mejora en las herramientas para controlar el gasto y la obtención públicos. Estas mejoras se debieron principalmente a los esfuerzos del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, pero también a la inversión que otros donantes han hecho y que ellos llaman “construcción de capacidad”. Esta inversión está dando lugar a buenos efectos y permite a la Corte Administrativa, por ejemplo, controlar mejor el gasto público. Esto todavía no es todavía suficientemente transparente en casos relacionados con conflicto de intereses entre el gobierno y el sector privado.

Pero decir que el desempeño del gobierno es débil a este nivel es terrible. Y eso que no estoy preguntando por qué la reducción de cerca de cuatro millones de dólares es la medida más apropiada para reaccionar ante un pobre desempeño. ¿Por qué no 5, 6, 10, 20 ó 35? ¿Estarían complacidos los contribuyentes suecos de saber que cuando su dinero no es usado adecuadamente su gobierno aplicaría un recorte del 10 por ciento sobre sus obligaciones…?

Por cierto, me gustaría abrir un pequeño paréntesis para decir que la actitud de los donantes en relación al Banco Austral es por todos lados problemática si tenemos en mente lo que nos han dicho acerca del imperio de la ley. Está en la mente de todos nosotros que el banco fue saqueado y que hay mucha documentación en ese sentido. Pero hasta ahora ninguna corte ha dicho directamente quién es culpable. Todos sabemos quién es el culpable. Pero, repito, todavía no ha hablado ninguna corte, por tanto, debemos observar el principio de presunción de inocencia.

Ahora imaginen una cosa: la Oficina del Fiscal General decide, basada en el informe forense en su poder, iniciar una demanda, la maquinaria judicial entra en operación, citan a la gente, los llevan a la corte… y entonces la corte decide que *no hay evidencia* que sustente los cargos del fiscal. ¿Entonces qué? ¿Todos los donantes recortarán su ayuda a Mozambique porque un juez no encontró suficientes razones para levantar la presunción de inocencia? ¿(Seguirán) diciendo que hubo interferencia política? ¿Preferirán sentenciar simplemente para tener una condena? […] Los donantes están volviendo el caso del Banco Austral en un asunto político con pocas opciones de aplicar la ley. Creo que eso es extraño.

¿Qué ahuyenta a los suecos?

Así que regreso a mi preocupación sobre lo que ahuyenta a los suecos. La impunidad no parece una razón verosímil para la reducción del apoyo a Mozambique […]

Los Suecos gustan de nosotros

Pero está bien que Suecia haya tomado una decisón así. E incluso, está bien que el presidente [de Mozambique] haya reaccionado en la manera en que lo hizo.

También necesitamos tener una idea de qué debemos hacer en el corto plazo, para reducir nuestra vulnerabilidad de los que son como nosotros. Esto significa que debemos invertir más en explorar nuestro futuro. Como lo he venido sosteniendo en años recientes, esto involucra abandonar la perniciosa idea de que la industria del desarrollo está en los objetivos definidos por la Asamblea General de la ONU. El desarrollo debe ser nuestra capacidad para crear nuestros problemas y solucionarlos nosotros mismos. Por ejemplo, el desarrollo no puede ser la reducción del analfabetismo, a pesar que la reducción del analfabetismo es importante para darle sustancia a nuestra identidad como comunidad política. Más importante que reducir el analfabetismo es generar demanda de educación, administrar su disponibilidad y aprender a manejar sus consecuencias para el mercado laboral, participación política y aspiraciones individuales. El tiempo, dinero y energía consumidos en la producción de lemas como “combatir la pobreza absoluta” deberían ser empleados en este tipo de reflexiones, al menos respecto a la contribución de la academia.

Suecia y el Presidente de la República lanzaron un importante desafío a los pensadores mozambiqueños. ¡Allá vamos!

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.