¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Brasil: Un balance olímpico

Para un país cuyo mejor record era su décimo quinto lugar en Atenas la vez anterior, el vigésimo tercer lugar de Brasil en la tabla de medallas en las Olimpíadas de Pekín, con solamente 3 medallas de oro, no fue una derrota extraordinaria – sin embargo, desde periódicos a blogs, el sentimiento general es de desilusión. Ana Diniz [pt] alega que no tenía por qué haber sido así:

Una medalla olímpica es, en esencia, una afirmación nacional, y acá es donde radica la frustración brasileña. ¿Pero ahora somos más que vigésimos en el mundo? A pesar de la propaganda oficial de orgullo (Dios mío, cómo recuerdo la dictadura con su “te amo, mi Brasil, te amo”) no somos más que eso, en realidad no. Y no es malo -después de todo, hay alrededor de doscientos, trescientos países en el mundo. Estar en la primera divisón en la liga del mundo debe significar algo, no sé exactamente qué, considerando que no tenemos pretensiones de hegemonía o de nuevos imperios. ¿O lo tenemos?

Dom [pt] equilibra los buenos momentos contra las dificultades de la participación brasileña y concluye que hay más en organizar las Olimpiadas que ser campeones:

Para acercarnos a las delegaciones brillantes, como la de EEUU en eventos internacionales, es necesario invertir en los colegios brasileños. El éxito en los deportes involucra valorizar la educación física y despertar la conciencia de los deportes como una excelente herramienta para la inclusión social. No podremos hacer buenos atletas si no tenemos las bases para que surjan.

La medalla de oro en voley fue considerada como una apuesta segura y no llegó. Sin embargo, el peor momento para los espectadores brasileños fue, sin duda, la derrota en fútbol ante su némesis Argentina. Según Ricardo Jurczyk Pinheiro [pt], esto no es una sorpresa:

El equipo masculino de fútbol queda en ridículo, ¡perdió de nuevo tres a nada con Argentina! Nada podría ser más humillante, es una venganza por la última copa americana. Al día siguiente, Ronaldinho Gaúcho se divertía, tocaba pagode… mientras que acá todo el mundo estaba con dolor de cabeza.

 

- Marta.
– Muerto, gusto de conocerte.

Juego de palabras con las palabras Marta, nombre de una de las estrellas del equipo femenino de fútbol, y morto, que significa muerto en portugués, lo que para mucha gente define bien la situación en la carrera de Ronaldinho en este momento. Caricatura de Quinho

Angelo da Cia [pt] está contento de que todo se haya acabado y que ya no tenga que:

– Escuchar la triste historia del brasileño que superó un pasado de miseria y escapó del crimen gracias a los deportes;
– Escuchar la triste historia del brasileño que superó la falta de auspiciadores y de apoyo para competir en las Olimpiadas;
– Escuchar la triste historia del brasileño que superó el prejuicio y ganó en deportes;
– Escuchar la letanía de que Brasil no apoya a sus atletas;
– Ser humillado en la tabla de medallas por Georgia y Jamaica;
– A pesar de las odas a nuestro humilde pueblo, ver que la mayoría de nuestras medallas en los juegos vinieron de nuestra élite (equitación, vela) o de la adinerada clase media (judo y natación);
– Ver brasileños llorando cuando ganan medallas;
– Ver brasileños llorando cuando pierden medallas;
– Escuchar a los comentaristas decir que los brasileños están conmovidos por obtener medallas;
– Escuchar a los comentaristas decir que los brasileños están conmovidos por perder medallas;
– Ver la “falsa” audiencia en los juegos. No me malentiendan: cuando una mancha amarilla se muestra en el público normalmente hay una docena de brasileños que son parientes o participantes de los juegos. El resto son chinos “disfrazados” de verde-y-amarillo, para aumentar las cifras y dar la impresión de que estos son juegos normales, que han atraído fanáticos de todo el mundo.

Ahora es momento de regresar a la vida real y recordar que se avecinan las elecciones locales. Como con las Olimpiadas, los brasileños solamente eligen a sus representantes locales cada cuatro años y ahora es momento de votar. Nicholas Fernandes Gimenes [pt] le pide a la gente no olvidar que:

También deseo que todos los brasileños, los patriotas que lloraron con el fútbol de mujeres, el voley de hombres y otros se vuelvan patriotas en las elecciones de este año, en su trabajo, con el ambiente… ¡De seguro, Brasil sería digno de medallas!

“Perder una oportunidad puede hacerte perder mucho tiempo. Y cuatro años es mucho tiempo”, una parodia de la campaña del Tribunal Superior Electoral (el acrónimo es TSE en portugués) para la toma de conciencia acerca de la importancia de votar, tomada de Caixa Pretta.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.