¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Libia: Especial de Ramadán

Ramadán, el sagrado mes musulmán de ayuno, empieza en todas partes del mundo islámico. Dependiendo de tu localización, podría haber empezado, empezará mañana e incluso el martes en algunas partes.

La blogósfera libia está poblada de posts sobre Ramadán y mientras algunos de ellos son de naturaleza de felicitación, como este ejemplo del blog Alwafy administrado por el dúo Hassen and Hana, otros tienen un sabor diferente.

WEDA 4 All revive las bellas tradiciones libias de su ciudad Bengasi y nos lleva a un recorrido virtual al Mercado del Pescado (Soug al hoot) que ella visitaba con sus padres.

“no puedes estar en Bengasi en Ramadán y no ir ahí….. de verdad te perderás de mucho….. mientras vayas para allá verás la multitud que empieza a eso de las 2pm… mucho pan libio hecho en casa “tanoor”, harrisa, emsaer, boreek, aceitunas, knafaa,…etc.. & por supuesto fuegos artificiales.[sic]”

Hay otra parte conmovedora de su post pero deberán leer para entender.

Después está PH de My Personal Space (Mi espacio personal) que destaca varios aspectos sociales negativos en el mundo árabe asociados con el Ramadán y que también se aplican a Libia. Estos vienen como resultado de – en mi opinión – la muy rápida pérdida de valores que está asolando nuestra región últimamente. No puedo precisar qué lo trajo y cuándo comenzó exactamente pero admito que es una parte integrante del mosaico de nuestra sociedad y cultura. Así que la gran cantidad de caricaturas que él ha puesto refleja: preocupación con los programas de televisión de Ramadán, socialización extrema de los jóvenes en lugar de búsquedas espirituales, hipocresía y adicciones, impuntualidad y otras malas prácticas en la oficina, ambición y lujuria, alza de precios, teorías de la conspiración de proveedores de satélite y ‘Occidente’, sin olvidar que no sería PH sin la rara insinuación política y así tenemos la calle árabe haciendo de la vista gorda respecto de los temas árabes candentes y mi personal favorito es la caricatura con el militar de EEUU que arresta al Mesaharati (conocido como la persona que tradicionalmente despierta a los musulmanes para que puedan tener su suhour, es decir, el desayuno de Ramadán antes del amanecer) y lo acusa de tener intención terrorista.

On the edge, una norteamericana casada con un libio está haciendo la cuenta regresiva a Ramadán. Comparte con nosotros las preparaciones para Ramadán mientras su esposo se fue a la playa:

“[…] me quedé en casa a pasar el día trabajando en la cocina cocinando para congelar antes de Ramadán. Ramadán está a solamente un poquito más de una semana [.] Tengo la esperanza de que si cocino todo lo que puedo de antemano, no pasaré TODO mi tiempo en la cocina este año [.] Hoy cociné un poco más y preparé todas las verduras encurtidas y las dispuse para empezar a marinarlas. Mañana espero terminar de hornear las pizzas. También cociné las sopas. Todo esto va al congelador para sacarlo conforme se necesita en las cenas. Después debo enfrentar la limpieza de la casa…¡ajj! Odio esta parte más que cocinar. El Ramadán es 90% de preparación y 10% de hacer lo que debe hacerse. Esta no es la manera correcta de celebrar Ramadán pero ayuda a que estas cosas no estén en el camino para que puedas dedicar tu tiempo a la oración, actos de caridad, buenas acciones, buenos pensamientos y ser bueno. Portarse bien, son las palabras que funcionan acá. Es por eso que rezar es bueno, te mantiene en carrera [..]”

No obstante el humor, ella se las arregla para recordarnos que el Ramadán se trata de aprovechar tu espiritualidad y la conexión con Dios, que es el mensaje y la bendición del Ramadán.

Y mientras estamos en el tema de 3ibadah (principios de adoración a Dios) y espiritualidad, otro post relacionado con el Ramadán es el de White African, una libia en Gran Bretaña. Ella acaba de regresar de Umrah y comparte con nosotros el bello espíritu de La Meca y Medina desde la clandestina cámara de su teléfono celular.

“ver de nuevo el haram fue asombroso, todo el sitio te absorbe y te olvidas de todos tus problemas, la vida, las cuentas, formularios, etc… simplemente es serenidad… obviamente tomé fotos pero las de dentro del haram son con mi celular pues mi cámara es muy grande como para esconderla […] siempre es raro regresar después de visitar la meca y medina, como que te absorbe ese estilo de vida de rezos en el haram y escuchar al adhan y tener generalmente más ibadah en tu vida [..] meca y medina se están llenando bastante rápido de gente que viene especialmente para el ramadán, para cuando nos fuimos estaba abarrotado…”

Otra faceta la expresa Khadijateri, un norteamericana que vive en Trípoli y está casada con un libio. Como On the edge, está haciendo sus propias preparaciones para el Ramadán.

“Me pasé el fin de semana relajándome y comprando cosas para el Ramadán […] La de las compras fue la parte agradable. Compré una nueva licuadora y un horno microondas. También algunas cosas para la cocina: envases de plástico y cucharas de sopa. Ya tengo bastante de todo para la cocina. También recogí algunas cortinas para mi dormitorio y un pequeño mueble con tres cajones que encaja bien debajo de mi escritorio. No los necesito, pero los quería y el dinero estaba en mi bolsillo así que los compré. Decidí que para las verduras no voy a ir de compras a ningún sitio en especial. Hay una tienda a la vuelta de la esquina que siempre tiene todo lo que necesito.”

También golpea a los libios donde más les duele:

No puedo entender por qué los libios se vuelven locos en las tiendas de comestibles justo antes de que comience el Ramadán. Pensarías que toda la comida va a desaparecer o algo así.

Para ser justos, el Ramadán ha estado comercializándose cada vez más en el mundo árabe al menos, y hasta en Libia, la compra de verduras y utensilios de cocina y renovar cocinas se ha vuelto un aspecto principal de los planes previos al Ramadán. También los vicios de la modernización y la globalización están alcanzándonos cada vez más y mermando algunos de los aspectos inocentes de nuestra cultura, y nos está haciendo más materialistas. Aún así me gustaría pensar que la mayoría de los libios no compraban porque son glotones o lo suficientemente estúpidos para pensar que la comida va a desaparecer pronto, sino más bien por la simple razón que insinuaba On the edge, es decir, ¿preparaciones previas para ahorrar más tiempo para la contemplación religiosa?

¡Ramadan Mabrouk a todos ustedes!

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.