¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Kenia: Ley de derechos reproductivos desencadena debate sobre el aborto

La ley propuesta por grupos kenianos a favor de los derechos de las mujeres, que haría el aborto más accesible, ha desencadenado nuevamente el debate sobre la legalización del aborto. Actualmente, este procedimiento es ilegal en Kenia, con excepción de los casos en los que la vida de la mujer encinta esté en riesgo. Muchos líderes religiosos y políticos del país se han pronunciado en contra de este intento de modificar la ley que regula los abortos.

Grupos a favor de los derechos de las mujeres lanzaron una campaña a principios de este año para garantizar que la salud sexual y reproductiva en Kenia sea accesible, disponible y asequible. La Ley del 2008 sobre Salud y Derechos Reproductivos es parte de esta campaña; dicha ley fue redactada por la delegación keniana de la Federación de Abogadas (Federation of Women Lawyers) y la Coalición sobre la Violencia Contra la Mujer (Coalition On Violence Against Women). La ley trata varios temas de salud reproductiva, incluyendo la promoción de un más fácil acceso a los abortos. La ley propone, por ejemplo, que a las mujeres que declaren que su embarazo es producto de abuso sexual, violación, profanación o incesto se les garantice un aborto legal.

Arthur Okwemba, resume el debate sobre el aborto en African Woman and Child Features Service de la siguiente manera:

El aborto continúa siendo un tema que no se discute en Kenia. Sin embargo, a pesar de las leyes que restringen la terminación del embarazo, el aborto ilegal en este país de África Oriental sigue sin disminuir. No existen respuestas fáciles para este tema tan emotivo. Mientras unos defienden el derecho de las mujeres a decidir si desean o no tener un bebé, otros, apoyándose en la religión, defienden los derechos del feto.

Grupos a favor de los derechos de las mujeres señalan que el acceso al aborto es también un asunto de salud, ya que muchas mujeres se someten a abortos que no son seguros. Si bien es difícil obtener estadísticas certeras, dada la naturaleza ilegal del aborto, un estudio a nivel nacional demostró que cada año se realizan 300.000 abortos en Kenia, lo que ocasiona que un estimado de 20.000 mujeres y jóvenes que son hospitalizadas por complicaciones de salud relacionadas con este procedimiento. Esto se traduce en aproximadamente 800 abortos diarios y 2.600 muertes de mujeres por año. Otro informe calcula que más del 40% de la tasa de mortalidad materna en Kenia es producto de abortos inseguros.

Para proteger la salud de la mujer, morpheus revolutions indica que algunas veces los doctores se encargan personalmente de este asunto.

Los doctores kenianos a menudo tienen un enfoque “liberal” hacia la interpretación de las políticas restrictivas de aborto en Kenia, saben que si no lo hacen, las mujeres se verán forzadas a recurrir a abortos inseguros que ponen sus vidas en un riesgo mayor. 

Kenyanobserver señala que la ley que regula el aborto no tiene sentido, y, que fue redactada en gran parte para proteger a los hombres: 

Kenia tiene una de de las leyes de aborto más restrictivas, en contraposición con el resto del mundo donde se están haciendo más flexibles, la tasa de abortos aumenta y se vuelve más peligrosa a medida que las mujeres toman riesgos mayores para completar sus abortos. Una visita a la sala 1D en Kenia, donde terminan las mujeres luego de un aborto que sale mal, constituye una evidencia aleccionadora. Lo que no entiendo es la hipocresía gubernamental en relación a este asunto dadas las estadísticas. ¿Sabían que una persona que ayude a otra a completar un aborto puede ser sentenciada a pena capital? ¿Y qué sucede con los hombres que violan a la fuerza a jóvenes, familiares y mujeres con problemas mentales en el país?

MUNGA, quien bloguea en CONTROVERSIALconsidera que la solución es legalizar este procedimiento.

El aborto en nuestro país, Kenia, es una historia sin fin. Primero, la policía va tras los doctores que practican este “vicio” para encarcelarlos. Sin embargo, en mi opinión, la solución al problema no es perseguir a los doctores, después de todo sólo intentan ganarse la vida si bien lo hacen por medios errados. Por lo tanto, me inclino hacia la pro-vida y pro-decisión, que la “pareja encinta” sea quien decida qué hacer con su situación. Esto será posible sólo si el aborto se legaliza en Kenia. 

Ahora bien, otros blogueros están de acuerdo con los políticos y líderes religiosos de Kenia que se oponen a una ley de aborto menos restrictiva. John Smeaton, quien bloguea en la Sociedad para la Protección de Niños Nonatos (Society for the Protection of Unborn Children), opina que la ley no debe ser aprobada.

La aprobación de esta ley estimularía y permitiría el fácil acceso a abortos libres, sin virtualmente ningún tipo de salvaguarda que proteja la vida de niños nonatos.

Con el pretexto de los “derechos reproductivos”, la ley estipula  la “atención fácil y accesible relacionada con el aborto” como un derecho reproductivo. El aborto puede permitirse siempre que “la continuación del embarazo represente un riesgo de lesión para la salud mental o física de la mujer”. Esto permitiría, en efecto, los abortos libres. 

Arthur Okwemba, en African Woman and Child Features Service, advierte que independientemente del bando que los kenianos apoyen en el debate sobre el aborto, el tema debe ser tratado – y no desaparecerá tan fácilmente.

Recientemente, la prensa de Kenia sensacionalizó, incluso valiéndose de fotografías, la muerte de 15 fetos aparentemente causada por abortos ilegales. El público levantó la voz y la condena pública al aborto se extendió. Sin embargo, esta reacción no desalentará a las jóvenes, que no encuentran otras opciones, a repetir este acto nuevamente. 

Foto Test de Embarazo Positivo de Amber B McN en Flickr.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.