VIEJO Kuwait: Una celebración del Girgian especial

En la región del Golfo, la gente celebra la mitad del sagrado mes del Ramadán: niños y niñas se disfrazan y van de casa en casa deseando a sus vecinos un buen Ramadán mientras recogen alguna sorpresa o dinero que les dan.

En Kuwait, intlxpatr se sorprendió cuando llamaron inesperadamente a su puerta:

The doorbell rang.

No one rings my doorbell. The doorman always calls to let me know if a visitor has arrived.

“Who’s there?” I called out.

“It’s GIRGIAN!” a chorus of voices rang out.

Girgian is a children’s holiday, a little like Hallowe’en, about half way through the month of Ramadan, when costumed children come and ring your bell and are given sweets, sometimes money. If you are really lucky, they sing a song. My understanding is that normally the children go around to their families, like aunts and uncles and cousins, and to close neighbors.

El timbre sonó.

Nadie llama a mi timbre. El portero siempre me avisa para decirme que tengo visita.

“¿Quién está ahí?” Grité.

“¡Es GIRGIAN!” Gritó un coro de voces.

Girgian es un festivo para los niños y niñas, parecido a Hallowe'en, más o menos a mitad del mes de Ramadán. Los niños, disfrazados, vienen y llaman a tu puerta y se les dan dulces y, a veces, dinero. Si tienes suerte, incluso te cantan una canción. Hasta donde se los niños y niñas visitan a sus familias (tías, tíos, primos, etc.) y a los vecinos más cercanos.

No hace falta decir que intlxpatr estaba encantada por la sorpresa:

In come eight gorgeous little Kuwaitis, all English speaking, all dressed top to bottom in gorgeous finery, bright thobes and prayer caps, beautifully hand woven bisht with gilt trim, dresses with embroidery and lace and gilt skirts, golden headdresses – oh! They were gorgeous!

No one has ever come for Gergian before. I didn’t have anything prepared. Thank God AdventureMan has a sweet tooth, and thank God, they were polite and appeared delighted with handsfull of Oreo cookies and marshmallows, which were all I had.

Some days, you just never know when a blessing will appear. Those darling children made my day.

Vinieron ocho lindos y pequeños kuwaitís, todos hablaban inglés y todos iban vestidos de pies a cabeza con ropa elegante y brillante, gorras de plegarias, preciosas ‘bisht’ tejidas a mano con adornos dorados, trajes con bordados, lazos y faldas doradas, tocados de oro – Uah! ¡Estaban preciosos!

Nadie nunca antes había venido en Girgian a mi casa. No tenía nada preparado. Menos mal que tuve suerte y gracias a Dios, fueron correctos y se asombraron con un puñado de galletas Oreo y masmelos, todo lo que tenía.

Nunca sabes cuándo puede llegar una bendición como esta. Aquellos encantadores niños me alegraron el día.

Incluso comparte un video subido a YouTube sobre la celebración, del blogger kuwaití Chikapappi.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.