- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Venezuela: La Expulsión de Human Rights Watch

Categorías: Latinoamérica, Venezuela, Derechos humanos, Política

A José Miguel Vivancos, vocero de la ONG internacional Human Right Watch [1], lo buscaron unos militares armados y lo botaron de Venezuela algunas horas después de haber leído el informe “A Decade under Chávez: Political Intolerance and Lost Opportunities for Advancing Human Rights in Venezuela [2]“, donde repasaba algunos comentarios críticos sobre los años de gobierno del presidente Hugo Chávez.

La respuesta del gobierno venezolano a lo que calificó como “otra agresión extranjera del Imperialismo estadounidense” fue rápida, contundente, y quizás le dio la razón al mismo informe donde señala que la intolerancia política es uno de los rasgos fundamentales en la Venezuela
contemporánea.

El informe realmente no dice nada que la oposición venezolana no tenga años señalando, en realidad no hubo nada nuevo en las declaraciones de Vivancos, pero el hecho de ser extranjero y la legitimidad internacional de la ONG ocasionaron que su salida del país fuese inmediata. Además, hace una semana también se había expulsado de Venezuela al embajador de Estados Unidos en solidaridad con la expulsión del embajador boliviano expulsado de Washington.

Iria Puyosa, en su blog Resteados [3], sólo publicó unos extractos de Human Right Watch en un post llamado “Please, don't watch… or Fuck you [4]“:

Venezuela no logrará obtener un progreso real y sostenido hacia el fortalecimiento de su democracia—ni tampoco ser un modelo útil para otros países de la región—mientras su gobierno continúe despreciando los principios de derechos humanos establecidos en su propia Constitución.

[…]

El capítulo 2 documenta de qué forma el gobierno ha:
– Despedido a opositores políticos de algunas instituciones estatales y de la compañía petrolera estatal y puesto sus nombres en listas negras;
– Ha negado a algunos ciudadanos el acceso a programas sociales como consecuencia de sus opiniones políticas; y
– Discriminado contra los medios de comunicación, los sindicatos y las organizaciones de la sociedad civil en respuesta a sus críticas o a su actividad política.

Por su parte, aunque la parte de la blogosfera que apoya al gobierno ha bajado muchísimo su actividad en los últimos meses, hay espacios en los que su opinión se ha hecho sentir. El portal Aporrea.org no ha dejado de publicar artículos que atacan directamente a Vivancos y al papel que desempeña HRW (llamándolos “empleados de la CIA” y desestabilizadores), responden al informe como si se tratara de un documento del gobierno de EEUU, e incluso algunos autores como Francisco Sierra Corrales proponen que “Hay que redefinir los Derechos Humanos [5]“:

Podemos decir que no sólo los estados o gobiernos son los únicos sujetos activos o los únicos susceptibles de violar los derechos humanos o garantías sociales sino que lo puede hacer el Imperialismo Yanqui, como primer factor de poder mundial. Por ejemplo, el terrorismo mediático y las desestabilizaciones políticas son impulsadas y monitoreadas por Washington, en contra de nuestros pueblos, en especial en contra de los gobiernos de centro-izquierda y centro-derecha que han empezado a surgir en nuestro continente en lo que va de siglo.

En otro foro político, un forista revolucionario Achue2 comenta [6]:

Con una diplomacia subliminal nos quieren convencer que se cometió un abuso contra este “martir” de los Derechos Humanos. Acá se le dio cuerda [oportunidad] suficiente a este señor. Tiene 10 años viniendo en tiempos electorales a subvertir el orden interno con calumnias y falacias apoyando a una tolda politica… perdió el equilibrio y la veracidad

En cambio para blogs históricamente identificados como opositores a Chávez, el impasse es sólo un paso más en el incremento de la intolerancia del gobierno militar en Venezuela [7]. En otras opiniones, no tan en lo blanco y negro, Rómulo Rodríguez comentó en su blog Romrod [8] que no estaba de acuerdo con el procedimiento de sacar del país a una persona por hacer esas críticas:

No me importa realmente quien es este señor Vivancos, no lo conozco ni me interesa. Pero lo que si me importa es que el gobierno venga y nos diga como y por que lo que se dice en el reporte es falso. Punto por punto si es posible. Responder con la expulsión de estos señores lo que me hace pensar es que como que tienen la razón y por esto es que los botan. Una torpe bravuconada. […]

¿No hay discriminación política? ¿No hay intolerancia? ¿Hay un completo respeto a las minorías?

Y por su parte Petrusco participa en la sección de comentarios [9] y entra en la discusión sobre la legitimidad de HRW y sus intereses políticos para venir al país a presentar un documento como ese:

El día que la HRW demuestre su imparcialidad y eficiencia lanzando informes duros y contundentes en contra de gobiernos como el de Estados Unidos o Israel y realizando acciones serias y eficientes en función de esos informes entonces si valdrá la pena creerles lo que se vengan a leer aquí o en donde sea.

¿Se ataca al mensaje o al mensajero? Lea el informe [10] y saque también sus
conclusiones.