¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Rusia: Uso de drogas intravenosas llevan a la propagación del VIH/SIDA

Mientras el sub-Sahara africano sigue siendo la región más duramente afectada por el VIH, un reporte de UNAIDS dice que algunos de los incrementos más penosos en nuevas infecciones están sucediendo en otros lugares, como Rusia. Muchos expertos en VIH/SIDA también han expresado preocupación porque Rusia, así como otros estados de la ex Unión Soviética, están enfrentando epidemias generalizadas de VIH/SIDA. Pero a diferencia de muchas otras partes del país, la mayoría de los casos de VIH en Rusia son debido al uso de drogas intravenosas.

La epidemia de VIH en Rusia continúa creciendo, aunque no tan rápido como lo hizo en los 90. Los estimados varían, pero se cree que casi un millón de personas viven con VIH en Rusia. El uso de drogas intravenosas es la principal forma en que se transmite el VIH -fue responsable de dos tercios de casos de VIH recién registrados en 2006. Neil Smith, quien publica en docshop.com, ahonda sobre el tema:

“Ciertas partes de Rusia están plagadas de epidemias de VIH/SIDA como resultado de la gente que comparte jeringas y agujas. El problema es tan serio que la Organización Mundial de la Salud ha marcado a Rusia como la nación con la peor epidemia de VIH/SIDA en toda Europa, abarcando casi un millón de personas infectadas. VOANews.com cita ‘el uso de drogas intravenosas, especialmente entre los jóvenes’ como el principal vehículo causante de la rápida infección, que continúa y empeora con cada año. Moscú y San Petesburgo se cree que son las áreas más duramente impactadas”.

La adicción a las drogas, junto con el VIH/SIDA, sólo se volvieron problemas masivos en Rusia luego de la caída de la Unión Soviética, ya que la apertura de las fronteras hizo más fácil la entrada de narcóticos ilícitos. Ahora se estima que entre 1,5 y 3 millones de personas en Rusia son usuarios de drogas intravenosas, inyectándose heroína y otros narcóticos con base de opio. Muchos de estos usuarios se inyectan con jeringas no esterilizadas, aumentando el riesgo de transmisión del VIH.

En su blog, Kh. Atiar Rahman habla acerca del creciente problema de la droga y su efecto dominó:

“Desafortunadamente, la base social de la drogadicción se está expandiendo. Hoy, esta enfermedad se ha filtrado en todas las secciones de la sociedad, abarcando territorio -mundial, especialmente en las zonas deprimidas. Esto está llevando a una avalancha de difusión del SIDA… La mayoría de los drogadictos -más del 53%- son personas sin una ocupación definida. Son ellos los que fortalecen el ejército de distribuidores también, lo que a su vez se convierte en una llamarada de delitos”.

Uno de los métodos utilizados para disminuir la propagación del VIH a través de jeringas contaminadas, son los programas de intercambio de agujas. Hubo más de 50 proyectos de intercambios de agujas -y jeringas- operando en Rusia el año pasado. Tal programa es realizado por la Fundación de Acción Humanitaria, con sede en San Petesburgo, quienes operan una clínica móvil en un autobús repotenciado. El autobús hace paradas nocturnas en áreas frecuentadas por los usuarios de drogas y les facilita agujas limpias y jeringas, así como otros servicios sociales y de salud. Este video, narrado por el fundador de la organización, Sasha Tsekhanovich, habla acerca de sus esfuerzos y del estigma que enfrentan los usuarios de drogas:

Otro método que muchos expertos en salud dicen que es crítico para controlar la propagación del VIH entre los usuarios de drogas intravenosas es el tratamiento sustituto. Por ejemplo, facilitándoles metadona, una forma sintética de opio, a los adictos a la heroína para ayudarlos a apartarse de la misma. Sin embargo, el tratamiento con metadona no está siendo administrado en Rusia, y el tema es considerado un tabú. A principios de año, el jefe de salud pública del país dijo que Rusia no estaba lista para adoptar prácticas como la terapia de reemplazo por metadona. Un post en un blog de Rehabilitación a las Drogas explica lo siguiente:

“El tratamiento de metadona es tabú en Rusia debido a que muchos sienten que es simplemente reemplazar una adicción por otra. De hecho, hasta tocar el tema puede provocar serias sanciones legales. Publicar estudios que muestren los efectos, positivos y negativos, del tratamiento de metadona también es ilegal. Así, los cargos a menudo son contra médicos que publican estos hallazgos en sus sitios web. Ya que el tratamiento de metadona es difícil de conseguir en Rusia, muchos encuentran que la desintoxicación no es efectiva y una vez que dejan el programa de rehabilitación de drogas, vuelven a usarlas”.

Sin embargo, los expertos también señalan que no son sólo los drogadictos los que están siendo afectados por el VIH/SIDA en Rusia. La transmisión por medio del coito heterosexual sin protección ha estado aumentando consistentemente desde finales de los 90 también, y hay un superposición sustancial entre el trabajo sexual y el uso de drogas intravenosas. Unkie Dave, blogueando en Booming Back, dice que la clave para disminuir globalmente la epidemia de VIH es observar todo el panorama:

“El SIDA es una enfermedad de pobreza e ignorancia, que afecta a los más vulnerables y marginados de cualquier sociedad. En América, es una enfermedad de mujeres negras, en Rusia afecta a los usuarios de drogas intravenosas, en Tailandia afecta a las trabajadoras sexuales, y así. Pero al enfocarse en sólo un grupo de cualquier cultura, da la impresión que todos los otros grupos no son afectados, llevando a un comportamiento riesgoso en los medios masivos, y la consecuente marginalización de los que están al margen”.

Foto del Close-up de una jeringa por big_chocolate_monster en Flickr.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.