¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Europa Central y del Este: la crisis financiera

A continuación le mostramos un resumen de las reacciones de la blogosfera anglófona sobre la crisis financiera actual en algunos países del Centro y el Este de Europa.

Hungría

Antal Dániel de Central Europe Activ escribió esto el 13 de octubre:

After major banks and insurance corporations were bailed out by European government, Hungary has become the first member state of the EU the receive a bailout offer from IMF with the support of EU’s Ecofin. Hungary looks to be the most fragile member of the Union in the global financial crisis. […]

Después de los rescates que el Gobierno Europeo hiciera a los grandes bancos y compañías de seguros, Hungría se ha convertido en el primer estado miembro de la UE en recibir una oferta de rescate del FMI con el apoyo del Ecofin de la UE. Hungría parece ser el miembro más frágil de la Unión en la crisis financiera mundial. […] 

El blogger húngaro considera que “la situación económica actual es resultado de una crisis política”:

[…] In the 2002 election campaign, both the then-ruling centre-right and the centre-left campaigned with the promise to give back more to the people from Hungary’s economic success between 1989 and 2002. The two major parties, right-wing Fidesz and the Socialist Party have outbid each other with spending promises and tax-cut promises. […] The Socialist Party has kept much of its incredible promises, driving up budget deficit to a 10% record. Sadly, a similar bidding came in the 2006 elections that the Socialists won narrowly. The Socialist Partly leader, Mr. Gyurcsány has admitted afterwards that his party lied to the voters, which made his later austerity measures rather unwelcome by the Hungarian people. […]

[…] Durante la campaña electoral de 2002, la entonces gobernante centro derecha y la centro izquierda prometieron devolver a Hungría una gran parte del éxito económico húngaro de entre 1989 y 2002. Los dos partidos principales, el derechista Fidesz y el Partido Socialista, pujaban cada vez más alto con promesas de gastos y recortes de impuestos. […] El Partido Socialista ha mantenido bastantes de sus increíbles promesas, llevando al déficit presupuestario hasta un récord del 10%. Desgraciadamente, una nueva puja llegó en las elecciones que los socialistas ganaron por poco en 2006. Ferenc Gyurcsány, líder del Partido Socialista, admitió más tarde que su partido mintió a los votantes, de modo que sus posteriores medidas de austeridad no fueron bien recibidas por los húngaros. […]

Para superar la crisis, Dániel concluye: “Los votantes húngaros […] tendrán que obligar a los principales partidos a hacer promesas y políticas de finanzas públicas más racionales”.

Eva Balogh de Hungarian Spectrum escribió esto sobre la inadecuada respuesta de la oposición húngara a la crisis:

[…] Let's start with the leaders of SZDSZ. Once again, they seem to be out of touch. […] They talk as if the Hungarian government's most important task would be “reforms.” Reforms that ended, according to them. And therefore, isn't it wonderful that they left the coalition? As if today, mid-October 2008, when the whole financial world is teetering on the brink of collapse these so-called reforms will make or break Hungary. […] Meanwhile, these petty squabbles weaken the government's efforts to keep the country's economy in balance and avoid panic. It's important to pass the budget and move on. Because there's going to be a lot of hard work ahead.

Then there is Fidesz's chief, [Viktor Orbán]. He tried to explain to a group of important business leaders yesterday that Hungary's economic problems would be solved within three months if there were early elections and he became prime minister. He would turn the economy around. Alone, in Hungary. Of course, the problem is that in a global economy no country is an island. One way or another Hungary will be affected. Less so on the front lines than some other European countries because Hungary's banks are not awash in toxic paper and Hungary was not the favorite destination of currency traders and hedge funds. But the first signs are already here. Opel's sales are down, so the Hungarian Opel factory will be closed “for a while.” However, Orbán claims that his economic team is ready with all the answers: drastic tax cuts, less bureaucratic handling of tax collection, decrease of bureaucracy and corruption, a smaller parliament, well organized public administration, and better handling of finances. Laughable? No, under the current circumstances this small-mindedness shows a lack of vision.

What is even more worrisome is that Viktor Orbán thinks in black and white when it comes to the root of the current crisis. He is certain that “liberal economic policy” is the cause of the problem and he spoke enthusiastically about those countries where democracy is not exactly in full bloom: China, Russia, some of the Islamic countries. Those are the successful ones, not the liberal democracies in the West. […]

[…] Empecemos por los líderes de SZDSZ. Una vez más, parecen estar en otro mundo. […] Hablan como si la tarea más importante del gobierno húngaro fuesen las “reformas”. Reformas que, según ellos, han acabado. Entonces, ¿no es maravilloso que hayan abandonado la coalición? Como si hoy, a mediados de octubre de 2008, cuando toda la esfera financiera se balancea al borde del abismo, estas llamadas “reformas” arreglarán o destrozarán Hungría. […] Mientras tanto, estas insignificantes discusiones debilitan los esfuerzos del gobierno para estabilizar la economía del país y evitar el pánico. Es importante aprobar el presupuesto y seguir adelante, porque después habrá que trabajar duro.

A continuación encontramos al director de Fidesz, [Viktor Orbán]. Ayer intentó explicar a unos importantes hombres de negocios que los problemas económicos de Hungría se solucionarían en tres meses si se celebraran elecciones anticipadas y él resultase elegido primer ministro. Que podría cambiar la economía de forma radical. Él solo, en Hungría. Obviamente, el problema es que en una economía mundial ningún país está aislado. Hungría se verá afectada de una forma o de otra. No tanto como otros países europeos porque los bancos de Hungría no están repletos de créditos tóxicos y Hungría no era el destino favorito de los corredores de divisas ni de los fondos de alto riesgo. Pero ya están aquí las primeras señales. Las ventas de Opel han bajado, así que su fábrica húngara estará cerrada “por un tiempo”. De todas formas, Orbán sostiene que su equipo económico está listo con todas las respuestas: drásticas reducciones de impuestos, menos trámites burocráticos para recaudar impuestos, una menor burocracia y corrupción, un parlamento más pequeño, una administración pública bien organizada, y una mejor gestión de las finanzas. ¿Ridículo? No, en las circunstancias actuales este pensamiento tan cerrado muestra una falta de visión.

Pero lo más preocupante es que Viktor Orbán piensa en blanco y negro cuando se trata del origen de la crisis actual. Asegura que esa “política económica liberal” es la causa del problema y habló con entusiasmo sobre los países donde la democracia no está precisamente en su máximo esplendor: China, Rusia y algunos países islámicos. Esos son los que tienen éxito, y no las democracias liberales de Occidente. […]

En una publicación posterior referente a la respuesta a la crisis financiera de los políticos húngaros, Eva Balogh escribió sobre “una lista de peticiones de siete puntos” propuesta por Fidesz, así como del “plan de doce puntos” del Primer Ministro Ferenc Gyurcsány:

[…] The fact that this twelve-point plan has the blessing of the president of the Hungarian National Bank will certainly give it weight. And it includes most of Fidesz's demands. […]

Will the plan help ease the fallout of the global financial crisis? Who knows? Real damage has been done to the credit markets, and there will undoubtedly be a spillover into the global economy. How deep, how long is anybody's guess.

[…] El hecho que este plan de doce puntos cuenta con la aprobación del presidente del Banco Nacional Húngaro hará que sin duda se le dé importancia. Y eso incluye la mayoría de las peticiones de Fidesz. […]

¿Ayudará este plan a suavizar los efectos colaterales de la crisis financiera mundial? ¿Quién sabe? Ya se ha hecho verdadero daño a los mercados de crédito, y sin ninguna duda habrá algún efecto secundario en la economía mundial. ¿En qué medida? ¿Por cuánto tiempo? Nadie lo sabe.

Edward Hugh del Hungary Economy Watch explica “por qué Hungría no será la próxima Islandia”:

[…] The longer term financial and economic future of Iceland is rosy, once they weather the present storm, and learn some belated lessons. I wish I could say the same about Hungary. […]

[…] Iceland is a young country, almost reproducing itself in terms of children, and with a rapidly expanding population of working age. Hungary on the other hand is a comparatively old country, with a rapidly ageing population, where each generation is about two thirds of the size of the previous one, and where the potential workforce and total population are now in long term decline.

This is why Iceland – even though it has gone to a huge excess – can sustain a much higher level of “leveraging” into the future than Hungary can, and why in the longer term Iceland is certainly no Hungary. I do not say any of this to criticise Hungary, or its citizens, but really out of a deep seated concern about the future of a country that I do care about. […]

[…] El futuro financiero y económico de Islandia a largo plazo es prometedor, una vez que haya pasado la tormenta actual y hayan aprendido la lección. Me encantaría poder decir lo mismo sobre Hungría. […]

[…] Islandia es un país joven, que prácticamente se reconstituye él solo en términos de niños, y con una población activa que crece a gran velocidad. Por otro lado, Hungría es en comparación un país viejo, con una población que envejece rápidamente, donde cada generación es alrededor de dos tercios de la cantidad de la anterior, y donde la potencial mano de obra y la población total disminuyen a largo plazo.

Por eso Islandia (aunque haya tenido grandes excesos) puede mantener un nivel mayor de “impulso” que Hungría en un futuro, y por eso Islandia nunca será Hungría a largo plazo. No digo nada de esto para criticar a Hungría o sus habitantes, sino por la profunda inquietud que siento por el futuro de un país que me importa. […]

En A Fistful of Euros, Edward Hugh escribió sobre la “disposición para ofrecer ayuda técnica y financiera a Hungría” del Fondo Monetario Internacional:

[…] The EU has said it welcomes the intervention. Under the circumstances there really was little else it could do. This would now appear to set a precedent, and the Hungarian case may well be followed by the Baltics, Bulgaria and Romania in pretty short order I would say, looking at the speed with which things are happening. […]

[…] La UE ha dicho que acepta la intervención. En esas circunstancias no había mucho más que se pudiera hacer. Ahora esto podría ser un precedente, y los países bálticos, Bulgaria y Rumanía, en este mismo orden diría yo, podrían seguir el caso de Hungría teniendo en cuenta la velocidad con la que las cosas están sucediendo. […]

Estonia, Letonia, Lituania

Un día después, Edward Hugh siguió con su lista de la “liquidación del FMI” en A Fistful of Euros:

[…] Meantime a growing number of countries now seem to be at risk of following Iceland and Hungary into the arms of the IMF, with the Baltic republics of Estonia, Latvia and Lithuania now looking particularly vulnerable, according to a warning from the International Monetary Fund itself yesterday.

[…]

In my view the threat to the Baltic financial systems is real, as is the threat to the Bulgarian and Romanian ones. Action, of some form or another needs to be taken, and soon. Latvia and Estonia are now in deep recessions, and Lithuania, while still clinging on to growth, can’t be far behind. Basically it is hard to see any revival in domestic demand in the immediate future, which means these countries now need to live from exports. But with the very high inflation they have had it is hard to see how they can restore competitiveness while retaining their currency pegs to the euro. […] So better get it over and done with now I would say, and take advantage of the shelter offered in the arms of the IMF. […]

[…] Mientras, un creciente número de países parecen estar ahora en riesgo al seguir a Islandia y Hungría hacia los brazos del FMI, con las repúblicas bálticas de Estonia, Letonia y Lituania que ahora parecen particularmente vulnerables, según un aviso del Fondo Monetario Internacional de ayer.

[…]

En mi opinión, la amenaza a los sistemas financieros bálticos es tan real como la amenaza a los de Bulgaria y Rumanía. Debe tomarse acción o hacer las cosas de otra forma, y pronto. Letonia y Estonia están sumidas en una profunda recesión, y Lituania  (que se aferra al crecimiento) no se queda muy atrás. Básicamente, es difícil ver alguna recuperación en la demanda interna en un futuro inmediato, lo que significa que estos países ahora necesitan vivir de las exportaciones. Pero la inflación tan alta que tienen hace que sea difícil ver cómo pueden restaurar la competitividad mientras mantienen su fijación con el euro. […] Así que yo diría que lo mejor es acabar con todo eso y aprovechar el refugio que les ofrece el FMI entre sus brazos. […]

En Latvia Economy Watch, Claus Vistesen ofreció un minucioso análisis de la situación en los países bálticos:

[…] But while the current crisis is pretty much a generalised global one, if there is one region where the crisis is making its presence more acutely than elsewhere, that place is Eastern Europe, and among the ranks of the regional casualties high on the list come the three Baltics countries, Estonia, Latvia and Lithuania. That this is the case should not really strike us as so strange. On many occasions since the credit crisis went global back in the summer of 2007 many analysts (including yours truly) have been flagging the risk of a hard landing in Eastern Europe. This unfortunate situation has now by and large materialised and the only question which really arises is how hard is “hard” going to be? A couple of recent tentative signs suggest that the big eye of the credit crunch, not unlike Sauron with his glance toward Frodo et al., is fixing Eastern Europe fast in its gaze.

[…]

Ultimately however the immediate challenge for the Baltics at this point in time is damage control and more specifically how to wriggle themselves out of the current vice of dependence on credit inflows at the same time as the economy needs to restore competitiveness. […]

[…] What is critical for the Baltics at this point is consequently that the current economic downturn is managed in such a way to minimize the risk of a collapse of the financial system as foreign banks shut down operations. Whether this entails the maintaining of the Euro peg is a difficult question to answer. One thing is pretty certain however and this is that the kind of wage and price deflation needed to correct the imbalance would be a disaster for any political leadership.

Of the three economies Latvia clearly seems to be the most vulnerable to a rout, and given the proximity of the economies sudden unexpected events in one country could easily spread to the others. Here is to hoping that it does not come to that. […]

[…] Pero mientras la crisis actual es más bien una crisis mundial generalizada, es en Europa del Este donde la crisis está actuando de forma más intensa que en cualquier otro sitio. Y dentro de la clasificación de las víctimas regionales, los tres países bálticos (Estonia, Letonia y Lituania) son los que se sitúan más alto en la lista. Que este sea el caso no debería extrañarnos tanto. En numerosas ocasiones desde que la crisis del crédito se hizo global en el verano de 2007 muchos analistas (incluyendo su seguro servidor) han estado señalando el riesgo de un aterrizaje forzoso en Europa del Este. Ahora esta desafortunada situación por lo general se ha materializado, y la única pregunta que surge es hasta qué punto “forzoso” será forzoso. Un par de recientes señales vacilantes sugieren que el gran ojo de la restricción crediticia, como Sauron con la mirada fija en Frodo y compañía, tiene a Europa del Este en su punto de mira.

[…]

Sin embargo, últimamente el reto inmediato de los países bálticos en este momento consiste en controlar los daños y, más específicamente, cómo escabullirse de la actual dependencia de las afluencias de crédito mientras la economía necesita restaurar su competitividad. […]

[…] Lo que es crítico para los países bálticos en este momento es que, en consecuencia, la actual desaceleración económica se está gestionando de manera que minimice el riesgo de colapso del sistema financiero, mientras que los bancos extranjeros están cerrando operaciones. Si esto conlleva el mantenimiento del tipo de cambio fijo del euro es algo difícil de responder. En cualquier caso, una cosa es segura, y es que el tipo de deflación salarial y del precio necesario para corregir el desequilibrio resultaría en un desastre para cualquier liderato político.

Entre las tres economías, Letonia parece ser claramente la más vulnerable, y dada la proximidad entre las economías, los repentinos e inesperados acontecimientos en un país podrían expandirse con facilidad por el resto. Esperemos no llegar a eso. […]

Ucrania

La siguiente en la “lista en crecimiento de los países de Europa del Este” que esperan el apoyo del FMI es Ucrania (véase esta publicación del 14 de octubre de A Fistful of Euros).

Como Edward Hugh señaló en su previo estudio en profundidad de la situación política, social y económica en el país, Ucrania “está lejos de ser la única en tener problemas bancarios, bursátiles y crediticios en este momento (pero aquí, obviamente, no hay ninguna fuerza o consolidación que se encuentre en compañía)”. A continuación encontramos algunos de los puntos más generales de la publicación de Hugh:

[…] The current events in Ukraine may well take some observers by surprise, since the general impression has been that the economic performance has been solid and GDP growth has been strong in recent years, and this has given the impression that the underlying reality was sound, which it basically hasn’t been. The country has been bedevilled by constant infighting, while at the same time a combination of strong migration of Ukraine workers to external destinations and very long term low fertility has meant that the country endemically suffers from acute labour shortages as the population both ages and declines comparatively rapidly. Hence, in my view, the absurdly high levels of inflation we have been seeing.

Nevertheless, real GDP has grown by 7.5 percent a year on average since 2000, in line with other CIS countries, and indeed that rate has been higher than in most other transition economies: whether or not this growth was built on sand is what we are now all about to find out. […]

[…] Los actuales acontecimientos de Ucrania bien podrían tomar por sorpresa a algunos observadores, dado que la impresión general es que la actuación económica ha sido sólida y el crecimiento del PIB ha sido fuerte en los últimos años, y esto ha dado la impresión de que la realidad subyacente estaba bien, a pesar de que no ha sido así. Las disputas internas han estado atormentando al país mientras una combinación de una fuerte migración de trabajadores ucranianos a destinos extranjeros y la baja fertilidad a largo plazo han provocado que el país sufra de forma endémica la grave falta de trabajo a la vez que la población envejece y disminuye rápidamente. En mi opinión, de ahí vienen los niveles irracionalmente altos de inflación que se han estado viendo.

Sn embargo, el PIB real ha crecido un 7,5% de media al año desde 2000, de acuerdo con otros países de la Comunidad de Estados Independientes; y, desde luego, ese porcentaje ha sido más alto que en la mayoría de las otras economías en transición: lo que todos estamos a punto de descubrir es si este crecimiento estaba construido sobre arena o no. […]

Peter Byrne de Abdymok empezó su publicación sobre el “desastre bancario” actual en Ucrania con este fragmento de sabiduría popular: “Las personas decentes de Kiev siempre llevan dinero encima”. Él continuaba:

[…] [National Bank of Ukraine] chief vololdymyr stelmakh said on oct. 10 that it will take at least two weeks to calm the situation in ukraine’s finance and banking sectors.

fat chance. […]

[…] El actual director [del Banco Nacional de Ucrania] Volodymyr Stelmakh dijo el 10 de octubre que se necesitarían al menos dos semanas para calmar la situación en los sectores financieros y bancarios en Ucrania.

Casi imposible. […]

Serbia

Finalmente, aquí está Serbia en la lista de “los del pabellón de enfermos del FMI”. Esta es otra de las explicaciones de Edward Hugh en A Fistful of Euros:

[…] So, to be clear, Serbia is not an “emergency case”, like Hungary for example – although it should be noted that the Hungarian government are stating that they are not an emergency case like Iceland, who are themselves not an emergency case, like Ukraine, for example, who are in no way to be considered as being in need of support in the way in which, let us say, Latvia is. And Latvia according to Prime Minister Ivars Godmanis is not any kind of case at all, and certainly not one to be compared with Serbia.

Well, make of all that what you will, but one thing is for sure, and that is that experts from the International Monetary Fund are going to have a role in drafting Serbia’s 2009 budget. […]

[…] Así que, para ser claros, Serbia no es un “caso de emergencia” como por ejemplo Hungría (aunque debería tenerse en cuenta que el gobierno húngaro declara que [Hungría] no es un caso de emergencia como Islandia, que tampoco es un caso de emergencia como Ucrania, de quien no puede considerarse de ninguna manera que necesite ayuda como necesita Letonia, por ejemplo. Y Letonia, según el Primer Ministro Ivars Godmanis, no es ningún tipo de caso, y ciertamente nadie para compararse con Serbia.

Bueno, usted entienda lo que quiera, pero una cosa está clara: los expertos del Fondo Monetario Internacional tendrán un papel en la preparación del borrador del presupuesto de 2009 de Serbia. […]

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.