¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Angola: Sobre la sirena Kianda y otros seres míticos

Angola tiene muchas historias, personajes míticos y leyendas que, como una bocanada de aire fresco, alimentan la imaginación de los más jóvenes y de adultos por igual, lo que da riqueza a la historia y la cultura angoleñas.

Kianda, por ejemplo, es un personaje muy querido. Diosa del agua, tradicionalmente la veneran con ofrendas. Pepetela, uno de los principales exponentes de la literatura angoleña, ha escrito un libro llmado “El silencio de Kianda”.

“Ofrendas a Kianda”, del artista angoleño Jorge Gumbe, una imagen que ilustra muchos blogs angoleños

Denudado, autor del blog A Matéria do Tempo [La materia del tiempo, pt], nos cuenta un poquito acerca de la fascinación por esta sirena:

“Durante la época en que me encontraba con personas de las clases sociales más populares en Angola escuché muchas leyendas y relatos tradicionales de ese país. Además de otros relatos con animales, en la mayoría de las historias escuchaba que había la mítica figura de una sirena. La gente del pueblo en Angola cree firmemente en la existencia de sirenas, que dicen que están dotadas de poderes sobrenaturales. En quimbundo (uno de los idiomas nacionales) a las sirenas se les dice ianda, que es Kianda en singular. Cada ambiente acuático tiene una sirena, es decir, cada río, lago o laguna tiene su propia kianda qure toma el nombre del río, lago o laguna. De alguna manera, ella es la encarnación del ambiente acuático”

En el mismo blog de arriba, el autor comparte una de las muchas historias que escuchó acerca de Kianda:

“Las historias de sirenas que he escuchado por lo general narran la aparición de una sirena a un hombre pobre, a quien ella revela la existencia de un tesoro. El hombre, que repentinamente se ha vuelto rico, comienza a portarse de manera egoista, gastando toda la riqueza en su beneficio personal y no en beneficio de su comunidad. Como castigo, la sirena desaparece el tesoro, y deja el hombre en la absoluta miseria. A veces el castigo es más severo y el hombre queda encantado para siempre en el fondo del río o laguna. Hay historias de sirenas en las que toda la aldea se comporta de manera egoísta y codiciosa, en cuyo caso el castigo se aplica a toda la comunidad, que entonces quedaba encantada en el fondo del lago o río. Hay angoleños que juran, por la “sangre de Cristo’, que han oído el sonido de mujeres que muelen, perros que ladran o gallos que cantan desde una aldea condenada a vivir en el fondo de la laguna o río para siempre.”

Además de Kianda también tenemos la leyenda de Jacaré Bangão. Hay varias versiones de la historia que rodea a este personaje, pero esta es la más popular: dice la leyenda que en la ciudad de Caxito, capital de la provincia Bengo, cierto lagarto decidió pagar tributo al jefe de la oficina, responsable de asegurarse de que este tributo se pagara. Se informa que el jefe de la oficina era un tipo tan despiadado con los habitantes de esta región que el lagarto, al ver su actitud, decidió ir él mismo a pagar el tributo y detener la impetuosidad del sujeto. Cuando vio al enorme lagarto fuera de las aguas del río Dande yendo a cumplir con su misión, el cobrador quedó aterrado y dejó de hacer tratos con la población de manera descortés. El autor de Visión del tiempo [pt] nos cuenta una versión diferente:

“Según lo que me han contado, en los tiempos coloniales a todo el mundo se le exigía pagar tributos, asi que la población de Caxito juntó todo el dinero recaudado, lo puso dentro de la boca del lagarto y después lo envió al gobernador para que él reciba el dinero. Al ver esto, el gobernador no quiso el dinero y dejó de exigirle tributos a la población. Ya sea verdad o no, rumor o leyenda, francamente no lo sé, pero creo que también deberíamos tener lagartos en Portugal.”

Pedro Cardoso nos cuenta en su Cosas de Angola [pt] una leyenda del folklore Kimbundo, llamada “El león es tan fuerte como la amistad”:

“Dos amigos se encontraban todos los días y en una de sus conversaciones, uno de ellos comentó:
– Hay leones por ahí. Ten cuidado en casa, para evitar problemas.
– El león podrá entrar. Tengo una pistola o un arpón.
– Estás equivocado, porque no puedes pelear con un león.
– Estoy seguro de que puedo.
Rieron y siguieron hablando, hasta que finalmente se fueron.
Pasó un mes desde que el hombre aconsejó a su amigo, así que encontró una forma de convertirse él en un león y decidió atacar a su amigo, gruñendo ferozmente.
Arañó la puerta de su casa y encontró que su amigo estaba durmiendo. Lo despertó, lo golpeó y destruyó todo lo que encontró. Como había dejado a su amigo en una mala situación, salió y regresó como humano.
Al día siguiente, fue a visitar al amigo que había atacado y este le dijo:
– ¡Por Dios! ¡El león entró y destruyó todo!
– ¿Por qué no le disparaste o lo arponeaste?
– Amigo mío, ¡el león es tan fuerte como la amistad!”

Para terminar este artículo, he aquí otra leyenda popular, una historia acerca de la tortuga y el ciervo, del blog confrariadecágados [Cofradía de tortugas, pt]:

Un día, la tortuga y el ciervo discutieron acerca de cuál de los dos era mejor corredor. Así que la tortuga propuso un reto a su amigo el ciervo: harían una carrera, y marcaron la ruta desde los puntos de partida y llegada. Empezarían juntos y verían cuál de los dos llegaba primero a la meta. El ciervo, tras aceptar el desafío, se fue a dormir. La tortuga, por otro lado, se reunió con sus amigas, todas tortugas. Quedó con ellas en que cada una se pondría en un punto de la ruta del ciervo. Al día siguiente, el ciervo se retrasó, llegó tarde, pero la tortuga ya estaba ahí esperándolo. El ciervo dejó la ventaja del comienzo, y emprendió una exagerada carrera. En algún punto del camino, se paró y miró hacia atrás para mirar si veía a su compañero. Sin embargo, una de las tortugas que estaba esperándolo corrió delante de él, diciéndole que mientras él miraba para atrás, la tortuga lo había pasado hacía rato. Esto pasó repetidamente varias veces durante la jornada, hasta que, exhausto, el ciervo reconoció que la tortuga era más rápída que él, a lo que su amigo respondió: – compañero, yo ya soy viejo, ¡terminé el colegio!

Más leyendas y espantos:

Este post es parte de una serie de Global Voices acerca de fantasmas, almas, mitos y leyendas que coinciden con Halloween, Día de Todos los Santos y otras festividades espeluznantes en esta época. Revisen nuestra página de cobertura especial.

Originalmente escrito en portugués, traducción al inglés de Paula Góes.

2 Comentarios

  • silvia costa

    Hola, yo soy Silvia Costa de nacionalidad Angoleña, soy estudiante de Medicina, vivo en Venezuela.
    Me gustò este Blog porque tengo una asignatura de lenguaje y comunicaciòn. y de momento en esta asignatura estamos hablando sobre Mito, Leyenda, tradicion , fabula, cuento folklòrico etc… y la profesora dipiò que cada uno de nosotro hablara sobre el mito ,de su paìs . Entonces estaba buscando a casi una semana y media estas informaciones. y encontre este Blog. Muchas gracias por relatar y escribir cosas referentes a nuestra cultura : nuestra musica, nuestros escritores, nuestros habitos y costumbres etc… Creo que de una forma directa o indirecta estaran nos ajudando en questiones de materia escolar, como tambien nos ajudar a conocer mas a fundo nuestro pais . Muchas gracias y deseo lo mejor para ustedes. Silvia costa Caracas- Venezuela

  • […] una leyenda que Kianda es la madre de todas las sirenas, que vivía en la Praia do Bispo, en Luanda, la capital de […]

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.