¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Angola: Vendedoras ambulantes enfrentan una vida dura con dignidad y coraje


Tiene que llevar a su bebé con ella mientras camina por Luanda vendiendo varias cosas. En Luanda, las llamamos “zungueiras“”. Foto “Mujer con su bebé” por Jose Carlos Costapublicada con permiso del autor.

Por las calles de la ciudad de Luanda, vemos miradas humildes y con determinación. Las zungueiras caminan por la ciudad llueva o truene. Alguna de ellas llevan sus bebés a cuestas y al mismo tiempo soportan el peso de los productos que venden. Puede que esos productos sean frutas, como el anón o chirimoya, fragancia de mango, aguacates de color verde esperanza, la esperanza que estas mujeres insisten en preservar, o sandwiches de jamón y queso. Zapatos, libros escolares, pescado, están dentro de los productos que estas luchadoras y sustentadoras de sus familias tienen a la venta.

Jorge Ramos, del blog Jorginho em Angola [pt], lo demuestra al escribir sobre las zungueiras desde la hermosa Península Mussulo:

“As zungueiras são as milhares de angolanas que saem às ruas vendendo todo o tipo de mercadorias que carregam na cabeça mesmo. Essas zungueiras do Mussulo atendem a um público específico e oferecem produtos como roupas de praia, batas e peças inteiras de panos multicoloridos, ricamente estampados com figuras africanas e linhas geométricas, bem ao gosto do padrão daqui. Elas caminham o dia todo, sob o sol escaldante. É absolutamente incrível a capacidade das zungueiras em equilibrar sobre a cabeça balaios, sacos, cestos, bacias e sacolas onde transportam as mercadorias que vendem. Desafiando as leis da física, o frágil equilíbrio se impõe perante vários obstáculos que se interpõem ante elas nas ruas e calçadas além dos filhos pequenos, que carregam nas costas, atados por panos que amarram na frente à altura do peito. Milhares de zungueiras percorrem a cidade, o dia todo, de um ponto a outro de Luanda, arriscando-se muitas vezes em meio ao tumultuado trânsito.”

Las zungueiras son las millares de mujeres angoleñas que caminan por las calles vendiendo todo tipo de productos que llevan en sus cabezas. Estas zungueiras de Mussulo proveen para un público específico y venden productos como ropa de playa, batas, piezas enteras de paños coloridos con ricos estampados de diseños africanos y formas geométricas, como le gustan por estas zonas. Caminan día entero bajo el sol ardiente. La habilidad de las zungueiras para balancear sobre sus cabezas la canasta, el costal, cesto y bolsas en que llevan sus productos es extraordinaria. Desafían las leyes de la física al mantener el equilibrio a pesar de los muchos obstáculos que atraviesan en las calles, veredas, y como si esto fuera poco, llevan a sus bebés en su espalda atados con paños anudados a la altura del pecho. Miles de zungueiras atraviesan la ciudad, todo el día, de una punta de Luanda a la otra, muchas veces arriesgándose en medio del tráfico”.

Las mujeres de “zunga” son aquellas que sobreviven de la venta ambulante. Es una alternativa al hambre en un país donde hay poco trabajo. Pero en África hasta ésto queda estético, colorido”. Zungueiras, foto de wilsonbentospublicado con permiso del autor.

El tráfico infernal que reina en Luanda es el menor de los males que estas mujeres enfrentan. La policía fiscal que va por la ciudad en busca de infracciones se caracteriza por su tono severo y estricto con el que se dirigen a los vendedores ambulantes. La relación entre la policía y las zungueiras está lejos de ser amigable. Muchos vendedores se quejan de cómo la policía actúa, en especial al considerar que la mayoría les quita su dinero y productos, lo que significa humillación y un déficit en el ingreso familiar.

El gobierno está tratando de ponerle fin a la venta ambulante y quiere construir un mercado propio para acoger a las zungueiras. Si esto se llega a cumplir, ¿volverá Luanda a ser la misma? La ciudad perderá su color y el placer de ver a estas mujeres guerreras manteniendo el equilibrio perfecto y sus coloridos recipientes en los que llevan sus kit de supervivencia diaria.

La cineasta Marisol Kadiegi dedica un muy merecido espacio a las zungueiras de Luanda y de otras partes del país en el blog Angola de Todos Nós [pt]:

“Elas saíram do Uíge, Malange, Benguela, enfim! De todas as províncias de Angola para na capital do país, tentarem uma vida melhor e em busca de sonhos, tentar ver seus filhos “doutores”. Castigadas pela guerra, herdaram da mamã quitandeira a arte de vender, da palavra “zunga” originária do kimbundo, ela se tornou andarilha, andante ou vagante. Essa dita senhora é a nossa zungueira, mulher batalhadora que muito antes do sol, se levanta para tratar da vida e conseguir alimento para o seu sustento. Assim como uma leoa, caça comida para seus filhos enquanto o “rei” leão descansa. A nossa vendedora que de porta em porta e nas ruas da cidade sai oferecendo o seu produto, fazendo do lamento um grito. Na maioria das vezes, levando o filho caçula nas costas, dá um kilape (crédito) às freguesas habituais e carrega no rosto um sorriso na esperança de um dia ver-se totalmente liberta da sua condição.

Vítima de violência da polícia e muitas vezes por parte dos próprios companheiros, a mulher zungueira é exemplo de dignidade.”

Dejaron Uíge, Malange, Benguela, ¡En fin! Vinieron de todas las provincias de Angola a la capital por una vida mejor, en búsqueda de sueños, con la esperanza de ver a sus hijos convertirse en “doctores”. Castigadas por la guerra, heredaron de sus madres el arte de vender (Vender de la palabra en kimbundo “zunga”), se convirtieron en caminantes. Estas mujeres son nuestras zungueiras, guerreras que se levantan antes del amanecer para tratar con la vida y conseguir sustento. Así como la leona, cazan para alimentar a sus hijos mientras el “rey” león descansa. Nuestras vendedoras ambulantes, quienes golpean puerta tras puerta y van por la ciudad ofreciendo sus productos, dan un grito de lamento. Muchas veces, llevan a sus hijos más pequeños a cuestas, dan un kilape (un crédito) a sus clientes regulares y visten una sonrisa en sus rostros con la esperanza de que un día serán libres por completo de esta situación.

Víctimas de la violencia y la policía, y muchas veces de sus propios cónyuges, las zungueiras son un ejemplo de dignidad.”

Mujeres trabajando”, foto por Jose Carlos Costa, publicada con permiso del autor.

Dignidad y coraje son dos adjetivos que describen a estas mujeres. Debido a la falta de información y pobreza, muchas angoleñas se ven forzadas a esta vida ambulante. Jorge Ramos [pt] nos cuenta un poco sobre la vida diaria de las zungueiras:

“Quando cansam, param e se sentam nas calçadas onde amamentam seus bebés e tiram alguma fruta dos seus alforjes para se alimentarem. Às vezes é numa esquina movimentada, mas já vi uma zungueira em pleno centro da cidade parar num calçadão, baixar seu balaio de peixe salgado e ressequido e dar meio abacate para o filho pequeno que se lambuzava, bem na porta de uma moderna agência de um banco europeu, num belo contraste cultural. Idiossincrasias da globalização, que não comporta vertentes antropológicas nem aspectos humanistas em sua inexorável marcha, por isso nessa minha breve leitura contento-me em apenas analisar o episódio sob o prisma da plasticidade da cena e seu significado. Com as elevadas taxas de desemprego e o escasso acesso a uma formação escolar ou profissional ser zungueira é a actividade que mais absorve jovens angolanas pobres, geralmente mães solteiras, algumas recém saídas da adolescência.”

Cuando se cansan, paran y se sientan en la calzada y ahí alimentan a sus bebés y toman algo de fruta de sus canastos para alimentarse. Algunas veces es en alguna esquina congestionada, he visto a una zungueira parar en una calle en medio de la ciudad, tomar su canasta de pescado salado y reseco y dar la mitad de un aguacate a su hijo quien se hacía agua la boca, justo afuera de la puerta de una moderna sucursal de un banco europeo. Un hermoso contraste cultural. Estas son las idiosincrasias de la globalización, una globalización que no admite corrientes antropológicas ni aspectos humanistas en su inexorable marcha, es por eso que en esta corta lectura me contento con analizar estos episodios que muestran la plasticidad de la escena y su significado. Con una elevada taza de desempleo y acceso limitado a educación o formación vocacional, ser una zungueira es la actividad que elige la mayoría de las jóvenes de pocos recursos, en general madres solteras, que hace poco dejaron la adolescencia.”

Las fotos anteriores fueron tomadas por Marcelo Frota y se publican aquí con permiso del autor. Vea más fotos en su cuenta de Flickr y su álbum de Angola en Picasa.

Originalmente escrito en portugués, traducción al inglés de Paula Góes.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.