¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

¿Reducción en el plan de comercio de emisiones de carbono en Nueva Zelanda?

Poco más de una semana después que el Partido Nacional de Nueva Zelanda terminara con nueve años de gobierno del Partido Laborista, el nuevo Primer Ministro John Key reunió a un gobierno de coalición.

En la ceremonia de juramentación del nuevo gobierno en Wellington, la coalición de centro de Key prometió estimular el crecimiento económico reduciendo impuestos, promulgando políticas de libre comercio y expandiendo la inversión en infraestructura.

Además de los obstáculos, comenzando por la vacilante economía de Nueva Zelanda, uno de los mayores desafíos internos de Key será determinar cuándo preservará de las políticas ambientales de la ex Primera Ministra Helen Clark, sobre todo en el plan de comercio de emisiones de carbono (ETS por sus siglas en inglés) ratificado a comienzos de este año.

Para armar su coalición, Key recurrió al Partido ACT, que hizo campaña en una plataforma para revocar el ETS. Esta sociedad forzó al Partido Nacional a que hiciera un voto para retrasar la implementación del plan de control de contaminación. En cambio, el gobierno creará un comité parlamentario especial para investigar enmiendas o alternativas a ETS “a la luz de las actuales circunstancias económicas y varias naciones han emprendido pasos similares”.

Estas maniobras vienen a colación de un reciente informe de las Naciones Unidas que ubica a Nueva Zelanda con uno de los mayores incrementos en emisión de carbono en el mundo desde 1990.

Como es de esperarse, muchos bloggers de tendencia izquierdista (y ambiental) en Nueva Zelanda han deplorado el potencial retroceso del ETS, aunque algunos puedan ver la legislación como imperfecta. El plan de Nueva Zelanda está programado para comenzar paulatinamente en la industria forestal este año y empezar a cambiar a los procesos de energía estacionaria e industrial en el 2010.

“Justo cuando el gobierno de Nueva Zelanda nos está volviendo a fojas cero en el cambio climático con un perro que lo niega y un espectáculo de ponys, el presidente electo de EEUU, Barack Obama, ha comprometido su nueva administración a la acción en serio, declara No Right Turn:

Los sucios Estados Unidos acaban de decir que pretenden hacer que la “limpia y verde” Nueva Zelanda parezca negligente. ¿De verdad es esa la reputación que queremos? ¿Peor que la de los norteamericanos?

Si John Key fuera realmente “ambicioso por Nueva Zelanda”, querría que fuéramos mejores que eso. Cancelaría el forum de ACT que niega la verdad y se comprometería a un ETS más fuerte con con objetivos legislados para una reducción de 75% de los niveles de 1990 para el 2020. Cuanto antes nos comprometamos, más fácil será, y una camino más empinado ahora siempre nos da la opción de desistir luego si parece que el problema es manejable. Pero si seguimos el plan de los nacionales, y nos quedamos sentados por otro par de años mientras regresamos a los intelectuales a la pizarra de diseño para una política completamente nueva por quinta vez en 15 años, mientras no tenemos un plan a largo plazo, entonces va a ser mucho, mucho más difícil.

toad, que escribe en G. Blog, una comunidad para los miembros del Partido Verde, se preocupa de que el nuevo comité de selección repita trabajo ya completado y retrase el progreso en el comercio de carbono.

Por supuesto, no habrá nueva evidencia. Todo este ejercicio tiene como objetivo demorar y hacer cualquier cosa para enfrentar el cambio climático por otros tres años. En el partido Nacional, esto es porque enfrentar el cambio climático de cualquier manera significativa molestará poderosos intereses agrícolas y viales que los ayudaron a salir elegidos. Por parte de ACT, es porque su posición ideológica no les permite aceptar el cambio climático antropogénico – su lógica es que si el libre mercado no puede fijarlo, entonces no debe estar ocurriendo.

Mientras tanto, parece que todos nos sentamos a esperar otros tres años sin hacer nada acerca del cambio climático. Mientras tanto, rechazar la moratoria en generación adicional de energía térmica es una de las más altas prioridades del Partido National y de ACT.

Muchos bloggers de izquierda señalaron a las duras preguntas que Tim Watkin (del Pundit) hizo respecto del nuevo gobierno de coalición:

¿Hemos desperdiciado la década entera debatiendo la política de cambio climático, si necesitamos regresar y empezar de cero con una revisión de un selecto comité de ETS? Ningún partido estaba contento con el plan que finalmente fue aprobado en setiembre. Fueron años de negociaciones y enorme compromiso político de los que votaron por esto. Ahora los nacionales considerarán “cualquier enmienda o alternativas, incluyendo impuestos al carbono”. ¿Estamos acaso empezando de nuevo? Dado que el presidente electo de EEUU Barack Obama está comprometido con el plan de canje y que hasta las Naciones Unidas están trabajando en planes para un “Nuevo Acuerdo Verde“, ¿por qué escogemos ceder nuestra ventaja competitiva (es decir, años de trabajo de la política)?

Llamando a la política de cambio climático del partido Act una “maldita broma”, Tumeke guarda la mayor parte de su ácido para el partido Nacional.

¿Qué van a hacer realmente los nacionales en el gobierno, y viendo que esto significia tener de hecho que leer la política de los nacionales, se está haciendo rápidamente aparente que la velocidad de los nACTionales es moderada y no tiene sentido y que a los neozelandeses les han vendido un limón a cambio. Es fascinante que los nacionales que manejaron un tractor hacia arriba en las escaleras del parlamento para combatir los ‘benditos impuestos’ estén ahora tan ansiosos en introducir un impuesto al carbono como un escape del plan de comercio de emisiones, qué broma enferma.

Richard Hurst que escribe en NZ Right Wing Leftie expone que ni el partido laborista ni el verde quieren admitir que el ETS no impedirá el calentamiento global y no hará al gobierno tan pobre como para construir infraestructura necesaria como parques eólicos, represas y centros urbanos sostenibles:

Ambos han invertido hasta ahora demasiado capital político en la locura del ETS como para retroceder ahora. A quién le importa si no detenemos el cambio climático, a quién le importa si las emisiones de Nueva Zelanda totalizan apenas 0.2% del total de emisiones, a quién le importa si la infraestructura que necesitaremos como el Proyecto Hayes de parques eólicos, la represa de la Llanura Central y el plan de irrigación, nueva hidroléctrica en la costa oeste y etc etc son detenidos por RMA y el hostil gobierno laborista, a quién le importa si el ETS costará millones a Nueva Zelanda y bajará nuestros parámetros de vida mentras logramos nada…poder, orgullo y profunda falta de voluntad para admitir su error es mucho más importante para los laboristas y los verdes que hacer lo que es mejor para los neozelandeses y el ambiente.

Para cuando los neozelandeses se den cuenta del tremendo error que es el ETS puede ser un poco tarde. Por supuesto ni los laboristas, los verdes ni Nueva Zelanda primero nos han preguntado si lo queremos o no. solamente lo van a imponer de cualquier manera. ¿El tipo de cosas que una elección debería decidir con seguridad? En lugar de apresurarse bajo la urgencia antes que nadie pueda darse una pausa para pensar. Me recuerda la manera en que ciertos cambios se hicieron en los años ochenta….algunas cosas en los laboristas no cambian, creo.

Dejando a un lado el nuevo comité, no todos los bloggers de izquierda creen que el gobierno de Key traerá cambios a la política climática del país. Susie the Libertarian expone en un post invitado en Not PC que los valores ambientales del próximo ministro del ambiente Nick Smith “no estarán fuera de lugar en el Partido Verde.”

Y eso nomás debería preocupar a cualquier neozelandés trabajador con al menos la mitad de su cerebro funcionando.

Antes de ir a una mordaz revisón de la vida rural en Inglaterra bajo el nuevo laborista de Tony Blair, ella regresa a su crítica de cómo sería la vida en Nueva Zelanda bajo el ministro Smith:

..la esencia y ramificaciones de interferencia por parte de urbanistas centrales en TU propiedad y, tal vez, TU vivienda bajo el lema de proteger el ambiente. Y con la comadreja a la que le han entregado el portafolio agregado de Cambio Climático además del de Ambiente, puedes apostar tu siempre decreciente dólar que Nick Smith tiene toda la intención de estampar su marca en Nueva Zelanda, tanto rural como urbana.

Otros arguyen que la designación de Smith prueba que es la política como siempre en el portafolio ambiental.
Un comentario de Mark Hubbard en el blog Not PC blog, expone: 

Con Smith también a cargo de, resoplido, Cambio Climático, creo que los granjeros que son suficientemente tontos para elegir a los nacionales están a punto de tener un duro despertar con el ETS – en el que asumo que Smith tendrá mucho que decir. Tienes razón, tomará, si acaso, la línea dura de los verdes.
Sin duda, muchos del nuevo gabinete nacional, incluida la muy recomendada Paula Bennett, estarán en casa en la banca delantera de los laboristas.
Lo mismo de siempre, lo mismo de siempre.
No puedo ver cómo voy a tener más libertad del estado de Big Old Nosy Nanny al cabo de estos tres años; sin duda, sospecho que esto finalmente probará la absoluta influencia del Gran Estatismo, y el posterior aporreo y aullido de vuelta a la libertad individual a apenas la más pequeña de las parpadeantes luces.

Otro comentarista, LGM expone:

Los que apoyaron la pragmática opción de no desperdiciemos nuestros votos de apoyar al ACT o a los nacionales, ahora es tu oportunidad. Es tiempo de hacer campaña por tu ACT y tu Partido Nacional. Escribe algunas cartas. Llama a los que te contesten. Llama a la oficina electoral de tu parlamentario. Que sepan que lo que NO quieres es impuesto al carbono ni ETS ni ninguna otra tontería de cambio climático. ¿No estás ya soportando suficiente carga sosteniendo los errores del gobierno? ¿Seguramente no quieres aceptar más?

Terminamos acá con un artículo más general sobre una nueva forma de religión de Dark Brightness — teologia deprimente: ciencia esperanzadora— en un post llamado “herencia climática”:

…Me estoy volviendo más y más irritado con la nueva religión verde del estado. Mis ancestos anglosajones ocasionalmente sacrificaron un noble para Odin – un ojo, y los romanos (que no eran para nada santos) estaba asqueados con el hábito de los druidas de las hogueras.

Los actuales verdes quieren sacrificar a la humanidad. Además, sabiendo que los adultos pueden pensar, pueden ver cuando están hablando idioteces (es difícil hablar de calentamiento global después de un cálido veraño norteño, y nieve en noviembre en la Isla South).

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.