¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Azerbaiyán: Conmemoran destrucción de antiguo cementerio

Tres años después de que un cementerio que databa del siglo IX fuera destruido deliberadamente en el enclave azerbaiyano de Nakhicheván, los bloggers recuerdan una antigua cultura aniquilada y condenan al mundo por cerrar los ojos a lo que muchos consideran un intento oficial de reescribir la historia.

NoThingfjord, un blog turco, escribe:

Hoy es la conmemoración del tercer aniversario de la destrucción de Djulfa. …Este no [es] solamente un crimen en contra de la cultura armenia, sino en contra de nuestra herencia colectiva cultural como humanidad. No dejen que pase desapercibido.

Entre el 10 y el 16 de diciembre del 2005, más de cien hombres uniformados fueron grabados en video destruyendo el cementerio de Djulfa usando mazos, grúas y camiones. El video fue tomado del otro lado de la frontera en Irán.

Más que una mera pérdida para la cultura global, Ivan Kondratiev [ru] dice que con la destrucción de Djulfa se pretendió cambiar la historia de la herencia indígena de Nakhichevan.

Las azeríes a lo largo del periodo soviético trataron de destruir esta necrópolis pues para ellos era solamente un testamento de que los armenios fueron propietarios de este territorio a lo largo de siglos a pesar de los mitos de la Azerbaiyán soviética acerca de “antigüedad” propia… Este cementerio, bastante digno de ser llamado una maravilla, ni siquiera estaba colocado en el registro de monumentos arquitectónicos de Azerbaiyán… Tras el colapso de la URSS, durante el conflicto de Karabakh, la demolición del cementerio continuó y finalmente, de manera definitiva, fue destruido….

Un blogger iraní también expone que Djulfa era una indeseable evidencia de un pasado inconveniente.

[Tras adquirir Nakhicheván, los azeríes] ni siquiera toleraban las lápidas armenias. Destruyeron doce mil tumbas armenias. Estas lápídas únicas con historia de varios siglos eran parte de la herencia cultura armenia. Sin embargo, por medio de la destrucción de estas lápidas, [los azeríes] destruyeron toda señal que indicaba la existencia de armenios en esta tierra. [traducido por Loosineh M.]

iArarat, recuerda Djulfa dice al discutir el libro de Robert Bevan La destrucción de la memoria: arquitectura en guerra, libro que era “parte de la clase que enseño en una universidad de Texas sobre nacionalismo y conflictos etno-políticos.”

[…]

Mientras leía el libro de Bevan recordaba inevitablemente la destrucción del cementerio medieval armenio en Jugha, actualmente en Azerbaiyán. Los soldados azeríes por órdenes de sus superiores sin mucho más que parpadear se embarcarían en destruir y borrar el último vestigio de la civilización armenia en ese territorio como si los armenios nunca hubieran existido ahí, como si los armenios nunca hubieran creado nada, algo para celebrar su fe y conmemorar a sus muertos…

The Stiletto, un blog ganador de premios, publica un relato bien documentado de la destrucción de Djulfa y los intentos de Azerbaiyán de negar que alguna vez existió.

Para añadir insulto a la injuria, a comienzos de este mes Bakú, Azerbaiyán realizó una casi inadvertida conferencia de dos días de los ministros de cultura del Consejo de Europa para discutir “el diálogo Intercultural como la base para la paz y el desarrollo sostenido en Europa y sus regiones vecinas”. En sus comentarios iniciales a los asistentes el president azerí Ilham Aliyev, asombrosamente alegó:

“Azerbaiyán tiene una rica historia y los monumentos culturales acá están pobremente preservados, y mucho se ha hecho en esta dirección…”

Mientras tanto, nrbakert_tashuk [ru] pregunta si uno debe reír o llorar ante los intentos de representar otros monumentos indígenas armenios como turcos o azerbaiyanos. Sin embargo, Kornelij [ru] dice que Armenia también tiene la culpa por no participar en una conferencia realizada a comienzos de este mes en la capital de Azerbaiyán, Bakú.

Unzipped agrega.

[E]l Ministro de Cultura armenio falló al no dar un discurso y boicotear la conferencia. Debieron haber boicotado adecuadamente la conferencia haciendo una declaración apropiada explicando las razones de la no-participación, o debieron haber participado ahí para plantear todos los temas importantes de la destrucción de la herencia cultural armenia en Azerbaiyán, así como la protección y restauración de la herencia cultural multinacional en todos los tres países del sur del Cáucaso [Armenia, Georgia y Azerbaiyán].

old-dilettante [ru], dice que la destrucción de Djulfa fue el último paso del intento de Azerbaiyán de erradicar el legado armenio de Nakhicheván. Comentando un post acerca de iglesias en Georgia, escribe:

…Ahora, ni una sola iglesia armenia será encontrada [en Nakhicheván] a pesar de las fotos, algunas de no más de hace 20 años. Todas las iglesias fueron aniquiladas. Todos los cementerios. Todos los khatchkars. 

¿Y quién dirá en 20 años que los armenios alguna vez vivieron ahí? … No fue hace tanto tiempo que mi propio padre era un “lugareño” ahí.

También recordando historia familiar, el periodista armenio radicado en Washington Emil Sanamyan, natural de la capital de Azerbaiyán, Bakú, conmemora la destrucción de Djulfa.

En Bakú, los cementerios armenios con menos valor histórico pero más inmediato valor sentimental para muchos (incluida mi familia cuyas tres generaciones hicieron su hogar en Bakú por cerca de un siglo) fueron pavimentados para carreteras o nuevas construcciones. Eso no justifica la falta de respeto que costaron pero tiene cierto remoto sentido.

En el caso de los khachkars de Jugha estaban en medio de la nada y fueron simplemente aplastados, desmembrados, arrojados en el río. Fueron tomados como blanco y borrados como el último puesto armenio restante.

Sarcásticamente, el periodista-blogger considera cómo otros monumentos armenios en territorio azerbaiyano pudieron ser protegidos.

Ahora estoy pensando, ¿tal vez los armenios deberían desmembrar las restantes mezquitas y lápidas azeríes en su territorio e intercambiarlas por khachkars y otros artículos de valor del legado armenio?

Ciertamente algunos de los artículos azeríes tienen valor cultural para Armenia y preferiría no verlos ir. ¿Pero qué otras opciones hay?

Reaccionando a un comentario en su post arriba mencionado, Ivan Kondratiev [ru] también dice que si los azerbaiyanos querían limpiar su territorio de legado armenio, podrían al menos dar los monumentos a Armenia incluso si esa transferencia hubiera sido igual que reconocer la historia armenia de Djulfa.

¿Está el mundo dispuesto a confrontar la deliberada destrucción de los monumentos históricos? En su largo post sobre la destrucción de Djulfa, The Stiletto ve esperanza en la administración de Obama.

[H]ay razón para estar optimistas de que el equipo de política exterior [de Barack Obama] … tendrá una respuesta muy diferente a las evasivas actuales por parte de los azeríes de las que [la actual Secretaria de Estado de EEUU] Rice lanza desinteés [acerca de la destrucción de Djulfa], que está enraizada en la administración de Bush pro azerbaiyano, pro política exterior de Turquía.

Además de la nominada secretaria de estado Hillary Clinton […] la posible embajadora en la ONU Susan Rice tiene un particular interés en el genocidio y es una defensora de la acción militar para detener los asesinatos en masa, en vez del ineficaz “diálogo” mientras los sacrificios ocurren a ritmo acelerado. Y la catedrática de Harvard Samantha Power, autora de “Un problema desde el infierno: Estados Unidos y la era del genocidio” (2002), ha estado asesorando silenciosamente a Obama detrás de escena […].

Dado que el pasado es prólogo, con el énfasis combinado de estas mujeres en defender los derechos humanos y la prevención del genocidio, no será fácil para la administración de Obama ignorar o hacer de la vista gorda hacia genocidio que precedió – y alentaron – todos los otros en los siglos XX y XXI, o los “genocidios culturales” en curso en Azerbaiyán y Turquía contra los restos arqueológicos de la población armenia alguna vez prospera, con siglos de antigüedad, que ya no está.

Más fotos del cementerio, antes y despúes de su destrucción, disponibles en http://www.djulfa.com/.

1 Comentario

  • Muchas veces hay que preservar lugares históricos. El paso del día le pesa a lugares como este.

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.