¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Activista convertido en informante crea escándalo en Nueva Zelandia

La blogósfera de Nueva Zelandia está agitada ante la posibilidad que un activista de izquierda haya sido descubierto como informante de la policía.

Como reportó el Sunday Star Times:

Durante la década pasada la policía gastó decenas, posiblemente cientos, de miles de dólares haciendo que [Rob] Gilchrist espiara grupos ambientalistas, grupos anti-guerra de Irak, grupos anti-pobreza y en favor de los derechos, grupos defensores de la vida animal, grupos anti-alimentos diseñados genéticamente y muchos otros. La policía lo presionó para recabar información no sólo acerca de los planes de protesta de los grupos, sino también de las vidas personales y relaciones de los miembros.

El diario indicaba que Rob Gilcrhist reportaba a dos miembros del Grupo Especial de Investigación (SIG) en Christchurch, que pagaba al informante $600 semanales (más gastos) por monitorear grupos como Greenpeace, Save Happy Valley, Auckland Animal Action, GE-Free New Zealand y Peace Action Wellington. Gilchrist, de 40 años, también reenviaba a la policía  los emails del Green Party [Partido Verde] y el Workers Party [Partido de los Trabajadores]. El SIG fue establecido luego de los ataques del 11 de Septiembre del 2001 en los Estados Unidos para investigar el contra terrorismo y la seguridad nacional.

Todo el asuntó salió a la luz, señala el diario, cuando Gilchrist pidió a su enamorada, una activista de los derechos de los animales y los derechos laborales, de 22 años, que reparara su computadora. Fue entonces que ella descubrió que él estaba enviando y recibiendo emails de direcciones anónimas, “una de los cuales resultó ser de la policía”.

Poco después que las historias del Sunday Star Times llegaran a los kioskos, el blog de izquierda Whoar envió esta alerta:

¡Alerta de rata/perro/intruso! … un informante de la policía ha estado ‘metido’ en grupos de derechos de los animales/Greenpeace… por algunos años… su nombre es Rob Gilchrist…

Esas publicaciones en el Aotearoa Independent Media Center [Centro de Medios Independientes de Aotearoa] fueron especialmente molestos para Gilcrhist quien se disculpó con la gente que había estado espiando.

Este comentario, Anónimo, es representativo de la idea que muchos activistas se han estado preguntando desde hace mucho acerca de los motivos de Gilchrist:

¿¿Lo SIENTES??

¿Estás bromeando?

Tomaste el dinero que te ofrecieron y no te importamos un bledo. Decir que te sientes mal es una total patraña. Te conozco desde hace muchos años Rob y sabía que no encajabas desde el primer día. Pero todos querían creer que eras un “enviado celestial”. Si no hubieses sido atrapado por tu amiga aún estarías cobrando el dinero del gobierno.

En cuanto a mí, compañero, me place que te hayan detenido. Y está a punto de haber un juicio. Habrá otros como tú y de hecho hay otros como tú.

Rob, adivina que … eres un imbécil. Lo siento compañero, ninguna cantidad de disculpas te ayudará. Hay alguien que te escogió desde el primer día, desde la primera vez que te vio. Él ya no está con nosotros. Nosotros no estábamos seguros, pero él sí estaba seguro que eras un espía. Bien hecho por él. Estoy seguro que está riéndose en este momento.

Desde el mismo sitio, hay un comentario sobre el supuesto interés de la policía en las vidas personales de los activistas:

Me pregunto cuánto ha tenido que ver este caso con toda la lucha que se ha dado recientemente. Parece que los supervisores de Rob estaban manifestando interés en las relaciones sexuales de la gente y en las facciones.

Vayamos a la pregunta más importante sobre el tapete. Primero, el tema de la legalidad y eficacia de la vigilancia interna de grupos políticos o activistas.

Citando a un vocero del Partido Verde, quien dijo que la policía estaba usando “tácticas Stasi” y estaba malgastando recursos en la lucha contra el crimen, Tumeke opinó:

¿Cuán sucio está esto, cuánta mugre hay para espiar grupos de protesta como SAFE o Greenpeace, es esto por lo que necesitamos aprobar nuevos poderes a la Policía, es para espiar grupos de protesta como estos? Creí que aprobábamos estas leyes para protegernos de verdaderos terroristas, pero no, aparentemente las vidas sexuales de los activistas es algo que necesitamos saber para los malditos propósitos de la seguridad nacional.

…es un recordatorio para todos los que planean acciones contra el Gobierno el año próximo, trabajar en grupos célula muy pequeños y NO decirle a otros lo que hacen, así no se arriesgan a que los informantes de la policía lleguen a sus grupos.

Idiot/Savant de No Right Turn argumenta que es hora de disolver el SIG:

Entonces, bajo el disfraz de luchar contra el “terrorismo”, la policía estaba espiando a los partidos políticos. Eso es simplemente inaceptable en una democracia. El SIG debe ser disuelto, y los oficiales responsables que rindan cuentas.

LudditeJourno no llega tan lejos. Sin embargo, la autora Sandra Dickson aboga por algo de supervisión:

Sería bueno ver al nuevo gobierno trazar una línea bajo esta acción policial, que sucedió mayormente bajo los últimos tres términos de gobierno laborista.  Mi sugerencia sería que el Grupo de Investigación Especial tenga a sus monitores monitoreados en revisiones independientes -y que los hallazgos se hagan públicos. Podemos tomar entonces una decisión informada acerca de cuán útil es este grupo, y bajo que capacidad debería seguir existiendo.

En Kiwi Blog, David Farrar mantiene que la policía debe marcar una fina línea sobre qué grupos deberían rastrear -y que la línea sea trazada para aquellos en actividades ilegales:

Entonces, ¿la Policía debería espiar a estos grupos, si estos son grupos de protesta? Bueno, la respuesta es ‘depende’. Si no están establecidos para romper la ley y organizan protestas legales, entonces la Policía no debería tener interés en ellos. Persumiblemente, es por eso que Forest & Bird no se encuentra allí, o la World Wildlife Fund.

Sin embargo, si los grupos tienen una estrategia deliberada de ruptura de la ley, de cometer daños, o robos, etc. -entonces el mero hecho que sean un grupo de protesta no los hace inmunes a la ley, y no significa que la Policía no pueda usar informantes para descubrir qué actividades ilegales están planeando.

Por ende, de los grupos anteriores, ¿todos toman parte en las actividades organizadas para romper la ley? No estoy seguro que sea así. Save Happy Valley ciertamente sí y no tengo problema con que la Policía los monitoree, si es hecho legalmente. Pero sospecho que en alguno de los casos, la Policía estaría extendiéndose para justificar su vigilancia a través de un informante. La pregunta que haría es si el uso de Gilchrist como informante de hecho previno algún crimen. Si no es así, entonces no deberían estar espiando al grupo. Sin embargo, si estaban planeando actividades ilegales, algo de vigilancia podría argumentarse como justificada.

En el post anterior, LudditeJourno se adentra más en el tema acerca que la policía a menudo monitorea grupos cuyas creencias ellos consideran que están fuera de la norma.

Bryce Edwards, un docente en Estudios Políticos, escribe Liberation y sigue la misma línea de opinión:

El estado en Nueva Zelandia siempre ha tomado un fuerte interés en la vigilancia de la actividad política de izquierda. El Servicio de Seguridad e Inteligencia (SIS), en particular, tiene un largo historial de espionaje de grupos e individuos activistas de izquierda. Y en años recientes, el poder del SIS ha sido extendido, con la ayuda de miembros del Partido Laboral, Nacional, el Partido Maori Party, etc. Incluso a veces ha habido algunas ‘innovaciones’ ligeras a las configuraciones de espionaje -con las corporaciones propiedad del Estado utilizando investigadores privados para el espionaje de activistas políticos.

Sin embargo, hay muchos en la blogósfera de Nueva Zelandia, como Half Done, que sostienen que es deber de la policía mantener vigilados a los grupos creadores de desórdenes civiles:

Francamente, si la policía no vigilara a los grupos que activamente abogan para que cualquiera participe en un conflicto armado, estarían abandonando gravemente sus funciones.

La actitud de ciertos grupos que creen pueden hacer lo que les plazca si no aceptan una forma política es una de las principales razones por las que necesitan a la policía.

Vean el caso de: Grecia.

A primera vista, Not PC se pregunta si la historia es verdadera:

Pero asumamos por el bien del argumento que el reclamo es cierto.  ¿Entonces qué? Los grupos que dicen están incluidos son del estilo de Safe Animals from Exploitation (SAFE) [Salven a los Animales de la Explotación], Peace Action Wellington, grupos anti-alimentos diseñados genéticamente y Save Happy Valley.  Todos estos rompen la ley -como su ‘nave nodriza’ Greenpeace, quienes si recuerdan apoyaban el estilo de Sea Shepherd, que malgastan tiempo en el helado antártico intentando hundir barcos balleneros japoneses con todas las vidas a bordo.

Estas personas no son parte de un círculo.

SAFE tiene un historia de irrumpir, allanar y destruir propiedades personales. Fueron grupos anti alimentos diseñados genéticamente los que entraron a la Universidad Lincoln hace unos años y destruyeron experimentos valorados en millones (e, incidentalmente, arriesgaron la difusión de un virus creado genéticamente en contra de quienes protestaban). Y Save Happy Valley y Peace Action Wellington no son nada benevolentes como suenan: miembros de ambos grupos han sido arrestados e investigados en el pasado por daños deliberados, y ambos estaban incluidos entre los arrestados el año pasado como parte de las 17 operaciones Te Qaeda/Urewera.

Así que, si su reclamo resultara ser cierto, si estos grupos están siendo investigados simplemente significa que la policía está haciendo su trabajo.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.