¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Palestina: “En Gaza, somos sujetos de las noticias pero no podemos ver televisión”

El 6 de enero un colegio de la ONU en el campo de refugiados en Jabaliya que estaba siendo usado como refugio, fue alcanzado por bombas israelíes y cerca de 40 personas murieron. El 8 de enero, el ejército israelí suspendió sus operaciones militares durante tres horas, para permitir que la ayuda humanitaria entre a la Franja de Gaza. En este post escuchamos las reacciones de bloggers en Gaza.

El profesor Said Abdelwahed, que enseña inglés en la Universidad Al-Azhar, escribe en Moments of Gaza:

Miles de los palestinos tomaron refugio en colegios de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestina en Oriente Próximo (UNRWA, por sus siglas en inglés). ¡¡¡40 de ellos han muerto a causa de un ataque aéreo hoy en ese colegio!! ¿Incluso parece que la bandera de la ONU no tiene ningún significado para Israel? ¡¿Cómo puede considerarse a sí mismo una parte de la comunidad internacional?!

La activista canadiense, Eva Bartlett, bloguea en In Gaza:

Si tu tierra increíblemente pequeña y sobrepoblada estuviera siendo aterrorizada, pulverizada por bombas del cuarto ejército del mundo, y tus fronteras estuvieran cerradas; si tu casa no estuviera segura, mezquita (iglesia) no segura, colegio no seguro, calle no segura, campo de refugio de la ONU no seguro…¿A dónde irías, correrías, te esconderías? Más de 15,000 se han quedado sin hogar, refugiados internos por los bombardeos a casas por parte de Israel, lanzamiento de obuses y tiroteos. Algunos han sido acogidos en colegios de la ONU alrededor de Gaza. Hoy en Jabaliya, aviones israelíes bombardearon uno de esos colegios. El director del [hospital] de Shifa conservadoramente calcula 40 muertos, decenas de heridos. Debe ser más alto. […] El director de Shifa también me dijo que los paramédicos de emergencia todavía no pueden llegar a la casa Zaytoun que ayer en la mañana fue bombardeada con habitantes encerrados dentro. Hay dos grandes relatos de la historia, ambos criminales. Uno: soldados israelíes rodearon a los habitantes de la casa de varios pisos, separaron a los hombres – 15, me dijeron– y les dispararon a quemarropa delante de las mujeres y niños de la familia, 20, me dijeron. Después, pusieron explosivas alrededor de la casa y bombardearon al resto de la familia extendida. Dos: soldados israelíes rodearon a los habitantes de la casa de varios pisos, los encerraron en un cuarto durante un día, y los bombardearon la siguiente mañana. Como sea, los soldados israelíes intencionalmente apresaron y bombardearon a los habitantes de la casa. Y están evitando activamente que los paramédicos lleguen a cualquier sobreviviente potencial. Los paramédicos han tratado de coordinar con el CIRC (Comité Internacional de la Cruz Roja) sin éxito: nadie puede llegar a la casa.

El egipcio-alemán Philip Rizk, que bloguea en Tabula Gaza, informa sobre una conversación que tuvo con el doctor Attalah Tarazi en Gaza:

Las cifras de muertos y heridos informados en los medios están muy por debajo de la realidad pues los medios no pueden cubrir los incidentes a medida que se desarrollan. Sé de casos donde las casas fueron rodeadas por el ejército israelí y las personas dentro se rindieron y de todas maneras les dispararon cuandio salieron. […] Hemos presenciado armas que nunca antes hemos visto en nuestras vidas. Algunas explotan en el cielo y esparcen bombas por todas partes. Esporádicamente, he sentido olores de algunas de las quemaduras y heridas que nunca antes había presenciado […] Que Dios nos proteja, que Dios tenga piedad de nosotros.

En otro post el profesor Said Abdelwahed dice:

La tregua de 1:00-4:00 p.m. fue un poquito de alivio para los civiles en la ciudad. La principal preocupación de la gente era conseguir agua de los centros de distribución. ¡Había largas colas de gente esperando para conseguir agua potable en jarras de plástico! ¡Los tanques y la artillería siguen operando en los límites de la ciudad de Gaza! Más personas evacuaban sus casas y recurrían a parientes y a colegios de UNRWA…. ¡pero el bombardeo de ayer asustó a todo el mundo que dormía en los colegios! Hoy, había camiones de artículos urgentes de comida y se ha autorizado la entrada de otros suministros médicos desde Rafah hacia Gaza. En Gaza, todos somos sujetos de las noticias pero no podemos ver televisores. Nos enteramos por los parientes que nos llaman por teléfono desde el extranjero. Seguimos sin electricidad ni agua, ¡además del gran número de personas que están sin gas para cocinar!

El reportero gráfico palestino Sameh Habeeb que bloguea en Gaza Strip, The Untold Story, explica cómo puede seguir informando:

Queridos Editores, Periodistas y Amigos,
Algunos de ustedes se preguntan cómo envío noticias bajo estas condiciones. De veras sufro mucho para mandarles esta actualización debido a la falta de energía. Voy alrededor de 4 kilómetros al día en este cruel guerra ¡donde cargo la batería de mi laptop para poder enviar este trabajo! ¡Esto es muy peligroso pues las bombas caen y los zumbidos me rondan! Continuaré con esto.

Laila El-Haddad, cuyos padres están en Gaza, bloguea en Raising Yousuf and Noor, y describe una conversación con su padre en vivo en una transmisión canadiense:

Le preguntó si había salido para algo – dijo que mi madre no ha dejado la casa en días, pero que necesitaban tomates para cocinar la cena. “Las tiendas están vacías- hay muy poco en las repisas; y la panadería Shanti tenía como a 300 personas esperando en cola.” Sorprendentemente, dijo que las personas están tratando de seguir con sus vidas. Es lo mundano y ordinario lo que a menudo salva tu cordura, te ayuda a vivir a través del terror. No es poca cosa resistir: saber que tanto por lo deliberado y el alcance, es un asalto moderno sin precedentes en contra de un pueblo ocupado, sin estado – la mayoría de ellos refugiados.

Safa Joudeh escribe en Lamentations-Gaza acerca de valorar los momentos ordinarios:

Me desperté con el olor de pan fresco recién horneado, cerca del mediodía de hoy. Esuve levantado casi toda la noche y dormí unas cuantes horas antes de la salida del sol. […] Mi madre ha empezado a hacer pan casero los últimos diez días. Gracias al cuidadoso manejo de la pequeña cantidad de gas de cocina que tenemos, y a su idea de comprar un horno a gas en previsión de una invasión israelí solamente días antes que empezaran los ataques, ella puede hornear de vez en cuando. Más aun, hemos encontrado una tienda con las puertas parcialmente abiertas en nuestra zona hace un par de días y pudimos proveernos de harina. Después de almorzar con mis hermanos menores y padres pan, queso, huevos y un poco de sobras de pasta, todos fuimos al balcón, ¡y qué bello día soleado era! El hielo se había disipado de alguna manera con la temprana luz del sol, los pocos árboles afuera eran verdes y luminosos ¡y los pájaros cantaban! Todos estuvimos por cerca de media hora, mirando a través del enrejado metálico como pájaros enajaulados. Pudimos escuchar una explosión ocasional a la distancia pero no nos impidió pararnos ahí y respirar el aire fresco que tanto añorábamos.

RafahKid está incrédulo:

¿Qué se puede decir? Creerían que en octubre tuvimos nuestro primer [concierto de música] de ópera en Gaza. La vida es dura cuando te mantienen prisionero toda tu vida aun cuando se te reconoce como la víctima. Pero nos esforzamos mucho para vivir una vida y estudiamos mucho. Hasta decir que Hamás es la causa de esto es culpar a la víctima de violación por la ropa que usaba.

Vittorio Arrigoni es un activista italiano que bloguea en Guerrilla Radio

He tomado algunas fotos en bianco y negro ayer, todas caravanas de carretas jaladas por mulas, cargadas de manera inverosímil de niños que ondeaban una bandera bianca hacia el cielo, los rosotros pálidos, aterrorizados. Mirando esas fotos de refugiados en fuga, me corrieron escalofríos a lo largo de la espalda. Si pudieran estar sobreimpuestas a las fotos que daban testimonio de la Nakba de 1948, la catástrofe palestina, coincidirían perfectamente. En la vil inmovilidad de los estados y gobiernos que se definen democráticos, hay una nueva catástrofe en curso, una nueva Nakba, una nueva limpieza étnica que está golpeando a la población palestina.

En otro post, Eva Bartlett dice:

Caminar en la ciudad de Gaza ahora es caminar a través de una ciudad fantasma, pasar cascos de edificios, calles llenas de escombros, tiendas cerradas y calles desprovistas de vida. Antes que comenzaran los ataques de Israel a lo largo de la Franja de Gaza en áreas densamente pobladas el 27 de diciembre, Gaza era un escenario diferente: estaba sofocada bajo un sitio […] pero los palestinos en Gaza todavía caminaban por las calles, seguían frecuentando los parques y los espacios públicos, seguían sus estudios dentro de la Franja y se casaban. En cualquier día, la calle principal, Omar Mukthar, estaría llena de taxis dirigiéndose el camino oeste-este, niños yendo y volviendo del colegio, compradores y vendedores. Caminar ahora por Omar Mukthar es una experiencia que da miedo […] En los primeros días después que los misiles cayeran en las estaciones de policía, mezquitas, edificios de administración civil, edificios municipales, autos, casas, talleres de fierro y madera y universidades a lo largo de la corta longitud de la Franja de Gaza, las personas caminaban con cuidado, evitando los sitios bombardeados, muy al tanto de que pudieran ser bombardeados de nuevo. […] Pero ahora se ha llegado a un punto, todo Gaza está tan completa y minuciosamente bombardeado, que los desvíos iniciales que tomamos no tenían sentido: simplemente hay demasiados edificios y sitios bombardeados como para molestarse evitando la calle. […] Así una población bombardeada ya asediada, sin ningún lugar a donde correr, disparada y bombardeada cuando corrían a ninguna parte, ya privada de medicinas y atención médica, está ahora en un nuevo nivel de hambre, privados de agua  (70 % de las personas no la tienen), y sigue siendo psicológicamente aterrorizada por la actividad aérea y bombardeo. ¿A dónde ir? A cualquier parte, de verdad no interesa.

Fida Qishta, que bloguea en Sunshine, es un periodista freelance, cineasta y activista que vive en Rafah en el sur de la Franja de Gaza:

La ayuda humanitaria es todavía un gran problema, incluida la falta de medicinas y comida. El gobierno israelí dijo que han abierto los cruces de frontera para dejar que los palestinos viajen a Egipto para tratamiento médico y para que la ayuda humanitaria entre a la Franja de Gaza. Es como el lobo que mata a la oveja y después vende su cuero. ¿Por qué les disparan si quieren que estén con buena salud? ¿Por qué no paran los ataques aéreos antes que maten y hieran a todos estos civiles? Dicen al mundo que los camiones de comida entran a la Franja de Gaza. ¿Ustedes saben cuántos camiones? ¿Ustedes saben que la Franja de Gaza está cortada en dos partes ahora por el ejército israelí? Esto significa que si la ayuda humanitaria entra en Rafah, nunca llegará a la ciudad de Gaza, porque han cortado el principal camino en dos partes. Me recuerda el puesto de control de Abu Holy que dividía la Franja de Gaza en dos. Mis amigos y yo esperábamos para ir a nuestra universidad durantes horas y horas. Al final del día regresábamos a casa, sin asisitir a ninguna clase. Nuestra única clase era sobre cómo esperar. Mi madre está sentada en la puerta de nuestra casa contando los zumbidos y los F16. Creo que si le pidiera que contara los ataques aéreos ella lo haría.

Nader Houella, que administra el blog grupal Moments of Gaza, escribe un post explicando lo que puede hacer la gente que quiere ayudar.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.