¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Colombia: La comunidad indígena Awá atrapada en el medio

Mientras la mayoría de los colombianos estaban atentos a la liberación de 6 rehenes realizada por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) durante la primera semana de febrero, en la reserva indígena Tortugaña Telembí, localizada en un área selvática entre Barbacoas y Samaniego (departamento de Nariño, al sudoeste de Colombia), varios miembros del grupo indígena Awá desaparecieron. Según los informes, las guerrillas de las FARC y el ELN estaban luchando contra el ejército colombiano en esta región, con el pueblo Awá atrapado en el medio.

Foto de desaplazados del pueblo Awá en el departamento de Nariño, tomada por G. Valdivieso de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (UNHCR) y usada con licencia.

El 9 de febrero, organizaciones indígenas y el gobernador de Nariño, Antonio Navarro, él mismo ex guerrillero de los M-19, denunciaron el asesinato de 17 miembros de la comunidad Awá. En el curso de los siguientes días, se informó del asesinato de otras 10 personas que huían de los primeros ataques, con lo que la cifra de muertos llegaba a 27, con docenas más secuestrados. Al momento de la publicación, no se había hallado ningún cadáver, incluso después de haber enviado al ejército a la remota área donde se dice que ocurrió la masacre, con la finalidad de encontrar los cuerpos. Los mismos indígenas y, por supuesto, las autoridades han culpado a las FARC de la masacre. Muchos creen que las FARC sospechaban que las tribus Awá estaban actuando como informantes del ejército. El presidente Álvaro Uribe anunció que visitará el área el próximo fin de semana.

Adam Isacson de Plan Colombia and Beyond expresa su desprecio por los asesinatos:

Condenamos a las guerrillas de las FARC, en los términos más enérgicos, por masacrar a dieciocho miembros de la comunidad indígena Awá en una remota zona en el departamento de Nariño, al sudoeste de Colombia. Si la dirigencia del grupo había buscado generar buena voluntad con la liberación unilateral de rehenes, los informes de los asesinatos de Nariño ha deshecho todo ese esfuerzo.

En Colombia Reports, la corresponsal holandesa Wies Ubags también está indignada:

No entiendo esta última crueldad de las FARC. Está tratando de entrar a nuevas negociaciones para intercambiar policías y soldados en la selva por guerrilleros en prisión. Los miembros de la sociedad civil que están haciendo el esfuerzo con ellos – Colombianos por la Paz – están arriesgando mucho, aunque ya se logró la liberación de seis rehenes. (…) En esta delicada situación las FARC cometen un crimen horrendo en la comunidad Awá, que vive en una de las regiones más violentas del país, y que ya ha perdido muchas vidas, también debido a la gran cantidad de minas terrestres en la zona. ¿No son del pueblo los Awá, Ejército Popular de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia? Es un crimen cruel y estúpido.

El Ministro de Defensa colombiano Juan Manuel Santos alegó que los pueblos indígenas no estaban “colaborando” con las autoridades. Comentando el sitio web de noticias sociales Gacetilla, Gonzalo escribe:

Precisamente por colaborar fue que los mataron. Porque eso sí para pedir información siempre están, pero para ofrecer seguridad…

En un largo texto, la Asociación de Consejos Indígenas del Norte del Cauca (ACIN) también denuncia la actitud del Ministro de Defensa:

Ahora resulta que es culpa de las víctimas de esta masacre, del desplazamiento masivo, de las personas desaparecidas, de las comunidades confinadas en medio del terror lo que les está sucediendo. Culpa de ellas, dice el Ministro, porque no han querido colaborar con la Fuerza Pública. Pretende convencernos de que, si la Fuerza Pública hubiera estado en la zona, estos hechos no se habrían presentado. En consecuencia, llega la hora de militarizar el territorio por completo, con el argumento de proteger a los Awá. Los propios indígenas angustiados y corriendo por las selvas y algunos de sus líderes, no ven más opción que la de pedir ayuda a la fuerza pública. Los medios de comunicación y los voceros del Gobierno y de la coalición de partidos que lo respaldan, le hacen eco a este llamado. Colombianos y colombianas aterrados ante el horror de este genocidio en curso, reclaman lo mismo.

El texto de ACIN sigue tratando de explicar por qué están matando al pueblo Awá. Además de la alegación de las fuerzas de seguridad colombianas de “ser y haber sido un factor de terror”, todas las partes del conflicto armado colombiano ejercen violencia contra los Awá junto con avaricia y razones económicas (como proyectos agrícolas, de minería y turismo) lo que ayuda a exacerbar la violencia en contra de estos pueblos.

El pasado octubre, se llevaron a cabo una serie de manifestaciones indígenas y marchas por todo el país, en medio de una enorme censura de los medios, con el bloqueo de al menos uno de sus sitios web. La censura parece estar ocurriendo de nuevo. No le creemos a RCN escribe:

[H]oy en día alguien le está haciendo el juego a las FARC; pues mientras ellos atacan a las comunidades indígenas Tangarial y Awá, alguien presiona a los encargados de los medios de comunicación de la ACIN, robándoles un computador desde donde actualizaban su página, y amenazando al encargado de actualizarla. Lo grave es que el mismo gobierno, la Sip y los demás medios de comunicación son cómplices (como mínimo), pues los primeros no adelantan ninguna investigación al respecto, y los restantes no se dan por enterados (excepto “Semana”).

En el momento de las protestas indígenas, el presidente Uribe, que ya enfrentaba las huelgas del Poder Judicial y los cortadores de caña de azúcar, y otros altos funcionarios del gobierno afirmaron que las manifestaciones estaban “infiltradas” por las guerrillas, a pesar de la evidencia de lo contrario. Ahora, el gobierno no ha hecho una sola mención ni ha rectificado sus antiguas acusaciones en contra de los pueblos indígenas. Hasta ahora, solamente ha anunciado la nominación de un oficial del ejército que actuará como enlace entre las autoridades y el pueblo Awá.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.