- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Las protestas en Madagascar y la importancia de un periodismo ciudadano de calidad

Categorías: África Subsahariana, Madagascar, Activismo digital

Como Juliana [1] y yo remarcamos durante una exposición [2] que tuvo lugar en el congreso MobileActive en Sudáfrica [3] el año pasado, sólo porque más de tres mil millones de personas estén equipadas con teléfonos móviles, los cuales pueden ser utilizados como herramientas periodísticas durante situaciones de emergencia, no significa que en el mundo existen tres mil millones de periodistas listos y preparados para cubrir cada desastre natural, cada revuelta política y cada noticia que puedan encontrarse.

La cobertura informativa de hechos recientes tales como la tormenta tropical Eric, el ciclón Fanele [4] y las protestas y confusión política que aún persiste en Madagascar [5], realizada a través de un periodismo ciudadano, nos muestra la importancia de 1.)  los programas de preparación para desarrollar el periodismo ciudadano, 2.) la traducción y contextualización de hechos acaecidos localmente destinados a una audiencia global, 3.) la existencia de grupos organizados de medios de comunicación para que las voces locales puedan ser amplificadas y entendidas cuando ocurren noticias importantes de última hora.

En los casos de la tormenta tropical Eric y el ciclón Fanele, los cuales barrieron, respectivamente, las costas este y suroeste de Madagascar, blogueros locales cubrieron el vacío [4] dejado por el Departamento oficial de control de riesgos y desastres (en inglés, Department of Risk and Disaster Management) y su nula presencia en la Red. Los ciclones son hechos que se repiten cada año [6] en Madagascar y, como apunta [7] la bloguera local Lomelle [8], si bien no pueden ser evitados, la preparación para afrontarlos sí que puede ser mejorada considerablemente. Fotografió un simulacro de evacuación [7] llevado a cabo en la capital, Antananarivo, que puede ser usado como modelo para otras ciudades a lo largo y ancho del país a la hora de prevenir heridos y muertes en caso que un ciclón golpee.

Lomelle, una estudiante de periodismo en la facultad de Mahajanka y apasionada de las competiciones de poesía en directo [9] (o también llamadas slam poetry [10]), aprendió cómo publicar fotografías en la Red y a mantener un blog a través de una serie de talleres organizados por Foko Madagascar [11], un proyecto subvencionado por Rising Voices [12]. El fin de los talleres de Foko Madagascar es atraer un poco de atención mundial hacia las gentes de Madagascar, más allá de lémures y películas de Disney, a través de educar a los propios ciudadanos malgaches en el uso de herramientas periodísticas para que, de ese modo, puedan contar y describir su realidad diaria y poder conectarse a la conversación y el diálogo global en internet.

diana and lomelle [13]

Las blogueras de Foko Madagascar Diana [14] y Lomelle [8] en el congreso E-Bit [15]del año pasado.

Bastante antes de que ninguno de los principales medios de comunicación informara de cualquier tensión política en Madagascar, Lova Rakotomalala estableció dos enlaces a sendos blogueros malgaches [16] que cubrían la manifestación en contra de la decisión del presidente Marc Ravalomanana de cerrar las emisoras nacionales de radio y televisión, ambas controladas por el líder de la oposición y alcalde de Antananarivo, Andry Rajoelina. Usando su teléfono móvil, Avylavitra [17] grabó este vídeo [18] donde se aprecia a los manifestantes corriendo en las calles, y más tarde lo publicó en el sitio web Flickr:

madagascar protests [19]

La intensidad de la protesta política se magnificó. El 26 de enero diversas emisoras de radio y televisión dejaron de emitir [20], pero usuarios de Twitter lograron seguir informando al mundo en tiempo real [21] mediante mensajes de texto y usando internet a través de sus teléfonos móviles. Escribiendo en Global Voices, Lova Rakatomalala conectó artículos anteriores para proveer a los lectores de un contexto suficiente [22], para que así fueran capaces de entender cómo una isla más conocida por ser el escenario perfecto para personajes de Disney [23]puede llegar a ser consumida por tanta violencia y odio:

Diciembre del 2007: El partido en el poder pierde las elecciones municipales [24] a manos de un joven hombre de negocios hecho a sí mismo, al contrario que el actual presidente.

Noviembre del 2008: Un posible acuerdo con la firma Daewoo Logistics para cederle tierras [25] provoca indignación en todo el país.

Diciembre del 2008: Polémica por la retransmisión de un discurso del anterior presidente [26] del país y el posterior cese de las emisiones de la emisora de televisión.

Enero del 2009: Serie de extrañas fugas en cárceles [27] a lo largo de todo el país.

Enero del 2009: Mientras las tormentas tropicales azotan Madagascar, las manifestaciones en contra del presidente se suceden [26]. De una manera irónicamente cruel, las regiones más afectadas por las tormentas son las que están relacionadas con el posible acuerdo para la cesión de terrenos.

Toda está información con tantos matices y en tiempo real no habría sido posible sin los numerosos talleres de educación en periodismo ciudadano ofrecidos por el equipo de Foko Madagascar [28]. Tuvieron, además, la ayuda de algunos visitantes llegados desde el extranjero como Eddie Ávila [29], del proyecto Voces Bolivianas [30], quién visitó Madagascar el pasado mes de octubre [31] y que puede ser visto aquí mostrando a Lomelle [8] la manera de publicar un podcast:

eddie and lomelle [31]

Hace dos años, la blogosfera malgache estaba recién nacida y la mayoría de sus miembros residían fuera del país. Hoy, cuando se realiza una búsqueda en Google News del término “Madagascar”, dos de cada cinco noticias destacadas llegan a través de Global Voices y se muestran las opiniones y comentarios de blogueros locales (ocurre lo mismo cuando se realiza la búsqueda configurando el servicio de noticias de Google en español):

Picture 2.png [32]

Como receptores de noticias, es de extrema importancia para nosotros darnos cuenta que Madagascar es muy raramente mencionada en los principales medios de comunicación, como podría ser The New York Times [33], a menos que el artículo verse sobre tensiones sociales o las cifras totales de muertos tras el paso de un ciclón. Madagascar, al igual que otros países africanos, es algo más que una mera historia sobre catástrofes; y los blogueros de Foko Madagascar tienen que probar que son capaces de desarrollar un periodismo ciudadano de calidad cuando se suceden tiempos y acontecimientos de extrema agitación, máxime cuando se han dedicado los dos últimos años a describir a su país de una manera más certera y realista.

Juliana Rincón [34], asociada al proyecto HiperBarrio [35] en Medellín, Combia, nos enlaza a tres vídeos diferentes [36] realizados por los participantes de Foko Madagascar, que nos muestran una cara muy diferente del día a día de ésta nación; una visión que a la mayoría de nosotros nos sería imposible de conocer si no llega a ser por este tipo de iniciativas. Koloina [37], centrada en la cultura malgache, muestra la ingenuidad de Toky y sus coches de juguete [38], construidos a partir de aluminio reciclado:

Patrick, un bloguero de Foko que estudia en la universidad de Tamatave, produjo un vídeo sobre un joven que realiza espectáculos callejeros [39] para ganarse la vida. Theo, también estudiante de la misma universidad, hace uso de su espectacular dominio del inglés para entrevistar a un sacerdote sudafricano [40] que estaba de visita y hablar sobre la gratitud. Por último, Ariniaina, decidió filmar un vídeo sobre un chico de 14 años que ha pasado los últimos cinco años de su vida cantando por las calles [41] para ganar dinero:

Desde hace tres años, cada tarde después del trabajo, me cruzo con este chico cantando en las escaleras de Antaninarenina. Desde hace tres años estoy acostumbrada a darle dinero porque es un encanto verle con su pequeña guitarra y cantando esas canciones de gospel.

Hoy he decidido hablar con él, y hacerle algunas preguntas. Sonrió, bajó la mirada y, finalmente, accedió. Le dije que hablaría sobre él en mi blog y en el sitio web English Corner para que así la gente que se lo cruzase pudiera reconocerlo y, quizás, ser amable con él.