¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Rusia: “Carta no enviada” sobre servicios de salud

Debajo la traducción parcial de un post (rus) sobre los servicios de salud en Rusia – una mordaz “carta no enviada” al presidente ruso, escrita por el usuario de LiveJournal sobe-panek el 22 de febrero. El post ha llegado a los Top 30 del portal Yandex Blogs y fue recogido por algunos medios rusos.

[…] Hay un pueblo que se llama Yelets en la región de Lipetsk. Y está el Hospital de la Ciudad #1 en el pueblo de Yelets. Hay un departamento de hemodiálisis y cirugía sanguínea gravitacional en este hospital. El único en todo el pueblo, por cierto. Hasta hace poco el departamento tenía su propio espacio para sus pacientes y estaba abierto las 24 horas del día. Debido a esto, a los doctores y las enfermeras les pagaban un poco más, además de sus sueldos básicos: por trabajar en guardias nocturnas, feriados y fines de semana. Imaginen a cuánto ascendía la cuenta total. Demasiado dinero, horrible. […]

Y así en verano (antes de cualquier noticia oficial sobre la crisis, por cierto), el Departamento Regional de Servicios de Salud de Lipetsk encontró una manera de ahorrar algo de dinero a la Madre Patria. Primero, retirar la zona del departamento de hemodiálisis, después cancelar las guardias nocturnas así como los turnos de domingo y de feriados.

Por supuesto, esos irresponsables enfermos empezaron a quejarse de inmediato. Como que están teniendo ataques agudos de falla de riñón no solamente los días de semana de 8 am a 5 pm, sino de noche también, e incluso los feriados. Y empezaron a gritar que una persona con problemas en los riñones, con un ataque la noche del sábado, probablemente no sobreviviría hasta la mañana del lunes sin hemodiálisis. Y citaron la reciente muerte de una mujer de 20 años como ejemplo. Para que todos les tengan pena, por supuesto…

Bueno pues, la mujer murió – no pudo sobrevivir hasta el lunes. ¿Y qué? ¿El mundo está de cabeza?

Incluso si todos los pacientes crónicos de este departamento del Hospital de la Ciudad de Yelets murieran, al mundo no le va a importar. Porque, digamos la verdad, estos pacientes están ocupando en vano un lugar bajo el sol. Juzga tú mismo, quién necesita a personas discapacitadas que pasan años esperando cirugías de transplante de riñón (que no van a conseguir nunca) – nadie los necesita. O esos otros pacientes de este departamento – drogadictos después de una sobredosis. Esta es la escoria de la tierra, ¿quién los necesita? ¿Y todos esos pacientes con diferentes intoxicaciones? Intoxicación por hongos o lo que sea. Para qué necesitan tratamiento – después de todo es su culpa: no comas ni bebas indiscriminadamente.

Y ni siquiera estoy hablando de pacientes con deficiencia crónica de riñón, querido presidente. Si estas personas hubieran tenido un saludable estilo de vida, hubieran votado por Rusia Unida, no hubieran asisitido a los mítines de los disidentes, no hubieran leído todas esa clase de tonterías de la oposición, no hubieran firmado toda esa clase de cartas (de defensa y protesta) – ¿sus riñones hubieran fallado? Por supuesto, no.

Entonces sí, en el verano el personal médico de este departamento fue relevado de sus guardias nocturnas y del trabajo de fin de semana y feriados. ¿Qué haría cualquier persona normal en esa situación? ¡Regocijarse! Y ellos – el personal médico – ¿qué estaban haciendo? Están escandalizados. Y escondiéndose detrás de los intereses de sus pacientes.

De hecho, lo que realmente escandalizó a los profesionales médicos fue el recorte salarial. Qué clase de recortes- ah, para nada importante.

Tome a mi hermana menor Anna, por ejemplo, que trabaja como enfermera en este departamento, tiene 20 años de experiencia […] – antes que la crisis […] empezara, ganaba cerca de 5,000 rublos [más o menos $200 al mes en ese momento]. Y ahora gana 3,380 rublos [más o menos $100]. ¿Cuál es la diferencia, verdad? ¡Ninguna diferencia! A ella no le importa si gana  3,400 o incluso 4,300, cuando la cuota de vivienda que tiene que pagar es de 4,200 [al mes]. Aunque ella estuviera ganando poco más de 5,000, apenas le quedaría suficiente para comprar comida de gato.

Si yo fuera el Departamento Regional de Servicios de Salud de Lipetsk, estaría pagando a los profesionales médicos no más de 1,000 rublos al mes. ¿Para qué necesitarían más? ¿Para sobrevivir hasta que les llegue el momento de jubilarse?

Mire, querido presidente, cuánto se puede ahorrar si aplicamos esto a nivel nacional. Primero, todos los profesionales médicos desaparecerían, después todos sus pacientes les seguirían. De una sola vez, el estado obtendría increíble beneficio de […]: a) dinero ahorrado de salarios; b) dinero ahorrado de pagos no hechos por discapacidad; c) pensiones; d) remedios gratis … (Si, Si, gratis- ¿y qué pensaba? No sé de otros departamentos de este hospital, pero en este departamento de hemodiálisis ¡a los pacientes crónicos se les atiende gratis!)

Sigamos contando: equipos, diferentes clases de aparatos médicos, guantes y jeringas, metros cuadrados de edificio ocupados por departamentos innecesarios, o incluso hospitales enteros.

¿Para qué necesita el país clínicas oncológicas si el cáncer es incurable?

¿Por qué nuestro oso de dos cabezas -perdón, desliz de lengua otra vez- nuestra águila- cuida de todas esas personas crónicamente discapacitadas, si ya no son de ninguna utilidad al estado? ¿Y para qué necesitamos niños enfermos? Mejor que nazcan nuevos. Saludables…

Querido presidente, […], escuche con cuidado la opinión de la gente común. Y preste atención a la tarea del Departamento Regional de Servicios de Salud de Lipetsk. Y tal vez no podremos superar esta crisis, pero saldremos de ella con algo de ganancia.

[…]

UPD. escribí esta carta y estuve a punto de mandarla (no en LiveJournal, por supuesto, sino más allá), pero decidí en el último momento que mi hermana supiera.

Así que la llamé. La advertí.

Ella dice: “¿Estás loco? ¡Me van a despedir!”

Y qué, le digo, que te despidan. ¿qué pierdes? ¿Tres mil rublos? Eso no es un salario, es una humillación. Estoy listo para pagarte 5,000, solamente para evitar que se limpien los zapatos contigo.

Y mi hermana contesta: Tú no entiendes. ME GUSTA MUCHO MI TRABAJO. No puedo vivir sin él. No tiene nada que ver con mi salario…

¡Maldita seaaaa!

Lo único que queda por hacer es [encogerse de hombros]. También es posible estar contento. Por el pais. Por su presidente. Y, separadamente, por el Departamento Regional de Servicios de Salud de Lipetsk. Y por los profesionales médicos de Yelets. Y, por supuesto, por los pacientes renales crónicos de Yelets…

P.S. Querido presidente, por favor, le suplico: cancele los salarios de los profesionales médicos totalmente. Y por favor obligue a algunas enfermeras (mi hermana, por ejemplo) a que paguen de sus propios bolsillos por el derecho de ir a trabajar. Porque de otra manera nada cambiará en nuestro país. Nunca.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.