¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Japón, Brasil: La crisis pone fin a sueño de una vida mejor

Se estima que entre 40,000 y 50,000 inmigrantes brasileños en Japón han hecho planes o están planeando hacer el viaje de regreso a través del mar. La mayoría de estos trabajadores son jóvenes brasileños de ascendencia japonesa que se fueron a Japón. La mayoría de ellos pudieron encontrar trabajo temporal en la fábricas de autos y electrónicas, que han sido profundamente afectadas por la crisis – la peor desde la Segunda Guerra Mundial.

Según el Banco de Brasil en Japón, ha habido 25,000 solicitudes de cambio de dirección de Japón a Brasil desde octubre del 2008. Esto muestra una inversión de la tendencia que empezó hace unos 30 años, cuando Japón pasó por un boom económico y la economía brasileña, por otro lado, estaba en recesión. Dado que la economía japonesa se ha estado reduciendo a su mayor ritmo en cerca de 3 años, dice Bah [pt], el 2008 “fue el año en que Brasil se convirtió en el nuevo Japón para muchos brasileños”.

El blog Igaum [pt], cuyas fotos de una protesta en Nagoya exigiendo mejores derechos laborales, trabajo y más apoyo por parte del gobierno japonés para trabajadores extranjeros ilustran este artículo, fue testigo del fin de un sueño de tener una vida mejor para toda una generación:

Muchos de los trabajadores despedidos han comprado bienes acá, porque no planeaban regresar pronto a casa, pero con la situación actual muchos de ellos están dejando todo atrás y regresando a su tierra. Lo que se ve es la frustración de muchos que vinieron acá buscando un sueño que ha sido interrumpido a la fuerza. No solamente de los que perdieron su trabajo, incluso aquellos que siguen trabajando tienen sus maletas listas para regresar, para no frustrarse todavía más en Japón.

Según los organizadores, hubo más de 1,500 personas protestando en Nagoya el 1 de febrero. Foto de Igaum, usada con permiso.

Esto es exactamente lo que le pasó a Bah [pt]. Después de 4 años de vivir en Japón y de visitar Brasil por Navidad, ella y su esposo llegaron para siempre a São Paulo este 8 de marzo, compartiendo un avión repleto de brasileños, todos ellos despedidos recientemente. A diferencia de sus compañeros de viaje, ellos dos todavía tenían trabajo pero decidieron renunciar porque la crisis afectó sus condiciones de trabajo: hubieran tenido que aceptar trabajar menos y ganar menos, sin vacaciones pagadas [pt] si querían conservar sus trabajos en una fábrica. Ella dice que ha aprendido acerca de la vida viviendo en Japón, pero se siente bien de regresar a casa:

¿Que si estoy contenta? Mucho.
No sé qué va a pasar de ahora en adelante, ahora tenemos mil asuntos que solucionar, pero estoy segura de una cosa: cuando decidí escuchar a mi corazón para saber qué era lo mejor que podía hacer, elegí el camino correcto.

Elaine [pt] de 30 años y que vive en Japón desde hace 14, perdió su trabajo a fines de febrero pero todavía cree que podrá encontrar otro y quedarse en Japón. El 9 de marzo, en un post titulado “Sobreviviendo”, dice que no hay señales que la economía esté mejorando. Se siente afortunada de tener todavía casa y comida, pues vive con sus amigos que todavía tienen trabajo:

La crisis no muestra señales de estar mejorando y debido a eso hay muchos brasileños que viván acá y que han regresado a Brasil. Los que se han quedado, como yo, están tratando de sobrevivir esta loca crisis que afecta a Japón. Casi todos los días veo informes noticiosos brasileños que informan de brasileños viviendo en la calle, gente que no tiene nada para comer y otros que viven en refugios públicos, confiando en las donaciones de buenas personas.

A Renata Shimura [pt] le dieron su aviso de despido en diciembre, trabajó hasta mediados de enero y ha comenzado su búsqueda de trabajo. Comparte su experiencia en el Centro de Servicio de Empleo para Extranjeros, conocido como Hello Work, para solicitar la asignación a los que buscan trabajo. Había cerca de cerca de 100 personas en la reunión a la que ella fue, todos extranjeros, mayormente peruanos y brasileños. Ella explica el sistema:

Hay un día que se llama “Día de Cheques” en el que debes ir al Hello Work donde estés registrado para comunicarles si tienes un trabajo nuevo y para demostrar que has estado trabajando de manera diligente para encontrar uno. Este día se repite al menos una vez al mes. Hacen énfasis en que solamente entregan el pago de la asignación para los que de verdad se comprometen con el proceso. En este periodo de tres meses, estaré recibiendo la asignación de los que buscan trabajo, tengo que ir a Hello Work al menos tres veces y realizar una búsqueda/vista de vacantes de trabajo, de otra manera pueden no darme el pago. Y estas consultas implican una larga espera para ser atentdia por el funcionario que hace la búsqueda en la computadora, pues Hello Works en Japón ha estado atiborrada de gente debido a la crisis que enfrentamos acá. Ahora es momento de rezar para encontrar un nuevo trabajo y que todo vaya bien en este periodo en el que necesito la asignación.

Foto de Igaum, usada con autorización.

Kurati [pt] ha estado visitando las oficinas de Hello Work en diferentes provincias, y ha notado que no ha visto brasileños la última vez. Se pregunta si fue porque no hubo intérpretes ese día en particular, o si la mayoría de los brasileños ya se rindió. Siente que hay oportunidades, si la gente las busca – hasta ahora ha encontrado trabajos raros. Pregunta: ¿es todo esto sensacionalismo de los medios?

La agencia no estaba llena, y me atendieron en 20 minutos. Todavía hay trabajos en las fábricas, pero como ya he dicho, no quieren extranjeros. Pedí una búsqueda en todos los trabajos abiertos para extranjeros y había 29 vacantes para toda la provincia, la mayoría en las área de construcción y servicios (casas). Pedí formularios y una lista de trabajos en la zona, ahora la estoy viendo. Ninguno me da ganas, regresaré mañana y pediré una carta de presentación. Los medios japoneses no tienen muchas noticias que valgan la pena (a diferencia de Brasil, donde tenemos tantos asesinatos por semana), así que hacen un gran sensacionalismo de la crisis. Muestran a muchos japoneses que viven en la calles, que pierden el trabajo, llorando, mientras que la agencia pública de contratación tiene cientos de puestos disponibles. Estas son vacantes que han estado ahí por mucho tiempo, pero parece que a los japoneses no les entusiasma mucho trabajar [en estos puestos] y también son elitistas, mientras que los extranjeros ruegan por una oportunidad. A veces la televisión muestra algo y el mundo real muestra otra cosa. ¡¡¡¡Esto apesta!!!!

Igaum [pt] comparte en su blog una de estas historias que ha estado en las noticias. Se trata de un brasileño de 36 años que perdió su trabajo hace 6 meses y sin dinero para pagar el alquiler, ha estado viviendo en las calles de Hamamatsu, en la provicia de Shizuoka. Aun así no regresará a casa:

El comienzo de la historia muestra cómo son los días de Pereira, rebuscando en los tachos de basura buscando latas y chatarra que pueda vender en los centros de reciclaje. El brasileño va con su bicicleta llena de basura a uno de esos centros de reciclaje a vender el material que ha juntado y gana 350 yen (cercade $ 3). En vez de comprar comida, guarda el dinero hasta que tiene el monto mínimo para mandar a su esposa e hijos en Brasil. Viendo la dura situación de Pereira y su esfuerzo por sobrevivir, un japonés le dio un departamento para que viva y a veces ha recibido donaciones de una ONG pero cuando no recibe nada, sobrevive de la comida que encuentra en la basura. Pereira dice que está muy agradecido por la ayuda y que ama a Japón.

El informe termina con Pereira llamando a su familia el 1 de enero, su esposa pregunta por qué no regresa a Brasil, Pereira dice que está decidido a seguir con su vida en Japón porque piensa que en Brasil no tendrá oportunidades de trabajo, y mientras la situación no mejora piensa que es más factible buscar basura y ahorrar dinero para mandarlo a Brasil.

Foto de Igaum, usada con autorización.

Las vacantes de trabajo en la agencia de contratación han bajado cerca de 60 por ciento en febrero comparado con el del año anterior y ha sido cada vez más difícil hasta para los japoneses encontrar oportunidades laborales. Los brasileños, que en su mayor parte trabajaban antes en fábriclas que empleaban una buena cantidad de extranjeros, no pueden competir con el resto del mercado laboral cuando la barrera idiomática es un problema, ahora que se disputan las vacantes con los locales. El blog No apJão [En Japón, pt] dice que la mayoría de los brasileños ni siquiera han aprendido el idioma hablado básico, y por lo tanto no pueden comunicarse adecuadamente, menos buscar trabajo en otros sectores. Destaca lo importante que es aprender el idioma para estar totalmente integrado a una sociedad diferente:

Desgraciadamente una gran cantidad de brasileños no piensan, he escuchado a la gente decir cosas como “¿para qué debo aprender japonés si voy a regresar a Brasil?” Es una realidad triste, la falta de habilidad para lidiar con una cultura totalmente diferente a la nuestra puede llevar a malos entendidos que minan la imagen de la comunidad brasileña en conjunto, la forma en que algunos se comportan se convierte en la forma en que todos se comportan a los ojos de la sociedad japonesa, así que adaptarse al idioma y la cultura son hoy factores que pueden marcar la diferencia entre tener un trabajo y no tenerlo.

Es difícil encontrar un trabajo si no puedes entender lo que tu empleador dice, tu imagen está totalmente perjudicada, y si te pones en los zapatos de tu empleador, ¿cómo puede confiar en una persona que no entiende lo que le dicen? ¿Logrará esa persona hacer el trabajo que le asignaron? Estas son las preguntas que se me ocurren cuando lo pienso.

Acá donde yo vivo, he visto en la televisión muchas noticias acerca de brasileños que empezaron a aprender japonés en un intento de encontrar un puesto en el mercado laboral, un gesto encomiable, pero los frutos del esfuerzo tomarán un tiempo en aparecer, y no todos tienen el tiempo para esperarlos.

Para ayudar a los que han decidido quedarse o a los que están en Japón porque no pueden pagar el pasaje de regreso a Brasil, hay un nuevo blog a la mano: Superando a Crise [Superando la crisis, pt] iniciado este marzo. Silvio Y. Nakano, que vive en Aichi con su familia, explica que decidió empezar el blog porque se sentía desilusionado de ver a tantas familias romperse debido a la crisis, y esta es su manera de ayudar a los que están tratando de quedarse en Japón. El blog buscar reunir información acerca de la crisis y da consejos para superarla, y publica trabajos abiertos para brasileños y consejos sobre cómo ahorrar dinero. El blogger tiene una opinión muy optimista:

Estoy de verdad confiado en que esta crisis pasará, no repentinamente por supuesto, sino poco a poco y los que estén preparados cuando la economía sea normal de nuevo, serán los grandes ganadores.
Así que tomemos esta oportunidad para aprender, superar obstáculos, dedicarnos un poco más a nuestras carreras, cuando fuera posible, yo publicaré información al respecto, y espero que ustedes comenten y dejen su opinión, que me será muy valiosa, pueden estar seguros.

Foto de Igaum, usada con autorización.

Hay aproximadamente 275,000 brasileños Dekasegis en Japón y algunas de las comunidades más grandes están concentradas en Shizuoka, Aichi, Hamamatsu y Mie. Los lazos entre los dos países empezaron hace 100 años, cuando las primeras familias japonesas llegaron a Brasil.

La coeditora de japonés Scilla Alecci ha colaborado con este artículo.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.