¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Brasil: Consejos para enfrentar la crisis de un vendedor callejero de canchita

Mucho antes del inicio de la crisis económica mundial, un vendedor ambulante brasileño estaba en camino de convertirse en un muy famoso empresario en el país solamente por hacer una cosa: vender canchita, con un toque personal. Valdir Novaki, de 36 años, trabajaba como itinerante de granjas hasta que llegó a Curitiba en 1988, donde empezó a trabajar como vendedor de periódicos y revistas, después como chofer de estacionamiento. Su ambición era sacar la licencia para abrir un carrito de canchita, y convertirse en un exitoso hombre de negocios. Su máximo sueño era convertirse en el mejor y más calificado vendedor de canchita en Brasil. Este es su perfil:

If every one can have a website, why a popcorn seller could not have one?

“Si todos pueden tener un sitio web, ¿por qué no podría un vendedor de canchita tener uno?”

Valdir vendedor de canchita: Valdir Novak, 36 años, nacido en São Mateus do Sul-PR, casado, un hijo, cuarto grado de primaria, trabajador agrícola durante su adolescencia, 20 años de servicio al cliente (puesto de periódicos, bar, canchita). Vive en Curitiba-PR desde 1988.

Contacto: a través del formulario de “contacto” en el sitio web o teléfono celular: 41-8417-6579

Habilidades: gran capacidad de entender las oportuidades de negocio; aprende rápido las lecciones/orientación; gran potencial gerencial; buenas habilidades de enseñanza con personas de todos los niveles.

Características personales: comunicativo, servicial y observador..

Le tomó a Valdir 12 años tener una licencia del concejo de la ciudad y para el momento en que su sueño se hizo realidad, ya había estado en el negocio durante tres años, operando el carrito de canchita de un amigo que tenía licencia y que él alquilaba. Con su licencia propia, Valdir pudo vender canchita en un punto fijo en la Plaza Tiradentes, donde ha estado trabajando por cerca de 3 años. El negoció floreció rápido, de una manera poco usual para este pequeño campo. Álvaro Borba [pt] nos cuenta qué hace especial a Valdir, y tan atractivo para sus clientes: se las ha arreglado para innovar en un campo en el que muchos pensarían que hay poco espacio para la imaginación:

El nuevo carrito estaba ubicado en la Plaza Tiradentes, la esquina más importante de la ciudad, y ganó identidad visual por haber sido hecho a la medida para esto. También implementó un equipo de higiene, una blosa de plástico que contenía mondadientes, servilleta, caramelos de menta (siempre bienvenidos después de la glotonería) y material promocional alabando la calidad de los ingredientes, que ahora el hombre de la canchita llama “insumos”. Cada día de la semana está impreso en el bolsillo delantero del uniforme que usa, para que los clientes puedan estar seguros de que hoy Valdir no está usando la ropa de ayer. Finalmente, un programa de fidelidad para beneficiar a los clientes más leales y un sitio web (disfrútenlo acá [pt]) para promocionar la marca de canchita de Valdir.

website
Valdir ofrece dos promociones principales a través de tarjetas de fidelidad: con una de ellas, el cliente tiene una bolsa gratis de canchita por cada cinco que compre. La segunda, llamada “una docena de diez”, el cliente paga por diez bolsas de canchita por adelantado y recibe doce. En su sitio web, hay un mapa de su ubicación habitual para que los clientes nuevos lo encuentren y una detallada descripción de equipo y productos, incluyendo a los proveedores de su materia prima. Valdir también comparte recetas de canchita y curiosidades, testimonios de sus clientes y también información acerca de su trabajo voluntario con una institución para personas discapacitadas Pequeno Cotolengo y el Hospital de Cáncer Erasto Gaertner, donde lleva su carrito de canchita para entretener a los niños. Hay también información respecto a su nuevo desarrollo profesional: charlas de negocios y marketing.

Valdir, on a lecture for a bank

Valdir, en una conferencia para un banco. Imagen de su sitio web.

A pesar del hecho que Valdir solamente tuvo la oportunidad de terminar la primaria, ahora entrena estudiantes y personas de negocios de todos los rangos. Durante apenas un año, Valdir ha viajado por todo Brasil dando charlas de motivación, consejos de negocios y tal vez algo de inspiración. Algunas de sus ideas sobre cómo llevar a cabo negocios vinieron de Ricardo Coelho [pt], consultor de marketing y negocios, catedrático y cliente leal de su canchita. Vio un talento natural en Valdir y desde entonces ha ayudado al vendedor de canchita en el camino a convertirse en un entrenador de negocios:

Todos sabemos la importancia de ayudar a los que quieren ser ayudados y el placer que nos da participar en el éxito de nuestro socio. Esto me pasa, cuando alabo al vendedor de canchita Valdir como ejemplo viviente de lo que ser empresarial es, y cómo la práctica es un colegio con mucho más contenido que muchos libros de grandes pensadores del mercado.

Marina [pt], adicta a la canchita según su propia confesión, nos da relatos de primera mano de su experiencia como clienta y explica por qué Valdir es su vendedor de canchita favorito:

Con R$ 2.00 compras un paquete GRANDE de canchita (que viene en una bolsa portátil para que la puedas llevar mejor en el camino y donde la asistente del hombre de la canchita se asegura de poner un poco más). Pero además de esto, vean lo que es ser un vendedor de canchita del siglo XXI: agrega un pequeño paquete con una servilleta, un mondadientes y una caramelo de menta. ¿Qué más quieres? También te sirve como si fueras el mejor cliente, el más especial ¡y muestra lo contento que está de ver que eres tú! Además de esto, hay algunos signos visibles que muestran que se preocupa por la higiene. Ya ves, hasta en el mercado de la canchita tenemos que adaptarnos… ¡Larga vida a Valdir, el mejor vendedor de canchita del mundo!

The Hygiene Kit - Why didn't anybody think about it before?

El equipo de higiene – ¿por qué a nadie se le ocurrió antes?

Geziane de Mattos Diost [pt] entrevista a Valdir y confirma que es extremadamente amigable, amable y carismático, una persona que sabe cómo contentar a todos los clientes y cumplir con todas sus necesidades, siempre con una gran sonrisa en la cara. Atención, innovación y creatividad son sus palabras claves, pero además simplemente le encanta lo que hace y eso puede hacer su canchita más sabrosa que la de sus competidores:

Pero señor Valdir, ¿está usted siempre de bien humor? “Oh, todos los días estoy de buen humor. Y la clave es mirar en retrospectiva. Si miramos hacia atrás en retrospectiva, verás que hay personas [que viven en] en [condiciones] mucho peores que nosotros. Yo estoy sano, trabajo, mi familia no está necesitada… Así que, ¡es solamente alegría! ¡Así superamos las dificultades! Siempre tengo una sonrisa en la cara porque, como siempre digo, la sonrisa es el camino más corto entre dos personas. Y para poder ser un vendedor de canchita, tengo que estar contento.”

valdir_pipoqueiro8

valdir_pipoqueiro21

Valdir trabajando en su “oficio”, como llama a su carrito. Ambas fotos son de Bruna Bazzo, usadas con permiso del autor.

1 Comentario

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.