¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Blogueros reaccionan al viaje a Fiyi propuesto por el partido Maori de Nueva Zelandia

Los blogueros están reaccionando a las propuestas de miembros del partido Maori de Nueva Zelanda que quieren que una delegación viaje a la República de Fiyi para hablar con el Primer Ministro para entender mejor lo que está intentando conseguir.

El anuncio se produjo horas después de que a la República de Fiyi se le suprimieran los beneficios del Foro de Islas del Pacífico por negarse a convocar elecciones para el 1 de mayo. Los líderes del partido Maori sienten que la problemática relación de Nueva Zelanda con Fiyi ha de cambiar y les gustaría apoyar a sus hermanos ancestrales, los fiyianos indígenas, que representan dos tercios de la población de Fiyi.

(A diferencia de los tres primeros golpes militares en Fiyi, el líder militar Frank Bainimarama tomó el poder en diciembre de 2006 para arreglar los errores del pasado contra la población de minoría étnica india que tenía menos derechos políticos que los fiyianos indígenas aunque disfrutaban de un éxito económico en las islas).

Sin embargo, el Primer Ministro John Key alteró las esperanzas respecto a este encuentro. Debido a que el partido Maori pertenece a la coalición gobernante de Nueva Zelanda, el Primer Ministro dijo que su gobierno debería hablar con “una sola voz”, lo que significa que no habría charlas cara a cara con el Primer Ministro de Fiyi hasta que esté dispuesto a adelantar las elecciones respecto a su fecha prevista en 2014. Los miembros del partido Maori han suspendido un viaje oficial a Fiyi, aunque se ha dicho que una delegación puede que viaje de forma “no oficial”.

La blogosfera política de Fiyi, que es en su mayoría contraria al régimen, no se sorprendió de los planes del partido Maori desde el principio.

Talking Fiji:

The Maori delegation had explained yeterday that the NZ govrnment had ”misunderstood” what Frank and his military regime were doing in Fiji.
It seems they were the ones who had “misunderstood” what Frank was doing.
Thankfully they had the presence of mind to admit they were wrong when they thought Frank was fighting the whole world to safeguard Fiji’s best interests.
Someone must have sat them down and explained to them that Frank was actually fighting the whole world (and the whole of Fiji) to safeguard his own best interests.

La delegación del partido Maori explicó ayer que el gobierno de Nueva Zelanda había “malentendido” lo que Frank y su régimen militar estaban haciendo en Fiyi. Parece que fueron los únicos en “malentender” lo que Frank estaba haciendo. Afortunadamente, decidieron admitir que estaban equivocados cuando pensaron que Frank estaba luchando contra todo el mundo para proteger los intereses de Fiyi. Alguien debe haberlos sentado y les debe haber explicado que Frank, en realidad, estaba luchando contra todo el mundo (y contra todo Fiyi) para proteger sus propios intereses.

Victor Lal, autor del blog Musings on Fiji, escribe esto en Raw Fiji News:

The agony of the people of Fiji, to a large extent, can be laid at the door of Papua New Guinean Prime Minister Michael Somare (and a few others) who constantly talked of dealing with the anti-democracy gangsters and gun-haw-haw coupsters in the so-called Pacific Way.

The Maori Party’s Tariana Turia and Pita Sharples should go to Papua New Guinea and have a word with Somare, who will give them a better picture of the psychological state of the present goons in Fiji.

He thought he was dealing with brotherly and sisterly Pacific Islanders, only to find out that they were devils in disguise, feasting on their own people.

If Somare had taken a tough stance with Australia and New Zealand, the gangsters might have thought twice before tearing up the 1997 Constitution, dismissing the Judiciary (which also had been propping them up), not to mention being thrown out of the Pacific Islands Forum.

La agonía de la población de Fiyi, en gran medida, se puede colocar en la puerta del Primer Ministro de Papua Nueva Guinea, Michael Somare (y algunos otros) que constantemente hablaban de lidiar con los gánsters anti-democráticos y los golpistas gun-haw-haw en el llamado Camino Pacífico.

Tariana Turia y Pita Sharples, del partido Maori, deberían ir a Papua Nueva Guinea y tener unas palabras con Somare, que les dará una imagen mejor del estado psicológico de los matones presentes en Fiyi.

Pensó que estaba lidiando con isleños pacíficos fraternales, solo para descubrir que eran demonios disfrazados, dándose un banquete con su propio pueblo.

Si Somare hubiera actuado de manera severa con Australia y Nueva Zelanda, los gánsters podrían habérselo pensado dos veces antes de destrozar la Constitución en 1997, desestimando el poder judicial (que también habían estado apoyándoles); por no mencionar el hecho de haber sido expulsados del Foro de las Islas del Pacífico.

En Nueva Zelanda, el viaje planeado se vio con mucha más positividad; aunque se criticó el toma y daca diplomático del gobierno de Key.

No Minister lo llama “sentido común.”

While our foreign affairs poobahs who seem to have captured John Key and Murray McCully continue to insist on ‘elections now, no matter how bad they are’ for Fiji, Mrs Turia suggests we actually sit down and talk civilly with Mr Bainimarama and, in her words, find out what is going on in Fiji.

Adolf sincerely hopes she goes to Fiji. I suggest the delegation should comprise the Maori King (mana) Dr Sharples (cabinet minister) and Lt Col (R) Wira Gardiner. (emminent Maori leader and National Party member)

Mr Gardiner has precisely the right background to put the Commodore at ease during discussions.

A circuit breaker such as this is essential if New Zealand's interests in the South Pacific are to be fulfilled.

Mientras nuestros líderes de asuntos exteriores, que parecen haber capturado a John Key y Murray McCully, siguen insistiendo en que “las elecciones deben ser ahora, no importa cuán malas sean” para Fiyi, la señora Turia sugiere que nos sentemos y hablemos de manera civilizada con el señor Bainimarama y, en sus palabras, averiguar qué está pasando en Fiyi.

Adolf realmente espera que ella vaya a Fiyi. Sugiero que la delegación se componga de Maori King (mana), el Dr Sharples (ministro del gabinete) y el Teniente Coronel (R) Wira Gardiner (eminente líder Maori y miembro del Partido Nacional).

El señor Gardiner tiene la experiencia adecuada para tranquilizar al comodoro durante las discusiones.

Un disyuntor como este es esencial si se deben satisfacer los intereses de Nueva Zelanda en el sur del Pacífico.

Fiyi: The Way It Was, Is and Can Be se pregunta si la estrategia de John Key de negociar únicamente con Fiyi a través del Foro de las Islas del Pacífico y el Commonwealth es la mejor opción.

I can see John Key's point but why doesn't he accompany the delegation? It would be in line with his familiar hands-on, up-front approach to other issues: a round-the-table dialogue by a down-to-earth pragmatist rather than hands-off bureaucratic negotiations? Unlikely, but it could actually help.

Entiendo la postura de John Key pero, ¿por qué no acompaña a la delegación? Esto estaría en línea con su enfoque directo, práctico y familiar respecto a otros asuntos: ¿un diálogo alrededor de la mesa por parte de un pragmático con los pies en la tierra y no negociaciones burocráticas pasivas? Es poco probable, pero podría ayudar.

Tumeke pone el diálogo propuesto en el contexto de políticas intergubernamentales dentro de la coalición en funcionamiento en Nueva Zelanda.

Mactional is an ugly mash sometimes – and the Maori Party's kite-flying on Fiji was another lost opportunity. It was a potentially valuable back channel to the regime in Suva, but it was fumbled. Why did the PM shift his position? Did clumsy MFAT has their fat paws on it, or was it a political botch from McCully? Or was it the Fijian regime that scotched it?

It was the timing the PM could have played with in permitting any delegation that included a Minister of the Crown – enough time to work something out; but now it's all gone. The Maori Party isn't too hot on the diplomatic tango either and has stood on the government's feet because they didn't read the nuances themselves.

Mactional es una mezcla fea a veces – y el vuelo de cometas por parte del partido Maori sobre Fiyi fue otra oportunidad perdida. Fue un posible canal posterior para el régimen en Suva, pero se hizo de manera torpe. ¿Por qué cambió el Primer Ministro su posición? ¿Tenía el torpe Ministro de Asuntos Exteriores sus garras en ello o fue una chapuza política por parte de McCully? ¿O fue el régimen fiyiano que lo desmintió?

Era el momento en que el PM podría haber jugado al dar a cualquier delegación que incluya un ministro de la Corona - tiempo suficiente para trabajar en algo; pero ahora todo se ha ido. El Partido Maorí no es demasiado bueno en el tango diplomático tampoco y se ha mantenido a los pies del gobierno porque no leen los matices.

Kiwi Blog es la única persona que admitió estar perplejo.

I’m a bit puzzled by the Maori Party stance on Fiji. The original Fiji coups were about preventing the majority Indians from forming a Government. It was about protecting what they saw as the right of indigenous Fijians, and that stance had the support of some Maori activists in NZ.
But the Commodore’s coup is (officially anyway) about the opposite. He is saying he wants to remove any special rights from indigenous Fijians, and replace the constitution which has race based seats.
Somewhat strange bedfellows for the Maori Party I would have said whose entire party is about how there should be special rights for indigenous people.

Estoy un poco desconcertado por la posición del partido Maori respecto a Fiyi. Los golpes de estado de Fiyi pretendían impedir que la mayoría de los indios formaran gobierno. Se trataba de proteger lo que ellos veían como un derecho de los fiyianos indígenas, y esta postura contaba con el apoyo de algunos activistas del partido Maori en Nueva Zelanda.
Pero el golpe del comodoro es (oficialmente, en cualquier caso) lo contrario. Dice que quiere eliminar cualquier derecho especial de los fiyianos indígenas y reemplazar la constitución que tiene asientos en función de la raza.
De alguna manera, extraños asociados para el partido Maori, habría dicho, que al completo trata de cómo deberían ser los derechos especiales para la población indígena.

De parte del editor político Audrey Young, blogueando en el periodico New Zealand Herald.

John Key hasn't made many mistakes since becoming Prime Minister in November – and those that he has made haven't mattered much anyway.
That changed this week with his mishandling of a possible Maori Party visit to Fiji…
On Sunday Key responded quickly saying a visit by Sharples would be okay so long as it was in a private capacity as Maori Party co-leader and not as a minister representing the Government.
On Monday he had had a change of heart. He said he had talked to Sharples, that he had agreed New Zealand had to have one voice on the issue of Fiji and that he did not believe Sharples would be going to Fiji.
On Tuesday, it became very untidy: Sharples said he might still go and Key said he would stop Sharples from going if he went ahead.
It would be helpful if the Prime Minister had one voice, as well. It should not have taken him long on Sunday to realize that such a trip by Sharples would be problematic for perceptions of Government unity, at the very least.

John Key no ha cometido muchos errores desde que se convirtió en Primer Ministro en noviembre; y aquellos que ha cometido no han tenido demasiada importancia.
Esto cambió esta semana con el mal manejo de una posible visita del partido Maori a Fiyi…
El domingo, Key respondió rápidamente diciendo que una visita por parte de Sharples sería buena idea siempre y cuando fuera de manera privada como uno de los jefes y no como un ministro representando un Gobierno.
El lunes, cambió de idea. Dijo que había hablado con Sharples, que habían acordado que Nueva Zelanda tenía que tener una sola voz respecto al asunto de Fiyi y que no creía que Sharples fuera a visitar Fiyi.
El martes, todo empezó a desordenarse: Sharples declaró que todavía podría ir y Key afirmó que impediría que Sharples fuera si tenía dicha intención.
Sería de ayuda si el Primer Ministro tuviera una sola voz, también. No debe haber tardado mucho en darse cuenta de que dicho viaje por parte de Sharples sería problemático en cuanto a las percepciones de la unidad de gobierno, por lo menos.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.