¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

Japón: Escasez de doctores, el sistema médico en crisis

Junto con la crisis económica, la escasez de doctores (医師不足, ishi busoku en japonés) se está convirtiendo en algo más y más urgente en Japón. Como señaló una encuesta de la Agencia de Manejo de Fuego y Desastre en el 2007, las causas son la desigual distribución de doctores establecidos principalmente en las áreas urbanas y el hecho que la profesión médica ha perdido su atractivo, debido a la carga laboral y a los sueldos que se han quedado a la zaga de otras profesiones. También la creciente edad de la población japonesa y el subsiguiente aumento en el número de pacientes han contribuido al inminente colapso del sistema médico.

del usuario de flickr pqw93ct, usada con autorización

del usuario de flickr pqw93ct, usada con autorización

Entre los síntomas están el alto número de casos, (el último ocurrió en febrero) de pacientes rechazados de los hospitales debido a la falta de camas o de personal. También los turnos excesivamente largos para los pocos doctores que quedan, donde los encargados se arriesgan a accidentes debido a la fatiga.

Un paciente, Seichiro Sonoda (園田 誠一郎), cuenta su experiencia cuando se vio sobresaltado por la gran cantidad de pacientes que atestaban las salas de espera del hospital.

Acabo de estar en un hospital universitario y me asombró la cantidad de pacientes en espera.
En la sala de otorrinolaringología y en la sala de donación de sangre había gran confusión y todos los asientos estaban ocupados. Tuve la sensación de estar verdaderamente presenciando la precaria condición del sistema médico.
Lo llaman “escasez de doctores”.

En Isha Ni Naru Hoho (医者になる方法 literalmente: cómo convertirse en doctor), un blogger explica el problema de la desigual distribución de doctores en el país.

Según una encuesta del Ministerio de Salud y Bienestar (2004), la cantidad deseable para una normal distribución de doctores está fijada en la Ley de Tratamiento Médico en cerca de 85% a nivel nacional. El área de la capital Tokio y la de Kinki, con Osaka, alcanzan más o menos 90% pero la cantidad disminuye en el campo y particularmente en la Prefectura de Aomori donde solamente llega al 43%, desafortunadamente.

La causa de esta desigual distribución es el hecho que muy pocos graduados de Medicina quieren trabajar en aldeas remotas o islas. Aunque las universidades autónomas tienen un sistema que permite a los graduados que elijan trabajar en áreas aisladas, que se les exonere de pagos de cuotas de colegio, cerca del 60% de los graduados elige trabajar en hospitales en el área alrededor de Osaka aunque deban volver a pagar sus cuotas de colegio.

En particular, la escasez es preocupante en el área de obstetricia y pediatría. Pregunten a cualquier doctor y les responderá que “esos son los campos médicos más difíciles para trabajar”.

Un muchacha japonesa que estudia para trabajar en Emergencias ilustra en detalle las causas y las consecuencias de esta escasez de doctores.

El problema de la escasez de doctores tiene varias causas:

1. Una de las causas es el estúpido plan iniciado por el Ministerio de Salud y Bienestar en el 2004. (El plan mismo no estaba mal en sus objetivos pero lo apresuraron y ahora estamos experimentando las consecuencias no deseadas. )
Alargaron el entrenamiento por dos años, por consiguiente, no recuerdo los números exactos, es como si hubieran bloqueado la graduación de casi 16,000 nuevos doctores.

Pero tal vez las causas residen en las bases de la demografía japonesa.

2. Debido al aumento sin precendentes en la gente mayor, que es más alto que en cualquier otro país, la cantidad de pacientes ha aumentado enormemente en los últimos 10 años. Con la finalidad de ocuparse de este hecho hay una urgente necesidad de tiempo y dinero para capacitar a los nuevos doctores.

3. Hay muchas personas que van al hospital incluso por razones triviales. […] Este es simplemente mi sensación, pero creo que muchos como mi abuela van al hospital meramente para hacer nuevos amigos aquí y allá en diferentes días de la semana, como si fuera tanto un hobby y una excusa para ira dar una vuelta.

4. En el caso de las universidades públicas, a los doctores japoneses se les paga con los impuestos de la gente.
Ahora, depende de lo que consideres cuando calculas la cantidad total de dinero pero se estima que por cada doctor capacitado hay gastados más de 50 millones de yen. (A los estudiantes se les cobra 3,300 millones de yen por 6 años, pero si no pueden pagar esto se puede prescindir de ellos.)

[…]

5. Antes había la obligación para los que han sido educados con dinero público de devolver servicios en el área del hogar-universidad, generalmente en zonas rurales durante al menos 8 años.
Sin embargo, esta condición fue derogada en el 2004 y la cantidad de doctores que eligen trabajar en el campo ha disminuido drásticamente.
(Personalmente, yo lo hice solamente por un breve periodo pero tengo toda la intención de hacerlo tarde o temprano.)

[…]

Finalmente, en el caso de [doctores graduados de ] universidades públicas:
6. Les han inculcado un sentido de responsabilidad y gratitud por el dinero público recibido, una especie de ‘nobleza obliga’ si quieres. […]
En este sentido y debido a nuestra cultura donde se considera equivocado agitarse en voz alta por un aumento de sueldo o más permisos, la verdad es que la mejora en el ambiente de trabajo tiene mucho por recorrer.

Por último, el blogger en labayame reflexiona sobre cómo ha cambiado la imagen de un doctor con los años.

Antes muchos padres soñaban que su hijo se convirtiera en doctor.
Entrar a la facultad de medicina de una universidad famosa era considerado un privilegio.
¿Pero ahora?

Ciertamente muchos todavía quieren ser doctores y obtener una de las más prestigiosas calificaciones nacionales pero, después de la graduación, ¿acaso los que se han convertido en doctores trabajan con la misma dedicación o la dura realidad los cambia?

Así como cierran algunos hospitales públicos por recortes de personal, la cantidad de hospitales privados no ha aumentado tampoco. Entonces, ¿a dónde se van los que han sacado la licencia para practicar medicina?

Hoy en día, con la evolución de la tecnología médica y los equipos para procedimientos médicos, los riesgos en tratamiento generalmente son pequeños. Sin embargo, el alumbramiento sigue siendo un acontecimiento misterioso por algunos aspectos y nunca se sabe con certeza qué puede pasar. El problema es que si por alguna razón, a pesar del avanzado equipo, hay complicaciones entonces [la paciente] amenaza inmediatamente con una demanda.

[…]

Un doctor, aun cuando estudie mucho, siempre puede enfrentar situaciones que podría no esperar.
Entonces el problema… ¿dónde está el punto de encuentro [de la responsabilidad paciente/doctor]? En el futuro tal vez llegará el día en que el doctor y su paciente se pongan de acuerdo en un tratamiento médico y sobre qué puede resolver el tratamiento y qué no.
Si ese momento llega, tal vez debamos decir a nuestro doctor “lo dejo todo en sus manos”, tal como antes decíamos.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.