- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Congoleños discapacitados encuentran la manera de prosperar

Categorías: África Subsahariana, R.D. Congo, Arte y cultura, Desarrollo, Educación, Música

En la República Democrática del Congo, la vida de las personas con discapacidad o discapacitados es forjada con dificultades. Sin el apoyo del Estado y con pocas perspectivas de empleo, las personas con discapacidades se enfrentan a numerosos retos.

Cédric Kalonji, periodista congoleño y administrador de Congoblog “Ba Leki” [1], informa con frecuencia sobre la situación de los discapacitados y desfavorecidos en su país en un esfuerzo por poner de relieve no sólo las dificultades que enfrentan, sino también para resaltar la tenacidad y el espíritu empresarial de estas personas enfrentando el rigor.

Escribiendo sobre la situación de Mariam Mapoyi [2], Congoblog informa acerca de esta mujer con discapacidad proveniente de Lubanga declarando:

“Hago todo lo que puedo para asegurar que mis hijos tengan siempre al menos lo mínimo, pero no es fácil… Me despierto cada mañana en torno a las 6 y tomo la piragua para cruzar el río (en la orilla derecha) para que pueda pedir limosna a los comerciantes, empresarios, o a las autoridades políticas. Mis hijos me acompañan, ya que necesitan empujar mi bicicleta, y deben compartir conmigo lo que la gente me da para comer”.

Congoblog añade a su testimonio:

Lo que esta mujer no está diciendo es que ninguno de sus tres hijos va a la escuela. Ellos no saben leer ni escribir. Ella es muy consciente que un futuro sombrío les espera, pero también sabe que no hay margen de maniobra en este país donde los padres deben pagar por la educación de sus hijos, habiendo el estado dimitido a esta responsabilidad hace décadas. Esto es a pesar de estar escrito en la Constitución de nuestra querida república que la educación primaria es obligatoria y gratuita para todos.

Sin embargo, Mariam, y muchos como ella, no están dispuestos a renunciar a la esperanza, y están tomando medidas activas para escapar al ciclo de la mendicidad para llegar a ser independientes. Mariam se ha inscrito en un centro de formación en Kisangani donde está aprendiendo a coser. Durante su formación ella tendrá que continuar mendigando, pero espera que una vez que haya terminado la experiencia será capaz de hacerse de una máquina de coser, con el fin de ser autosuficiente e incluso ganar lo suficiente para enviar a sus hijos a la escuela.

En un país donde las oportunidades de empleo son limitadas, -y donde, la ley no obliga a la accesibilidad a edificios o servicios públicos, reduciendo aún más las posibilidades de las personas como Mariam-, aprender sobre costura y otras formas de artesanía, es un medio para los discapacitados congoleños de ganar una vida independiente sin tener que depender de la caridad de los demás.

A principios de este año ITNewsAfrica [3] detalló el éxito de un grupo de mujeres con discapacidad que han creado un negocio sostenible de arte y artesanía, que han llamado Artesanía Shona.

Artesanías Shona fue creada en Goma con la ayuda de American Dawn Hurley, y desde entonces se ha convertido en una estable y exitosa fuente de ingresos para las mujeres afectadas.
Estas mujeres crean y venden una gama de ropa hecha a mano, bolsas y otros artículos a través de su sitio web [4]. Sus productos, de los cuales el 100% de los beneficios van directamente a las mujeres, han sido un éxito inmediato en los EE.UU., donde se han vendido más de 100 productos en ebay solamente. Su éxito es un ejemplo notable de cómo el internet puede ser aprovechado para llegar a los diferentes continentes y tener de inmediato efectos positivos para todos los participantes.

En los últimos años, más esfuerzos han sido puestos gradualmente en centros de formación y educación similares a Artesanías Shona. En agosto del 2008, el primer centro de formación para sordomudos, llamado Espoir des sourds (Esperanza sorda) fue establecido en Kisangani. Este centro ofrece talleres de costura y carpintería para sordomudos que viven en Kisangani, y además de esto incorpora un programa de computación para la capacitación en sus estudios.
Instituciones como esta equipan a las personas con habilidades que les permiten mantenerse a sí mismos e integrarse en la sociedad. De hecho, en lugar de ser vistos como una carga, lo que, según Ernst Mukuli, informando en Syfia-Grands-Lacs [5], es muy a menudo el caso,

La opinión de la sociedad (respecto de la persona con discapacidad) cambia una vez que ellos han aprendido un oficio.

Los estudiantes en Espoir des sourds han informado haber estado haciendo la mayor parte de lo que Internet tiene que ofrecer mediante la conexión con otros sordomudos y organizaciones de sordomudos y grupos de apoyo en todo el mundo a través de los cibercafés locales en Kisangani.

En marzo del 2009, le fue concedido a Handicap International del Reino Unido cerca de £ 500,000 para un proyecto de educación inclusiva en la República Democrática del Congo. Este dinero se destinará a un proyecto de 3 años que tiene por objeto aumentar la accesibilidad a la educación primaria para niños discapacitados. Esto será mediante el aumento de la matrícula de los niños discapacitados en las escuelas primarias estatales, y mediante la formación de los profesores en nuevos métodos de capacitación adaptados a las necesidades de los niños discapacitados. Handicap International del Reino Unido también tiene como objetivo presentar al Ministerio de Educación tres nuevas políticas educativas sobre los derechos de los niños discapacitados a la educación.

Además de la búsqueda de formación y educación, un número de discapacitados congoleños han encontrado maneras innovadoras de ganarse la vida sin depender de la mendicidad.
Desde la década de 1970 las personas con discapacidad han estado exentas del pago de impuestos en la República Democrática del Congo. Esto ha llevado a muchos empresarios con discapacidad a hacer uso inventivo de sus bicicletas. Congoblog informa [6] :

Su negocio consiste en tomar la mercancía (tales como harina, aceite, pescado o carne) y transportarla de un lado (de la frontera) a otro. Los comerciantes gustan de utilizar los servicios de las personas con discapacidad para el transporte de sus mercancías, porque los discapacitados no tienen que pagar impuestos. Sus pertenencias no se rebuscan y no necesitan de documentos para cruzar la frontera.

Los comerciantes pagan menos de lo que pagarían de otro modo para el transporte de sus mercancías, y los empresarios pueden trabajar de forma independiente, y están haciendo un salario decente por su trabajo. Congoblog añade:

Ingresos perdidos para el erario público, pero un medio de supervivencia para las personas con discapacidad, pues los ingresos procedentes de esta actividad son suficientes para apoyar sus necesidades. “Preferimos venir a trabajar aquí que ir a mendigar todo el día en la ciudad” (uno de los empresarios) Patrick afirma con orgullo. Tanto él como sus compañeros han entendido que es mejor tratar de obtener las cosas por sí solos, en lugar de esperar a una hipotética reorganización política y económica del país.

Los dos miembros más antiguos de Staff Benda Bilili [7], un grupo de músicos congoleños parapléjicos de Kinshasa se reunieron al mismo tiempo que transportaban mercancías entre Kinshasa y Brazzaville.

El blog de música de Marsella KoToNTeeJ [8] resume el contenido de los grupos de canciones:

Coco Ngambali, autor principal del grupo y campeón de lucha de brazos, dice que a través de sus canciones ellos desempeñan el papel de periodistas, haciendo uso de la palabra hacia aquellos que viven y duermen en cajas en las calles.

Staff Benda Bilili practica en los jardines del zoológico de Kinshasa y toca tanto en bares locales como clubes de expatriados, y son un verdadero éxito. Ellos han superado todas las barreras y son actualmente los dirigentes de la World Music Chart Europe. Staff Benda Bilili ha firmado con el sello Crammed Discs, y están anticipando una gira europea.

Mientras que ejemplos como el de Artesanías Shona y Staff Benda Bilili demuestran el éxito obtenido por el trabajo duro y el compromiso, ellos tienen también un elemento de suerte que interviene en su creación. Uno no puede olvidar que para la mayoría no importa cuánto esfuerzo se pone, ellos se enfrentarán aún a una vida de penurias y de desventaja.

Como Congoblog observa:

Si la vida es dura para los aptos, no es necesario reflexionar mucho sobre el destino de las personas que viven con una discapacidad. Y, por supuesto, uno no puede pedir nada al Estado, que es irresponsable y está ausente y resignado.

Nicole Mitidieri [9]colaboró en la traducción de este post.