¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

Colombia: Ciberpolítica para las elecciones de 2010

Hace dos meses, informábamos aquí en GV cómo dos precandidatos para las elecciones presidenciales del 2010 habían abierto sus cuentas en Twitter como parte de sus estrategias de campaña. Mientras el presidente Álvaro Uribe, en el cargo desde el 7 de agosto de 2002, mantiene al país a la expectativa de su decisión de postularse o no a un tercer mandato que concluiría en el 2014, a pesar del afán del Congreso para aprobar un referendo para una reforma constitucional, necesaria a fin de permitir dicho tercer periodo, algunos candidatos han empezado a hacer campaña por todo el país.

Algunos miembros del gobierno, como el ministro de agricultura Andrés Felipe Árias y el ministro de defensa Juan Manuel Santos, han renunciado a sus cargos para hacer campaña, renuncia que deben oficializar antes del 30 de mayo, un año antes de las elecciones. Afirman que buscan continuar con las políticas de Uribe si son elegidos. Sin embargo, Santos no se ha postulado oficialmente y ha dicho que será candidato sólo si el presidente Uribe decide no serlo. A pesar de la indecisión de Uribe y de la oposición a una segunda reelección expresada por políticos, sectores sociales y medios nacionales y extranjeros, es claro que la campaña hacia el 2010 ha comenzado y los miembros de las campañas han visto en internet un nuevo medio para promocionar a sus candidatos.

En una serie de dos entradas, el periodista y bloguero Camilo García hace un recuento de la presencia de los políticos colombianos en internet, no solamente mediante sus páginas web oficiales o en Twitter, sino también en Facebook, Flickr y YouTube. En la primera parte, García escribe acerca de varios políticos que usan las redes sociales para promover sus nombres para los próximos comicios. Es inevitable no mencionar el éxito del presidente de los EUA en el 2008. Aquí citamos las partes más destacados:

Fajardo, como prometió en Caracol Radio, utiliza las herramientas digitales. Tiene un portal muy bonito donde olvida que lo importante en Internet son los contenidos, no la forma y la cantidad de herramientas digitales que usa. El ahora candidato tiene cuenta en Flickr, tiene 121 videos en YouTube y 5.940 partidarios en Facebook. La figura se observa pero las ideas no las veo. Lastima que este señor no tenga aún una cuenta en Twitter. [Nota: Él o un miembro de su campaña había abierto una semanas antes de la publicación de la entrada de García, pero solo tenía una actualización en ese entonces].

García cita uno de los tweets del ex congresista Germán Vargas Lleras, líder del partido de centroderecha Cambio Radical:

“La situación en el Caribe colombiano es peor que en el resto del país, ando por Villanueva, Bolivar. (…) No puede ser que las personas que trabajan allí y los compradores desarrollen sus actividades en condiciones tan deplorables.”

García cree que estos tweets revelan algo preocupante:

Trinos (…) como estos denotan el desconocimiento tan profundo que tienen los políticos del país . Hasta yo sé que en la Costa se observa una pobreza de grande dimensiones y eso que sólo soy un ciudadano cualquiera. Si un político o senador se asombra con esas circunstancias y considera digna su publicación en Internet creo que estamos perdidos.

Y elogia al ex ministro de defensa y precandidato por el Partido Liberal Rafael Pardo:

Lo interesante de este perfil en Twitter es que el político está detrás de la cuenta. Reconoce que no sabe utilizar las herramientas tecnológicas y lo más sensato es que pide ayuda de los usuarios para lograr los objetivos. Esto marca una diferencia con los otros políticos que tienen sus estrategias en Internet pero se limitan a enviar mensajes al pueblo. La diferencia está en la interacción.

Otro de los aspectos que lo diferencian de los otros personajes es el contenido. Artículos breves, con temas de coyuntura. Es decir, tiene claridad en sus ideas políticas y es capaz de expresarlas para internet, es decir, crea contenido valioso para Internet.

García menciona al ex alcalde de Bogotá Antanas Mockus, quien había creado una cuenta con sólo dos tweets, y la impopularidad del actual alcalde de la capital colombiana, Samuel Moreno Rojas, del izquierdista Polo Democrático Alternativo, de quien se burlan en Twitter con apodos como #bobolitro y #torombolo (que hace referencia al parecido físico del burgomaestre con el personaje homónimo de Archie y sus amigos).

En la segunda parte, García compara la estrategia de Obama con lo que los políticos colombianos están haciendo para difundir su proselitismo en la red. Escribe que la estrategia de Obama está fuera del alcance de cualquier político colombiano, especialmente por el alto costo de emplear el equipo tan variado de “diseñadores, programadores, comunicadores, bibliotecólogos [y] publicistas” que se necesita.

Hasta ahora, una gran parte del consenso reside en que Rafael Pardo es el único precandidato presidencial que tiene alguna clase de idea sobre el uso de internet como medio de campaña. Quizás por eso el sitio web de política La Silla Vacía lo llama el “candidato cibernético” en un artículo con motivo de la inscripción de su candidatura a la consulta interna del Partido Liberal el pasado 28 de abril, evento que fue seguido en directo por su página web. Mientras el evento avanzaba, La Silla Vacía les preguntó a otros tuiteros colombianos qué pensaban de Pardo y del uso que le da a su cuenta de Twitter en @rafaelpardo. Pardo afirmó que “estos nuevos medios son necesarios para llegarles a determinadas audiencias” y que “[e]s muy útil porque ante tanta escasez y dificultad de acceso a medios tradicionales, los nuevos medios se vuelven una alternativa necesaria. Pero es importante no usarlos como una cartelera, sino buscar informar y entrar en discusiones con la audiencia y sus preocupaciones”. Los tuiteros que respondieron fueron citados en el artículo escrito por la directora Juanita León.

Algunos usuarios también reaccionaron al artículo de La Silla Vacía. Juan F Botero escribe acerca del alcance limitado de esta estrategia:

Además, la población colombiana apenas esta empezando a tener acceso en su casa a internet. Es por esta razón que estas estrategias mediaticas, si funcionan, solo lo hacen en países en donde la población tiene acceso las 24 horas del día. Yo me pregunto, que colombiano promedio puede enviar y recibir mensajes de twitter por su celular? o puede consultar su perfil de facebook en el bus o en transmilenio?

En fin, bien por Pardo y todos aquellos precandidatos que utilizan nuevas tecnologias, pero antes de ponerse a perder el tiempo, deberían buscar estrategias que no solo le lleguen a unos pocos.

A pesar de la falta de acceso para algunas personas, cam2574 es más optimista y cree que es bueno que estos candidatos busquen formas alternativas de alcanzar potenciales votantes, pero entendiendo que es un “aprendizaje”.

Aunque muchos tuiteros han elogiado el entendimiento de Twitter exhibido por Rafael Pardo como herramienta y de internet como un medio de campaña, el precandidato liberal no tiene el mismo éxito en las encuestas.

Así las cosas, Pardo y otros precandidatos presidenciales tienen mucho por hacer a fin de aprovechar internet como una herramienta de campaña. En las últimas semanas, candidatos como el conservador Andrés Felipe Árias (@andresarias2010) o la ex ministra de defensa y disidente del oficialismo Marta Lucía Ramírez (@mluciaramirez; @MLRPresidenta es el de su campaña) se han unido a Pardo, Vargas Lleras, Fajardo y Mockus en la twittosfera. En el caso de Ramírez, su logo inicial de campaña llamó la atención de algunos por su parecido con el usado en la campaña de Obama. La semana pasada, la campaña de Ramírez sacó un nuevo logo, todavía similar al de Obama.

Mientras el acceso a internet en Colombia sigue creciendo (según un informe, la banda ancha móvil creció 349% y la banda ancha fija, 51,3% en 2008, la primera principalmente en zonas rurales) y los prospectos son optimistas, especialmente cuando se trata del acceso mediante dispositivos móviles, se espera que los candidatos a la presidencia y al congreso (las elecciones parlamentarias están previstas para el 14 de marzo de 2010) se unan a la ola ciberpolítica. Sigue siendo un territorio ‘virgen’ donde todo está por hacer. Aun así, mientras los “primerizos” saltaban a la red para emular a Obama, el posible impacto de internet en los comicios sólo podrá verse en los próximos meses. ¿Será que finalmente los candidatos —y los ciudadanos— comprenderán y usarán internet al máximo para hacer campaña, debatir y proponer soluciones para resolver los tantos problemas que enfrenta Colombia?

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.