¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Jamaica: Altos índices de embarazos adolescentes y violencia sexual

A pesar del aumento de la toma de conciencia sobre la contracepción, el embarazo adolescente sigue siendo un importante problema de salud en Jamaica, donde el 35 por ciento de la población tiene su primer embarazo a la edad de 19 años. La mayoría de estos embarazos no son planeados.

En un estudio publicado en marzo, 94 por ciento de las adolescentes embarazadas que fueron entrevistadas dijeron que sus embarazos eran no deseados. El mismo estudio mostró elevados índices de violencia sexual entre adolescentes embarazadas y no embarazadas. Se encontró que casi la mitad de las adolescentes entevistadas de entre 15 y 17 años en Kingston, Jamaica, informaron pasar por coerción o violencia sexual. Un tercio de estas adolescentes dijo que habían sido persuadidas o forzadas a participar en su primera experiencia sexual.

Además del sexo forzado, UNICEF atribuye los altos índices de embarazos adolescentes en Jamaica a factores tales como una baja tasa de uso de anticoneptivos, iniciación sexual a edad temprana, intercambio de sexo por recursos, deficiente acceso a la información y conocimiento de sexo seguro y responsable.

Thinkbass describe esta escena que presenció cuando trabajaba como interna en un hospital en St. Catherine, Jamaica. Ella nos cuenta:

“En una noche de guardia es normal que vea dos o tres pérdidas incompletas (ya no nos gusta el término abortos)… La mayoría son menores de 30 años de edad, unas cuantas mayores de 40 y una alarmante cantidad de menores de 21. La impactante naturaleza del problema es mejor entendida con anécdotas cortas.

Edad 16 Problema: pérdida incompleta

Rasgo alarmante (RA): preguntó la estúpida doctora (yo) ‘¿Cuál es el nombre de la pareja (padre del bebé)?’ Una mirada tonta, después un ‘Zingy’ dicho entre dientes. Suspiré y solté el lapicero. ‘¿Cuál es su nombre verdadero?’ Me mira y después mira a su madre en busca de ayuda… La madre me pide que espere mientras ella sale a averiguar el nombre del hombre. Si, lo entendieron correctamente. ¡Ni siquiera sabe cómo se llama este hombre! Le ha estado ofreciendo su joven cuerpo y no sabe su nombre. Él tiene al menos 30 años.”

Sasha D., respondiendo a un post del blog Jamaica Gleaner, comparte su propia historia de ser una adolescente embarazada. Dice que lo único que la salvó fue su madre:

“A los 17, recién salida de la secundaria, inocente del mundo e ignorante de los hombres, Me encontré embarazada después de irme de fiesta una sola noche. El enamorado, que había sido solamente eso, se aprovechó del hecho de estar yéndose de la isla, ¡y yo estaba demasiado borracha como para decir no! Y así después de 2 minutos… tal vez segundos… de acción… es eso exactamente lo que pienso que fue… quedé embarazada.

¿A quién recurrí? ¡Mamá! Mamá estaba herida, alterada, molesta, furiosa, hasta avergonzada… pero se lo guardó todo, y estuvo a mi lado…. en cada paso del camino. Y debido a eso tuve el valor, la inspiración de seguir adelante después que nació el bebé. Regresé al colegio, me gradué de secundaria y seguí hasta la universidad. ¿Y si Mamá me hubiera abandonado? ¿A dónde hubiera ido? ¿En qué me hubiera convertido?”

Aparentemente, la historia de Sasha D. no es la norma. En Jamaica, solamente el 34 por ciento de madres adolescentes regresan al colegio después  de haber dado a luz. El estudio de marzo agrega que el embarazo adolescente también contribuye a aumentar la morbilidad y mortalidad materna y neonatal, y una disminución a la posibilidad de la madre de conseguir un empleo bien remunerado.

Bob, respondiendo también al post del blog Jamaica Gleaner, propone una solución para ayudar a reducir los índices de embarazo adolescente. Dice:

“La mayoría de padres jamaicanos están tan avergonzados de las partes de sus cuerpos y su sexualidad que no pueden hablar de sexo con sus jóvenes hijas adolescentes. Y ellos no saben que así el asunto regresará a morderlos en el trasero. ¿cuando no les enseñas a tus hijos, cómo puedes culparlos?… Exhorto a los padres a que empiecen a enseñarles a sus hijas sobre sexo más o menos a los 10 años.”

Otros alegan que las leyes de aborto en Jamaica necesitan ser suavizadas, para que así las mujeres y las muchachas tengan acceso a abortos seguros y legales. Un post en el blog The Perception and Self-Perception of Women and Their Effects on Health Globally reflexiona sobre estas leyes:

“El aborto en Jamaica sigue siendo un crimen federal, excepto en algunos casos (gobernados por un ambiguo “derecho consuetudinario”),“(i) significativa anormalía fetal; (ii) donde el embarazo podría representar una amenaza para el bienestar o la salud de la madre y (iii) en casos en los que el embarazo es resultado de violación o incesto”. Sin embargo, desde 2004, la tercera causa de mortalidad materna en Jamaica fueron los abortos inseguros.”

El jamaicano Gordon Swaby bloguea acerca de su idea que el aborto debería ser legalizado en Jamaica. Nos dice:

“¿Quién diablos decide qué puedo y qué no puedo hacer con un bebé no nacido, les digo que son tonterías. Entonces muchos niños nacen en familias que no están preparadas y que son inmaduras. Estos idiotas prefieren que un niño nazca y termine en la calle porque que sus padres no pueden cuidarlo, y no es que el estado tenga un sistema efectivo en cuanto a cuidar de estos niños… Si van a decidir no legalizar el aborto en Jamaica, no lo hagan basándose en la religión, háganlo usando la lógica.”

Otras soluciones que este estudio sugiere para combatir el embarazo adolescente incluyen animar a los adolescentes a retrasar su primera relación sexual y desalentar las relaciones múltiples. También dice que la violencia de género necesita ser abordada a nivel de la comunidad.

Thinkbass añade que mujeres y muchachas también necesitan empezar a respetarse ellas mismas. Dice:

“Hay muchas adolescentes embarazadas con sus futuras abuelas de 30 años. Hay muchas mujeres en su quinto y más embarazo y deseosas de más – porque ‘el hombe quere má’. Unas cuantas madres VIH positivas que NO están en su primer embarazo (una estaba en el noveno). Yo me divierto. Pues en las últimas horas están todas gritando y pidiendo ayuda a Dios. ¡Una hasta preguntaba qué había hecho para merecer esto! Pero ni una sola vez escuché que ninguna de ellas gritara: ‘Nunca más. Ya no quiero más’.

¿Cuándo fue que nuestras mujeres se volvieron receptáculos, basureros del esperma de los hombres? ¿Cuándo se legalizó que insultáramos nuestros cuerpos con efluvios? ¿Cuándo decidimos que estaba bien torturar nuestras flores a edades tempranas con miembros tan brutales y bebés tan grandes? ¿Cuándo gobiernan los hombres nuestros cuerpos? ¿Cómo es que lo que quieren son evangelios aunque eso signifique nuestra muerte?”

Foto de muchachas jamaicanas de marco annunziata en Flickr.

3 Comentarios

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.