México: Voto nulo y abstencionismo esperado para las elecciones

El domingo 5 de julio será día de elecciones para México. Se renovarán los puestos de gobernadores en varios estados, diputados, más de 600 alcaldes y otros funcionarios públicos. Sin embargo, se espera que un porcentaje importante de los ciudadanos mexicanos no se presenten a votar u opten por anular su voto.

De acuerdo con el periódico mexicano Milenio, se estima que un 10% de los votos en estas elecciones sean anulados como parte del descontento político de los ciudadanos. Para los responsables del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) la abstención a votar podría llegar hasta el 70%, según una nota para el periódico El Norte [requiere suscripción].

Los motivos para no votar por un partido político son variados. Van desde la falta de representación de los candidatos y sus propuestas, la poca eficiencia de los funcionarios políticos actuales, hasta la falta de credibilidad del sistema electoral mexicano y la manipulación de los medios en las campañas electorales. El dibujante Edgar Clement explica en su blog que anulará su voto a menos de que se cumplan cuatro condiciones específicas:

…que los diputados y senadores se bajen el sueldo por lo menos un 50%…
…que se eliminen las candidaturas plurinominales. Queremos que nos gobierne aquel por quien votamos, no el que al partido se le antoje…
…Que nuestros trabajadores en el Estado vayan al ISSSTE, que es gratuito, y si no les gusta, que paguen su doctor particular con su sueldo y/o que se pongan a trabajar para arreglar el ISSSTE…
…que ni el IFE [Instituto Federal Electoral] ni ningún partido anuncien nada en ninguna televisora durante todo este proceso electoral y que ningún comentarista ni “comunicador” intente manipular mi tendencia al voto o mi derecho a la anulación de éste…

Esta misma propuesta, bajo el nombre “Yo anularé mi voto”, ha capturado la atención del público en Internet gracias al video creado por el usuario Tona Moreno, que comparte en YouTube:

En el video Tona comenta:

Yo me considero un ciudadano responsable. Voto en todas las elecciones, pago mis impuestos, cuando me ha tocado ser funcionario de casilla voy con mucho gusto, y así como ciudadano responsable, creo que ya tenemos que ponerle un alto a esto. Creo que ya estamos hartos de estarles legitimando a estos funcionarios, a estos diputados, que lo único que hacen es subirse los sueldos estratosféricamente y proteger los intereses de ellos y de sus amigos.

Si bien pareciera que anular un voto (por ejemplo, marcando más de una opción de la boleta electoral o dejándola en blanco) y no votar son formas de protesta similares, entre los mismos ciudadanos hay mucha discusión acerca del significado de cada una. JoséCh comenta en Twitter acerca de la diferencia:

Anular el voto no es bajarse del barco. Si vas a demostrar tu hartazgo tienes también que mostrar compromiso como ciudadano.

Boleta electoral intervenida para las elecciones del 2006, por Felipe. Imagen usada siguiendo una licencia de Creative Commons: http://musica.nmty.org/2006/07/02/boletas-artisticas/

Boleta electoral intervenida para las elecciones del 2006, por Felipe. Imagen usada siguiendo una licencia de Creative Commons: http://musica.nmty.org/2006/07/02/boletas-artisticas/

En el blog Hernando y la Silla, Ricardo Martínez responde a un editorial de Javier Corral publicada en El Universal en defensa del voto en blanco:

Si en esta elección un movimiento ciudadano anónimo está sugiriendo desafiar a la partidocracia, eso sólo pone en entredicho su estructura inmoral de apropiación del poder, no a la democracia ni los valores que representa.

(…) Las elecciones en este momento son el único momento cuando los ciudadanos verdaderamente podemos ser escuchados. El resto del tiempo pasamos a tercer o cuarto término. Ante las pocas posibilidades, debemos aprovechar este momento para respaldar lo que todos sabemos en el fondo: los partidos políticos se han distanciado peligrosamente de los ciudadanos, y no al revés. No quieran ahora culparnos por lo que como partidos dejaron de hacer.

El abstencionismo y el voto nulo son movimientos de alcance nacional. Diversos líderes de opinión han admitido públicamente que lo apoyan, entre ellos Carlos Loret de Mola, periodista y conductor de un importante programa informativo nacional (según su editorial para El Universal) y Denise Dresser, periodista (video). También hay organizaciones ciudadanas que llaman al mismo tipo de protesta. Por ejemplo, el sitio web “Tache a todos” invita a tomar la boleta y marcar con una cruz a todos los candidatos, para demostrar que no apoyan activamente “a ninguno de los partidos y candidatos registrados”. También están las campañas “Vota en blanco” y “Anula tu voto”.

Por un lado más cómico, hay varias campañas que llaman a votar por ‘personajes’ o candidatos políticos paródicos. En el blog Bunsen publican una caricatura donde llaman a votar por el candidato Dr. Mono bajo la leyenda “Es sádico, es ignorante, es un mono de caricatura y aún así… es tu mejor opción”.

De una manera similar, Esperanza Marchita es una candidata virtual, promovida por la organización Propuesta Cívica. A través de Twitter comenta:

Voto nulo, blanco, válido, razonado, entusiasta, conservador, liberal, idealista, alegre, rudo y cursi… pero ¡¡¡voto al fin!!!

En su blog, comparte una crónica de la Asamblea Nacional por el Voto Nulo, realizada en el Distrito Federal, donde se reunieron más de 30 grupos “desencantados del sistema de representación política”.

Papanatas es otro candidato “virtual”, una parodia a los candidatos políticos en forma de papa. Su campaña, manejada a través de su perfil de Facebook y su blog invita a escribir “Papanatas” en la boleta electoral para enviar “un mensaje contundente de hartazgo a los partidos políticos”.

Según el periódico mexicano El Universal, en las elecciones del 2006 para diputados federales más de un millón de votos fueron anulados, de un total de 77 millones de votantes registrados en el padrón electoral.

1 Comentario

  • Personalmente no me gustó el video de Tona, todo lo que dice es demasiado convencional, como si leyera un libreto, como si estuviera planeado. Su indignación no parece real, no le veo… pasión.
    Bueno, es mi opinión.
    Saludos!

Únete a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.