¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Irán: Las protestas dan lugar a la aparición de periódicos subterráneos en internet

La reciente aparición de periódicos en formato digital en Irán es una muestra del deseo de los ciudadanos iraníes y de las fuerzas opositoras de seguir comunicando incluso si la república islámica intensifica la censura, la represión y el filtrado. Leyendo periódicos digitales podemos conocer que el movimiento de protesta iraní es tan diverso como la propia sociedad iraní y su blogosfera.

En los dos últimos meses, las fuerzas de seguridad de la república islámica han tomado el control de los medios de comunicación, hecho que se produjo tras las protestas a gran escala que azotaron a todo el territorio iraní contra los resultados de las elecciones presidenciales del 12 de junio en las que resultó electo el presidente Mahmoud Ahmadinejad.

Docenas de periodistas y blogueros han sido encarcelados, los sitios web pro reformistas han sufrido ataques y los pocos periódicos reformistas que aún no han sido prohibidos como el Etemad Meli están sometidos a una estricta vigilancia. Bajo estas circunstancias tan difíciles para los medios de comunicación, estamos siendo testigos de un nuevo fenómeno en Irán: la irrupción de periódicos “subterráneos” en internet.

A finales de junio, al menos dos de este tipo de periódicos emergieron: Khyaboon (“Calle”) y Kalam Sabz (“Palabra Verde”). En este último caso, la palabra “verde” hace referencia a los colores de la campaña de Mir Hussein Mousavi. Con respecto a Khyaboon, éste ha publicado 13 ediciones, mientras que Kalam Sabz ha publicado 10. Khyaboon sólo está disponible vía correo electrónico, pues no dispone de página web ni de blog. También es el caso de Kalam Sabz, aunque éste sí que dispone de página web. Ambos periódicos se distribuyen bajo formato PDF.

Khyaboon

Aquí tienen una muestra de algunos de los titulares de Khayaboon: “Lo que está pasando bajo el silencio de la prisión de Evin”, “Mientras la sangre se derrama de las manos del régimen, Mousavi sólo escribe una carta”, “¿Es un golpe de estado?”, “El arte urbano es crítico con el orden establecido”, “Paren de forzar las confesiones”, “El pueblo vino a confrontar el golpe de estado, pero Mousavi no vino”. “La guerra ha estallado en las calles”, y “Una campaña para defender a los protestantes encarcelados ha comenzado”.

Kalam Sabz

Los titulares de Kalam Sabz, incluyen: “Mousavi presenta sus condolencias a los familiares de las víctimas”, “Neda es la palabra más popular del mundo”, “Karroubi: Las fuerzas de represión han sido entrenadas en Rusia”, “Este año, un desastre peor que el Tir” [la ofensiva del 1999 contra la revuelta estudiantil], “Khatami: Fue un golpe de estado contra el pueblo”.

Tendencias políticas

Un punto en común entre las dos publicaciones es que ambas están en contra del actual presidente y de la decisión del líder supremo iraní, el ayatolá Ali Khamenei, de aprobar la victoria de Ahmadinejad.

Mientras que Kalam Sabz refleja en gran medida las opiniones y declaraciones de los líderes y de los partidos reformistas, Khyaboon critica a Mousavi por ser demasiado blando de cara a las autoridades y hace un llamado a la acción. Kalam Sabz, como órgano de los reformistas, no cuestiona la legitimidad de la república islámica, mientras que Khyaboon adopta un enfoque distinto.

A Khyaboon se le caracteriza por ser un periódico de izquierda radical, el cual critica incluso a Mousavi por su falta de acción. En un artículo que lleva por título “Mousavi y sus elites”, el colaborador Amir K. expone que las acciones de Mousavi demuestran su reticencia para sacrificar sus intereses de clases y que aunque en su novena declaración decía que Ahmadinejad no era un presidente legítimo, no hacía propuestas ni para derrotar al golpe de estado ni para exigir que aquéllos que habían asesinado fuesen juzgados.

Khyaboon publica los poemas de Said Soltani, un conocido poeta marxista que fue ejecutado a principios de los años ochenta, cuando el ayatolá Khomeini, líder espiritual de los reformistas y conservadores iraníes, era el jefe de estado de la república islámica. Las opiniones de la Unión de Trabajadores y de los estudiantes izquierdistas se publican también en Khayaboon.

Kalam Sabz en su primera edición citó una declaración del líder iraní de hace 30 años en la que éste criticaba el supuesto hábito del Shah de seguir sus propios deseos y no los del pueblo. Si hoy alguien siguiera sus mismo pasos, declara Kalam Sabz, cometería un acto de repulsa merecida.

Una imagen vale más que mil palabras

Khyaboon ha publicado muchas fotografías de las protestas, incluyendo algunas en las que se muestran a las fuerzas de seguridad reprimiendo a los protestantes o a éstos últimos lanzando piedras. Casi no aparecen fotografías de los líderes reformistas. Kalam Sabz, por el contrario, rara vez publica fotos del movimiento de protesta y a menudo publica fotos de algún líder reformista en su portada.

Khyaboon, al contrario que Kalam Sabz, publica viñetas sobre Ali Khamenei y muestra en la portada de su decimotercera edición un graffiti de un mono en varios estados de su evolución hasta que llega a ser un hombre y finalmente un hombre con un arma.

Al leer los nuevos periódicos clandestinos online, se puede observar un sentido de profunda crisis en Irán y el triste estado en el que se encuentran sus medios de comunicación. Khyaboon y Kalam Sabz arrojaron luz sobre las distintas tensiones dentro del movimiento de protesta y la forma en la que una parte de la sociedad radicaliza sus peticiones y consignas.

Zeitoon, una bloguera ubicada en Irán, describe una situación parecida en su blog. En una de las manifestaciones de los jueves, observó muchas consignas en las que se decía “abajo con Khamenei”, “abajo el dictador” y “Allaho Akbar”, pero en muy pocas ocasiones escuchó el nombre de Mousavi.

Kyaboon y Kalam Sabz son periódicos combativos contra la influencia de los periódicos, cadenas del televisión y de radio y páginas web controladas por el gobierno. Parece que entre la enorme maquinaria de propaganda del estado que muestra todo en el país como algo maravilloso y el estilo de “club de lucha” de los periódicos clandestinos, los medios de comunicación independientes han perdido su puesto. Sin embargo, estos medios han encontrado otro lugar: la celda de una prisión.

Nota del Editor – En su versión original esta publicación incluía slides de fotos y enlaces y referencias a las mismas. Dado que desde la fecha de su publicación el servicio de almacenamiento de fotos usado ha cerrado, se ha eliminado dichos enlaces y referencias.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.