Bangladesh: Visto por los expatriados

Bangladesh cuenta con una efervescente comunidad de expatriados, muchos de los cuales trabajan como voluntarios o son empleados de alguna de las numerosas organizaciones no gubernamentales. Algunos de ellos mantienen blogs en los que comparten sus experiencias. Éstas, por norma general, se acercan más a la realidad y son más auténticas que la visión proporcionada por los medios internacionales. Sus puntos de vista resultan de gran utilidad tanto a los visitantes de Bangladesh como a los propios bangladesíes. En el primer artículo de esta serie me dedicaré a poner de relieve algunos de estos blogs de expatriados y los asuntos de los que tratan.

Nikkibomb, en el blog  Amar Bangla Na, publica tras su viaje a los trechos de colinas de Chittagong:

Los trechos de colinas de Chitaggong son interminablemente verdes. Mires donde mires, ves ese color exuberante que a los bangladesíes tanto les gusta vestir.

Estelle Visagie también viajó a los trechos de colinas, en los que conoció a tres monjas budistas y le fue impuesto un nombre chakma.

Sara, que se encuentra allí estudiando e investigando con una beca del programa Fulbright, muestra en su blog numerosas imágenes y relata sus vivencias con los bangladesíes.

Nature in Bangladesh; Durgapur, Netrokona, By Ariful Haque Bhuiyan (http://www.flickr.com/photos/arifbd111/3401682813/), used under a Creative Commons license

Naturaleza en Bangladesh; Durgapur, Netrokona, por Ariful Haque Bhuiyan (http://www.flickr.com/photos/arifbd111/3401682813/), usado bajo una licencia Creative Commons

Amy Moyer decidió huir del frenético ritmo de vida de la capital y publica:

El final del viaje consistió en una visita a la aldea donde se teje el jamdani a mano. El jamdani es una muselina increíblemente fina y ligera típica de Bangladesh. Dice la tradición que un sari de jamdani, para el que se necesitan aproximadamente 12 metros de tela, se puede doblar hasta dejarlo del tamaño de una caja de cerillas. La gente fue de lo más amable y nos animó a participar en el proceso de tejido. No tuvo precio y, paradójicamente, tampoco aceptaban Visa.

Meandering Memos visitó un proyecto de artesanía en Narayanganj, cerca de Dhaka, en el cual trabajan 26,000 mujeres, y escribe:

Los estampados de los saris… ¡no tenía ni idea que todos los dibujos se estampasen a mano! ¡Es un trabajo que lleva muchísimo tiempo! Y todos los tintes que usan son de origen natural.

El blog de Jacob y Sanna elogia a la banda contemporánea bengalí “Bangla”:

Este grupo tiene algo diferente: saben mezclar con calidad y buen gusto los ritmos de guitarra y bajo occidentales con el tambor y las melodías folk, modulados por la impresionante voz de su cantante Anusheh.

Valerie, autora del blog from Spa-Ha to Bangla, estará dos meses en el país visitando a su marido. Durante su experiencia de un día como ama de casa en Dhaka, la capital de Bangladesh, apunta:

Éste es uno de los días en que menos he gastado en toda mi vida y en cualquier parte del mundo. El precio total de los tratamientos de spa fue de 600 takas, menos de 10 dólares. Al conductor y al encargado les pagamos mucho más de lo que pedían, hasta el punto que nos dijeron que éramos ingenuos, y ganan 4,30 y 7 dólares al día respectivamente. La pista de tenis cuesta 1 dólar la hora, y la comida es tan barata que ni siquiera vale la pena contar los céntimos.

Sonargaon, old capital of Bengal. Image by Flickr user Shubho Salateen (http://www.flickr.com/photos/shubho/242268273/) used under a Creative Commons license

Sonargaon, antigua capital de Bengala. Imagen del usuario de Flickr Shubho Salateen (http://www.flickr.com/photos/shubho/242268273/) usada bajo una licencia Creative Commons

Bernie Allen, del blog Life and Work in Dhaka city, viajó a Sonargaon, una de las más antiguas capitales de Bengala, y escribe:

El Museo del Pueblo, al que acudí , expone objetos representativos de todas las corrientes culturales del país, y el emplazamiento es realmente bonito.

También estuvo en el río Buriganga, que fluye por Dhaka. Comenta que el río sufre problemas de contaminación y es “¡tan sólo un poco menos concurrido y ajetreado que las propias calles de la ciudad!”.

Heather, en su blog A Bangladesh Adventure, comparte una serie de imágenes de vehículos en la ciudad de Dhaka.

Y, por último, pero no por ello menos importante, Caroline, en su blog Burkhas, Bibles and Bangladesh ofrece una lista de 20 cosas que seguramente no sabías de Bangladesh.

La imagen pequeña en este post es del usuario de Flickr Joiseyshowaa y usada bajo una licencia Creative Commons.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.