¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Brasil: Amnistía para inmigrantes ilegales provoca esperanza y controversia

Décimo Cuarto Festival del Inmigrante de São Paulo, en junio de 2009. Foto de Rita Barreto, publicada con permiso.

Décimo Cuarto Festival del Inmigrante de São Paulo, en junio de 2009. Foto de Rita Barreto, publicada con permiso.

Históricamente, Brasil ha sido un punto de desembarco para muchas nacionalidades, una apertura que le ha dado al país el carácter diverso y multicultural que lo ha convertido en un verdadero crisol. En tanto en el pasado la immigración fue una solución respaldada por el gobierno para poblar las vastas tierras del gigante sudamericano, en años recientes la tendencia es la llegada de inmigrantes, que mayormente viven de manera ilegal en Brasil, de países vecinos, notablemente Paraguay, Perú y cada vez más de Bolivia, debido a razones económicas y políticas. También hay un fuerte flujo de personas que vienen de China, buscando oportunidades de trabajo.

Solamente desde Bolivia, se cree que llegan a Brasil cada mes entre 1,200 y 1,500 inmigrantes buscando trabajo y terminan como trabajadores ilegales. Hay un estimado de 200,000 bolivianos viviendo en el área del Gran São Paulo, muchos de los cuales están indocumentados. Sin embargo, esto está próximo a cambiar. El presidente Lula da Silva ha aprobado una nueva Ley de Amnistía Migratoria, que permite que los extranjeros en situación irregular soliciten permisos de residencia temporal y finalmente obtengan condición legal en Brasil. Esto beneficiará a todo aquel que haya entrado antes del 1 de febrero de 2009 –ya sea que haya entrado ilegalmente al país o que se haya quedado más allá del plazo de su visa–, y se le garantizará el derecho a la libertad de tránsito y de trabajo, además de acceso a servicios públicos de salud, educación y de justicia.

Según el Ministerio de Justicia, apenas 50,000 personas podrían tomar ventaja de la ley, pero las organizaciones internacionales creen que hay un estimado de 200,000 inmigrantes con derechos. Si al menos una cuarta parte de esta cantidad aprovecha la nueva ley, esta será la mayor amnistía nunca antes vista en Brasil. La esperanza es que la amnistía cambie las fortunas de los que trabajan en esas fábricas donde los explotan y que cobran por los inmigrantes ilegales por ejemplo– una cruda realidad en São Paulo.

Inmigrantes de los Andes en São Paulo. Foto de Thiago Macedo tomada en abril de 2009, usada con permiso.

Inmigrantes de los Andes en São Paulo. Foto de Thiago Macedo tomada en abril de 2009, usada con permiso.

El objetivo final es ganar compasión para los inmigrantes brasileños que viven ilegalmente en el extranjero: son más los brasileños que dejan el país que los miles de inmigrantes que llegan a Brasil, según el Ministerio de Justicia. En la reciente Cumbre del G8 en Italia, el presidente Lula, que también está en campaña para la mejora y la “humanización” del estatuto de inmigración de 1980 de Brasil, criticaba a los países ricos por tener una postura tan dura en contra de los migrantes ilegales y hacía un llamado a la solidaridad internacional. ¿Podrá Brasil enseñar a otros países la necesidad de tratar mejor a los inmigrantes? Ariel Pontes [pt] cree que Brasil le está enseñando una lección al mundo:

Mientras que Estados Unidos aprueba leyes y crea murallas entre su territorio y México para evitar que los extranjeros entren al país e Israel aísla a las comunidades palestinas, el presidente Lula da al mundo una prueba de que en tiempos modernos podemos vivir multiculturalmente.

Fernando Branquinho [pt] elabora un poco más:

En tiempos de crisis, cuando el empleo y las oportunidades de negocio declinan, la maldad humana trae prejuicios en una clase de “ética de bote salvavidas” donde la regla es: ¡me salvo yo, no a ti! Es el caldo cultural en el que el fascismo prospera, y la historia muestra que el ala derecha como ideología llegó a su clímax después de la Primera Guerra Mundial, aumentada por la crisis del capitalismo de 1929. Hoy en Europa el tema que está haciendo que la gente emita sus votos por políticos del ala derecha en cada urna de votación es la restricción de la inmigración. Francia tiene cuotas mensuales de renovación. Italia exhorta las denuncias de extranjeros con la aprobación de una nueva ley que penaliza la inmigración ilegal.

En Brasil, tenemos una élite retrógrada como la que ejecutó el reciente golpe de estado en Honduras, y que se ocupó de su vida diaria esparciendo odio en contra del “analfabeto” presidente Lula, en contra de las políticas de cuotas por una afirmación racial y beneficios gubernamentales como la Subvención Familiar, el PROUNI [Programa Universidad para Todos], etc. Y a pesar del hecho que tenemos un gobierno cuyos mayores errores fueron no haber logrado más desarrollo social y haber sucumbido a los problemas de la política tradicional, acaba de firmar una amnistía para cerca de 50,000 inmigrantes ilegales que entraron al país antes de febrero de 2009, humanizando el problema de la inmigración. En lugar de discriminarlos, Brasil parece ser un país acogedor para los inmigrantes, dando un ejemplo al mundo.

Décimo Cuarto Festival del Inmigrante de São Paulo, en junio de 2009. Foto de Rita Barreto, publicada con permiso.

Décimo Cuarto Festival del Inmigrante de São Paulo, en junio de 2009. Foto de Rita Barreto, publicada con permiso.

Por otro lado, al señalar que ya ha habido amnistías migratorias en Brasil, en 1988 y en 1998, donde cerca de 60,000 personas se beneficiaron de la última, Vitor Vieira [pt] reacciona sarcásticamente a la noticia de otra amnistía más:

Los extranjeros de todas las latitudes pueden venir a Brasil y quedarse acá ilegalmente, porque en unos cuantos años habrá otra ley que legalice a todo el mundo. Brasil es la madre del mundo. Miembros de la Yakuza, pueden entrar cuando quieran. Miembros de la mafia rusa, por favor siéntanse bienvenidos.

Maria B [pt] tampoco está contenta:

Qué país de porquería. Mientras que Italia penaliza la inmigración, Lula, el tipo bueno, convierte a Brasil en un burdel. Estoy siendo educada.
Hasta ahora Lula solamente ha dado prestigio a los inútiles. Esperamos el día en que les dé prioridad a los útiles… pero no contendremos la respiración.

Leonardo Sakamoto [pt], un blogger que sigue muy de cerca los temas de inmigración y esclavitud moderna, está de acuerdo en que la ley es un gran paso en la dirección correcta, pero destaca que está lejos de resolver el problema:

Esta es una gran noticia, pero los problemas que enfrentan los inmigrantes ilegales no se solucionarán de la noche a la mañana. Primero, porque la cuota de legalización no es barata cuando se trata de gente pobre con familias numerosas, por ejemplo, cinco personas tendrían que soltar R$ 490.00 ($ 254.00 aproximadamente) – lo que no es una cantidad pequeña para los que no ganan mucho. Además, para tener el permiso de residencia permanente, entre otros requisitos, los extranjeros deben dar evidencia de estar trabajando. Considerando que muchos hacen trabajos eventuales –como también lo hace gran parte del resto de la población– ¿cuáles serían los documentos requeridos? ¿Cupones de pago fantasmas de las fábricas de explotación clandestinas?

Es un primer paso, pero sería ideal lograr algo más profundo, que también cambiaría la manera en que vemos a América del Sur y “Sudamérica” nos ve.

Los bajos precios de la ropa que se vende en las calles de São Paulo, José Paulino u Oriente, que atraen a clientes que compran al por mayor y menor, son a menudo posibles por la reducción de los costos de producción. La mayoría de los empleados que trabajan en la confección de ropa son inmigrantes latinoamericanos en situación ilegal en Brasil. Bolivianos, paraguayos, peruanos, chilenos hacen un verdadero ejército de trabajadores abundantes y baratos en Sao Paulo. Dejan sus lugares de origen en búsqueda de una vida mejor en tierra brasileñas, huyendo de la pobreza. Entre las comunidades latinoamericanas en São Paulo, los bolivianos destacan como los más numerosos. Más aun, están en las más serias situaciones de explotación y degradación del trabajo humano.

El blogger sigue explicando que muchos de estos talleres funcionan ilegalmente en sótanos escondidos, sin aire fresco ni luz del día para no levantar sospechas. El ruido de la maquinaria es sofocado por música boliviana a todo volumen y los ‘trabajadores’ están encerrados dentro frente a paredes, incapaces de verse o hablar con otros, para evitar movilizaciones y demandas de mejores condiciones de trabajo. Debido a su  situación ilegal, ganan salarios ilegalmente bajos y se les mantiene con miedo constante de quedarse sin trabajo, y en algunos casos sus empleadores incluso les quitan todos sus documentos, para que los trabajadores no tengan otra opción. Al final de su largo, lúcido y completo post, Sakamoto [pt] se toma la oportunidad de preguntar: “después de todo, ¿qué es realmente ser un brasileño?”

La historia de nuestro país es una historia de migración, de acoger a personas de todos los rincones del mundo (no tan bien, por supuesto- São Paulo, por ejemplo es la mayor ciudad del noreste fuera del noreste, aunque, a la vez, tenemos un molesto e irracional prejuicio en contra de ellos). Pero no tiene sentido darles la espalda a los que vienen de fuera y adoptan al país, a veces incluso en contra de su voluntad. Son tan brasileños como tú y como yo, que trabajan para el desarollo del país, pero que usualmente son invisibles a los ojos de la administración pública y del resto de nosotros.

Centenario de la inmigración japonesa a Brasil. Foto de emersonik, publicada bajo licencia de Creative Commons.

Centenario de la inmigración japonesa a Brasil. Foto de emersonik, publicada bajo licencia de Creative Commons.

Los inmigrantes que soliciten con éxito un permiso de residencia tendrán todos los derechos de ciudadanos brasileños, y solamente quedarán impedidos de votar y de unirse al ejército. El pedido para residencia temporal deberá ser llenado en el término de 180 días desde la publicación de esta nueva ley, y las solicitudes deben ser dirigidas al Ministerio de Justicia.

6 Comentarios

  • miguel

    hola me gustaria saber como puedo hacer para tener el permiso de residencia y que documentos necesito soy de lima – peru yo ya he estado viviendo en goiania-brasil como 8 meses con visa de turismo en 1993 y regrese a lima y me quede en ese tiempo en la casa de mi tio que vive desde hace tiempo y es casado en brasil con dos hijos gracias

  • cecilia hola me gustaria saber hasta que fecha se puede recoger los documentos porque yo regrese a peru soy una extranjera que entro en la amnistia del 2009

  • Editza Rojas

    Hola,deseo trabajar en Caanada y necesito saber como puedo hacerlo legalmente.
    Agradezco su atencion brindada.

  • Pingback: Anónimo

    […] […]

  • Como hago para trabajar en manao no importa que se ilegal soysoy y de Venezuela

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.