¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

República Dominicana: El Costo financiero de los inmigrantes haitianos indocumentados

Los países de República Dominicana y Haití comparten la misma isla, llamada comúnmente La Española desde que fuera descubierta en 1492 por Cristóbal Colón. En ese entonces la isla conformaba un solo territorio y así permaneció hasta 1697, cuando mediante la firma del Tratado de Ryswick, España cedió a Francia la parte occidental de la isla, que pasó a llamarse Saint Domingue.

Map of Hispaniola. From Traveling Man's Flickr and used under a Creative Commons license. http://www.flickr.com/photos/travelingman/2816126909/

Mapa de La Española. De la cuenta Flickr de Traveling Man y usada bajo una licencia Creative Commons. http://www.flickr.com/photos/travelingman/2816126909/

Saint Domingue fue paulatinamente poblándose de negros esclavos traídos directamente de Africa, quienes eventualmente se rebelaron contra los colonizadores franceses. Así en 1804 nació lo que hoy se conoce como Haití, la primera nación latinoamericana en independizarse. Para 1822 los haitianos habían logrado tomar el control total de la isla, permaneciendo Santo Domingo bajo su yugo hasta el 27 de febrero de 1844, cuando Ramón Matías Mella, de la sociedad secreta La Trinitaria, conformada por Juan Pablo Duarte, dio el trabucazo que anunció el nacimiento de la República Dominicana.

Desde ese entonces la República Dominicana y Haití son dos naciones independientes, con cultura, creencias y sistemas totalmente diferentes. A pesar de la cercanía, la evolución también ha sido diferente en términos de economía y desarrollo. Mientras la República Dominicana ha venido fortaleciendo su democracia desde 1966, Haití ha estado sumido en el caos político desde la caída de Papa Doc Duvalier, y de nada ha valido la intervención internacional: hoy Haití es el país más pobre de toda América y la República Dominicana disfruta de una de las economías mas grandes en el Caribe y Centro América.

A pesar de estos obvios contrastes, es la proximidad de estos dos países lo que ha entrelazado sus destinos. Son muchos los haitianos que cada día se pasan ilegalmente al otro lado de la isla, donde a menudo consiguen trabajo como obreros de la construcción o se dedican a la venta ambulante de frutas, dulces y artículos de poca monta. Otros llegan contratados con permisos especiales para trabajar en plantaciones de caña de azúcar.

Haitian fruit vendor in the Dominican Republic. Photo by Caymang and used under a Creative Commons license. http://www.flickr.com/photos/dlakme/2903770065/

Vendedor de frutas haitiano en la República Dominicana. Foto de Caymang y usada bajo una licencia de Creative Commons. http://www.flickr.com/photos/dlakme/2903770065/

Una buena parte de los haitianos que llegan ilegalmente a la República Dominicana se dedica a pedir limosna en las calles y, luego de establecerse en un lugar fijo, a la tumba y quema de árboles, una práctica que ha dejado a Haití deforestado en más de un 90%. Estos ejemplos visibles a menudo dejan en los dominicanos una estereotipada visión negativa de los haitianos. Sin embargo una minoría llega legalmente con la intención de estudiar, muchas veces con becas, y suele constituir un ejemplo positivo. José Rafael Sosa nos presenta a uno de estos exitosos estudiantes, llamado Gessy:

Cuando uno conoce a Gessy, el esquema prejuiciado que tenemos de “los haitianos”, se va a casa del carajo. Gessy Bellerive nació en Grande Riviѐre Du Nord, cerca de la ciudad de Cabo Haitiano, y voy directo a la historia: acaba de graduarse Magna Cum Laude en la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra. Ahora regresa a Haití a servir a su pueblo.

A pesar de estos ejemplos positivos de haitianos, muchos dominicanos piensan que la inmigración haitiana en República Dominicana está fuera de control. Hombres, mujeres y niños llegan a diario a territorio dominicano, la mayoría de su cuenta, otros forman parte de redes que se dedican a abusar de la dignidad humana, pues los colocan en puntos estratégicos de las ciudades a pedir, todo bajo la mirada indiferente de agentes de tránsito que prefieren ignorar el panorama. Se estima que hay cerca de un millón de haitianos indocumentados en la RD, y la situación ha llegado tan lejos que hasta hay niños haitianos en funciones de limpiavidrios y limpiabotas. Manuel Vólquez, de Diario Digital Dominicano, lo resume así:

Los haitianos se desplazan por el país como hormigas y han desplazado a nuestros obreros en sectores importantes de la economía como son la construcción y los negocios informales. Han llegado tan lejos que hasta usan niños en las avenidas para mendigar, han asimilado nuestra cultura y nuestras costumbres. ¿Cosas de la transculturización y la globalización?

Esto tiene su impacto sobre el estado dominicano, que destina una parte importante de sus recursos en dar atenciones médicas gratuitas a estos inmigrantes, muchas veces en detrimento de los propios dominicanos. En diciembre del año pasado, el director de Salud de la regional Sur, doctor Bolívar Matos, informó que los procedimientos médicos para los inmigrantes haitianos que ingresan ilegalmente a las provincias de San Juan y Elías Piña conllevan un gasto anual de 55 millones de pesos.

En la sección de comentarios del artículo de Hoy, muchos escriben acerca del incremento de costos. Rosado320 se pregunta cual será el costo total  en la isla, ya que el estimado incluye solo a dos provincias. Oscar Caceres cree que pueda que tenga que incremntarse los impuestos para satisfacer estas necesidades, e incluso sugiere ayuda internacional para cubrir estos gastos. Sin embargo, Davidlebron tiene un poco más de empatía y escribe:

A nosotros los dominicanos ausentes, no se nos niega la atencion medica por estos paises tampoco…asi que estoy un poco sorprendido porque hay gente que considera que tratar a los hermanos haitianos es un problema. Claro que es costoso…pero a ninún humano se le debe negar el derecho a comer y ser atendido por probemas de salud…a muchos de nuestros niños se les atiende en hospitales del extranjero y nadie sale a relucir esto como si de algo negativo se tratara.

Esta es la realidad del pueblo haitiano y dominicano. Sin embargo, con mucha frecuencia la República Dominicana es acusada internacionalmente de racismo, abusos y maltratos diversos contra los haitianos, sobre todo en lo concerniente a la industria azucarera. Igualmente se clama por los derechos de los haitianos cuando la República Dominicana toma la decisión soberana de deportarlos hacia su país de origen. Mayormente son organizaciones no gubernamentales las que se dedican a estas denuncias, organismos que incluso han llegado a exigir que se dote de la ciudadanía dominicana a estos inmigrantes, pero de esto trataremos en un próximo artículo.

1 Comentario

  • La Rep. Dominicana adolece de un marco juridico migratorio que favoresca una relacion bilateral con el pueblo Haitiano. Sectores de poder hsn conspirado historicamente para que esto no sea posible; Sin embargo larealidad es que los trabajadores haitianos tienen derecho a los servicios de salud, educacion y una vida digna. Cuando se habla de gastos en salud por concepto de inmigrantes haitianos se olvida de sus aportes a la economia por concepto de su fuerza laboral, la inequidad de este juicio de valo se debe a que es el estado el que debe dotar a esta mano de obra de un pago sincero de los impuestos por parte de sus empleadores. Esta realidad replantea absolutamente la carga que dice el estado significan estos inmigrantes, lo que pasa que en aras de defender un pseudonacionalismo , se nos pierde la verdadera causa de este problema.

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.