¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Brasil: Luchando contra la esclavitud contemporánea

Sugarcane cutter Brazil. Photo by

Cosechador de caña de azúcar en Brasil. Foto de Ricardo Funari, usada bajo permiso.

El trabajo esclavo es un vestigio de los tiempos de esclavitud en Brasil, particularmente en los estados del norte y noreste, y es un hecho bien sabido. Siendo el último país en el mundo en abolir la esclavitud, recién en 1888, la esclavitud temporal debido a endeudamiento y el trabajo forzado han continuado y sido combatidos regularmente por el Gobierno en regiones aisladas, donde los brazos del sistema judicial enfrentan un desafío demográfico.

Sin embargo, cada vez que ocurre este tipo de incidente en el Estado de São Paulo, particularmente en el Gran São Paulo, la noticia ocupa la primera plana de los principales periódicos brasileños. Eso fue lo que sucedió la semana pasada, cuando auditores laborales de São Paulo, acompañados por fiscales laborales, liberaron a 20 personas de la esclavitud (dos de ellos menores de edad, de sólo 17 años de edad) en la Municipalidad de Mogi Guaçu (SP). El Blog do Sakamoto [pt], especializado en noticias sobre trabajo esclavo y partícipe del premiado sitio web Repórter Brasil [pt], informó sobre el incidente, dirigiendo la atención a la ironía de que hayan esclavos adolescentes viviendo en una escuela estatal abandonada.

Ok, esto ha sucedido cientos de veces en Brasil, desafortunadamente. Lo absurdo sobre este caso es que el empleador alojó a los esclavos en una escuela abandonada, con cables de electricidad al descubierto y cloacas abiertas. A pesar de las malas condiciones, él dijo que les cobraría por el alojamiento.
El Ayuntamiento había arreglado un contrato con Pimenta para que él use la casa detrás de la Escuela Municipal a cambio de llevar adelante el mantenimiento del lugar. La Escuela Agraria Graminha fue cedida a la Municipalidad, por el Estado, nueve años atrás. Ahora, el contrato será cancelado y el Ayuntamiento está analizando si va a demandar al empleador. El edificio fue clausurado y la Secretaría llevará a cabo un estudio sobre la posibilidad de reabrir la escuela. ¡Increíble! Todavía están discutiendo la “posibilidad”…

Sugarcane cutters having lunch in the middle of the plantation, under a scalding sun. Meals served with no tableware, no protection against sun or rain. Photo: Ricardo Funari

Cosechadores de caña de azúcar comiendo en medio de la plantación, bajo un sol abrasador. Las comidas son servidas sin vajilla, sin protección contra lo elemental. Foto: Ricardo Funari

La incidencia del trabajo esclavo en São Paulo evoca la cuestión discutida en el pasado por el periodista independiente e intelectual del Estado de Pará, Lucio Flávio Costa: Trabajo esclavo: ¿una anomalía amazónica? [pt]

Desde 2003, 192 personas han sido denunciadas por el Ministerio de Trabajo y Empleo por forzar a sus empleados a trabajar bajo condiciones análogas a la esclavitud. Más de dos tercios de estas compañías (147) operan en Amazônia Legal [ing]. El “campeón” nacional de trabajo esclavo es el Estado de Pará, con casi un cuarto de las denuncias totales, 52. Los dos puestos siguientes en este notorio ránking también están ocupados por Estados amazónicos: Tocantins (43) y Maranhão (32).
Lo que lleva a una alta concentración de explotación laboral no es una anomalía amazónica, sino el hecho que la región es un área de expansión de la frontera económica de Brasil. Hay un supuesto tácito de que el pionero no trae necesariamente consigo hábitos contemporáneos.

Lo que Lucio Flávio Pinto quiere decir es que a pesar de la incidencia más alta de trabajo esclavo en los Estados fronterizos, debido a las condiciones favorables (además de las geográficas, según él, también es la ausencia de prácticas, justicia, educación contemporáneas, etc.), llevada a cabo por agentes económicos, agricultores y empresarios de todas partes de Brasil, siempre alineados con agentes locales. Quiere decir: “las circunstancias hacen al ladrón” (un dicho popular brasileño) y en varios contextos favorables para la explotación del trabajo, la herencia brasileña de esclavitud se manifiesta de nuevo. Afuera de la zona de frontera, otros factores contribuyen a la incidencia de los fenómenos, tales como: malas administraciones locales, escasa revisión de cuentas, débiles sindicatos, trabajo migratorio, y una población más vulnerable y desinformada.

Sugarcane cutters in the lodgement: no potable water, no beds, no electrical light, no kitchen facilities or restrooms. Photo by

Cosechadores de caña de azúcar en el hospedaje: sin agua potable, sin camas, sin luz eléctrica, sin instalaciones de cocina o de aseo. Foto de Ricardo Funari.

El caso Mogi-Guaçu no es aislado y los bloggers brasileños han estado informando regularmente sobre la incidencia del trabajo esclavo en São Paulo, tanto en áreas rurales como en urbanas. Este año, el blog Anjos e Guerreiros [pt] publicó un artículo sobre el trabajo esclavo flagrante y la explotación del trabajo infantil en una granja limonera en la Municipalidad de Cabreúva, a 70 kilómetros de la ciudad de São Paulo.

Un reclamo condujo a la policía hasta la granja. Un trabajador rural había estado en la propiedad por cuatro meses y contó que no había recibido ningún pago. Los responsables de su contratación también deberían ser responsables por la explotación de trabajo infantil.
– A veces nos dan un poquito de comida, a veces no comemos, no almorzamos ni cenamos.
Los trabajadores le contaron a la policía que había niños trabajando en la cosecha de limón.
El Consejo Tutelar fue llamado y fue testigo de encontrar a seis menores trabajando en la granja. Uno de ellos era un niño de 12 años de edad.
– No hay guantes y ni equipamiento, ni siquiera agua. Gano R$2 reales – dijo el niño [alrededor de $ 1].
Un adolescente cuenta que los empleadores les dijeron a todos ellos que huyan en cuanto escucharon que la policía iba a llegar.
– Nosotros les dijimos que no huiríamos – afirmó.

En la ciudad de São Paulo, en el corazón del área urbana, la incidencia del trabajo esclavo tiene otras características hacia las cuales el blog Verdefato [pt] dirige nuestra atención:

El trabajo esclavo urbano es menor que el de las áreas rurales. La Policía Federal, las Delegaciones Regionales de Trabajo, el Ministerio Público de Trabajo y el Ministerio Federal de Trabajo ya actúan sobre el problema. Vale la pena recordar que la esclavitud urbana es de otra naturaleza, con características distintas… el principal caso de esclavitud urbana en Brasil es el de los trabajadores emigrantes ilegales de América Latina – principalmente bolivianos –  en los talleres de costura de la región metropolitana de São Paulo. La solución depende de la regularización de estos inmigrantes y la despenalización de sus trabajos en Brasil.

Hooded Informant who succeeded in escaping from the estate ( in the background ) take the Brazilian Federal Police to the place where workers are kept imprisoned. Photo: Ricardo Funari

Un informante encapuchado que pudo escapar con éxito de la finca (en segundo plano) lleva a la Policía Federal brasileña a un sitio donde son mantenidos prisioneros. Foto: Ricardo Funari

El mismo blog denuncia este caso de un inmigrante boliviano, uno entre tantos trabajando en estas condiciones: [esp]

Habiendo estado sentada por más de 16 horas frente a la máquina de coser, la madre de Ramón está apurada. María Díaz cose un trozo de tela tras otro, intensamente. Ella tiene un objetivo que alcanzar. Sólo se detiene cuando necesita comer o ir al baño. La madre del pequeño Ramón es una mujer agotada.
Desde que llegó a Brasil, en 2003, ella ha trabajado de la mañana a la noche. No tiene permiso de trabajo, equipamiento de protección o asistencia médica. Ella no existe en los registros de inmigración. Oficialmente, el Gobierno brasileño no sabe de su presencia.  Su salida de Bolivia, en 2003, no fue registrada tampoco. María fue traida a São Paulo por intermediarios conocidos como “coyotes”, que ganan dinero contrabandeando personas de un país a otro. En São Paulo, al menos 100.000 bolivianos están en esta condición.

Man found imprisoned inside estate shaving for being photographed and having the photograph pasted into the first work permit he had ever had in his live. Photo by

Un hombre encontrado prisionero dentro de una finca se afeita antes de ser fotografiado para el primer permiso de trabajo que haya tenido en su vida. Foto de Ricardo Funari.

Aún en São Paulo, un artículo de un sociólogo y miembro de la Asamblea Municipal, Floriano Pesaro, publicado en el blog Coisas de São Paulo [pt], trata del caso de niños de la calle forzados a trabajar por sus padres. Es un caso de doble violación: trabajo infantil y trabajo esclavo:

El trabajo infantil en las calles, en los negocios e incluso en las casas perdura en el Brasil urbano y rural. Se manifiesta en las peores formas, con prácticas análogas al trabajo esclavo, explotación sexual comercial, tráfico y venta o explotación sexual de niños, y el uso de niños en tráfico de drogas. Estas prácticas incluyen actividades criminales que son ilícitas y llevan a los niños y adolescentes a la muerte. En la ciudad de São Paulo, según una investigación de FIPE, en 2007, hay más de 1.000 niños en trabajo infantil sólo en las calles.

Mientras escribo este artículo para Global Voices Online, me preguntaba si el diseminar noticias tan malas a todo el mundo no dañaría la imagen de Brasil en el exterior, pero este blog tan interesante de Edson Rodrigues [pt], me ayudó a decidirme. Él pone una lista de 15 Verdades y Mentiras sobre el trabajo esclavo en Brasil, unas de las cuales tiene que ver con la diseminación de las prácticas del trabajo esclavo que traen perjuicios al país:

12) Mentira: La promoción de noticias internacionalmente daña al comercio y al país. Verdad: Esto es una falacia. No erradicar el trabajo esclavo es lo que daña la imagen de Brasil en el exterior. Las amenazas de sanciones comerciales serán implementadas si el país no trabaja para resolver el problema. Empleamos trabajo esclavo, eso lo saben todos… La agricultura es fundamental para el desarrollo de nuestro país. Por esta precisa razón, debería estar en la primera línea para combatir el trabajo esclavo, identificando y aislando a los empresarios que están actuando de manera criminal. Esta es la manera de asegurar que toda la actividad económica sufrirá por el comportamiento de unos pocos.

Modern Slavery in Amazon - Issuing work permit document in the forest. Photo by Ricardo Funari, used with permission.

Entrega de la documentación del permiso de trabajo. Foto de Ricardo Funari.

Apropiándome de sus palabras, concluyo este artículo sintiéndome segura de que el trabajo esclavo es un vestigio generalizado de la época de la esclavitud legal en Brasil y que sería una anomalía no combatir este fenómeno de frente.

Las fotos que ilustran este artículo han sido amablemente provistas por el fotoperiodista residente en Rio de Janeiro Ricardo Funari [ing], quien trabaja para crear y distribuir imágenes documentando y apuntando asuntos de injusticia social en el país. Según lo que él ha visto a través de su trabajo, “el principal mecanismo de esclavitud en Brasil es a través de la deuda – la inmobilización física de los trabajadores en los estados hasta que ellos puedan saldar sus deudas, en las cuales a menudo incurren a través del fraude, y provocadas por sus mismas condiciones laborales. Así los trabajadores de las áreas golpeadas por la recesión o la sequía son atraídos con contratos de palabra, y luego cargados a camiones que los transportan cientos de millas para trabajar en condiciones peligrosas. Al llegar las atractivas tarifas salariales prometidas les son reducidas, y luego confiscadas para pagar por los costos de transporte, comida e incluso herramientas de trabajo. Los trabajadores a menudo no reciben efectivo en mano. Mientras el tiempo pasa, las deudas de los trabajadores se hacen cada vez más grandes así que no tienen posibilidades de irse.” Su set de fotos, Contemporary Slavery in Brazil [Esclavitud contemporánea en Brasil] [ing, pt], puede verse en su cuenta de Flickr.

Toothless worker receives payment respecting entirely the legislation in Brazil and break into laughter. Photo by Ricardo Funari.

Un trabajador desdentado comienza a reir mientras recibe un pago completamente legal. Foto por Ricardo Funari.

3 Comentarios

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.