- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Cuba: ¿Concierto por la paz?

Categorías: Latinoamérica, Norteamérica, Cuba, Estados Unidos, Activismo digital, Arte y cultura, Historia, Ideas, Juventud, Libertad de expresión, Migración e inmigración, Música, Periodismo y medios, Política, Protesta, Relaciones internacionales, Religión, Viajes
[1]

Juanes en Valencia [2]“, fotografía publicada por mtraker [3], licenciada bajo Creative Commons [4]. Visita el Flickr Photostream de mtraker [3]

El Instituto Cubano de Música ha anunciado que el popular cantante colombiano Juanes [5] tiene programada una presentación [6] en el “Concierto por la Paz [7]” que se llevará a cabo en La Habana [8] este 20 de Septiembre.  El blog Repeating Islands [9]confirma que:

El periódico Granma del Partido Comunista citó a Osmany López, vicepresidente del Instituto, al comentar que el joven de 36 años, ganador el año pasado de cinco Grammys Latinos “está muy emocionado” con la idea de un concierto al aire libre que convocará también a otros artistas latinoamericanos…”

Juanes debe ser uno de los pocos que está entusiasmado. ¿Y los bloggers cubanos lo están? La gente todavía no se ha puesto de acuerdo. Enfrentado a críticas- especialmente de la diáspora cubana en los Estados Unidos- sobre los signos políticos que estaría trasmitiendo al participar de este evento, Juanes ha defendido su posición tanto en los medios principales de comunicación [10] como a través de su Twitter [11]. Pero, a pesar de ello, algunos bloggers se muestran poco convencidos.

El Café Cubano [12]pregunta:

¿Pedirá Juanes por la libertad de los prisioneros? ¿Pedirá por la LIBERTAD de Expresión de los cubanos? ¿Y por la Democracia en Cuba?

The Cuban Triangle [13] (El Triángulo cubano) está de acuerdo con el hecho de que “su concierto no cambiará al mundo, mucho menos a Cuba”, pero reconoce que “será un gran suceso y que miles de cubanos estarán felices”. El blogger hace un buen trabajo al mostrar ambas caras de la moneda:

En la entrevista que tuvo en Univisión la noche pasada (relato y extracto del video aquí [14]), habló como artista y no como político. Pero también expresó la certeza de que su idea del concierto en La Habana no sólo es correcta, sino que además tiene sentido, ya que se acerca a los temas políticos: “Tocar en Cuba es algo casi imposible… ir a Cuba es un símbolo de que ya es hora de cambiar la mentalidad… Quiero ir a Cuba con mis amigos para decirle al mundo desde allí que la gente necesita cambiar.”

La iniciativa de Juanes está generando una reacción en Miami. “Cuando se habla de Cuba, uno no puedo dejar de lado el tema político”, dijo la estrella cubana Willie Chirino en el mismo programa de Univisión. Y tiene una postura tomada- La afirmación de Juanes de que él no está relacionado a la política, pero que quiere cambiar al mundo, es un poco complicada de comprender, incluso cuando es el tipo de declaración que un artista hace todo el tiempo.

El post [13] continúa diciendo:

Los críticos tienen razón cuando señalan que en Cuba no existen lugares de actuación de conciertos privados u organizadores, por lo tanto, un concierto de estas características debe ser aprobado por el gobierno. Desde el momento en que éste es un lugar del gobierno, existe la posibilidad de que algún oficial del gobierno pueda aparecer en escena y decir un discurso. Y existen también quienes están desconcertados sobre la idea de un concierto por la Paz en Cuba, cuando el país no se encuentra en guerra. Tienen su postura tomada también.

Algunos dicen que Juanes no debería ir y que su concierto sería inmoral si no compartiera el escenario con otros artistas cubanos y usara su plataforma para criticar a los Derechos Humanos del gobierno cubano.

Finalmente, el blogger dice, “Doy mi voto a Juanes”. También lo hace Yoani Sanchez [15]desde La Habana:

Parece que para el veinte de septiembre será Juanes el que tratará de darle un rostro humano a un conjunto arquitectónico, donde nadie va plácidamente a sentarse.

Opino que Juanes debe venir y cantar. Si el tema es la paz deberá saber que esta Isla no está inmersa en un conflicto bélico, pero tampoco conoce la concordia. Elevará su voz ante un pueblo que ha sido dividido, clasificado según un color político y compulsado al enfrentamiento hacia el que piensa diferente. Una población que hace años no oye hablar de armonía y que sabe del castigo que reciben los que se atreven a mostrar sus críticas. Estamos necesitados de su voz, pero sólo si va a cantar sin olvidar a ningún cubano, sin descartar ninguna diferencia.

Aún así, Sanchez está muy consciente de la realidad política que gira en torno al evento:

Nos gustaría que acompañara sus canciones con la cadencia  de Willy Chirino, la trompeta de Arturo Sandoval, el ritmo de Albita Rodríguez o el sensual saxo de Paquito D´ Rivera… pero a ninguno de ellos lo dejarán estar ahí. Juanes disfrutará  así el privilegio del extranjero, que en esta Isla es mucho mejor valorado que los nacionales. Cada cosa que diga entre canción y canción -si es que dice algo- podrá ser interpretada como su apoyo a un sistema que se apaga, como el espaldarazo a un grupo en el poder.

No ha sido una inocente decisión seleccionar la Plaza de la Revolución como escenario para su música y no podrá sacudirse la carga política que eso significa. Pero si tiene que ser así, si no hay espacio en los barrios pobres de la periferia de la ciudad, en mi Centro Habana natal al borde del colapso, si no lo dejan sumergirse en San Miguel o Marianao, ni siquiera usar el Estadio Latinoamericano, pues que cante entonces bajo la estatua de Martí y frente a la imagen de Che Guevara, pero al menos que cante para todos.

The Cuban Triangle [13], que sabe que los “chicos de todas las edades” estarán “aquí para escuchar su música”, tiene la última palabra:

Si ellos descubren que alguien se opone al concierto debido a que éste no incluye un mensaje político correcto, tendrán la idea de que la rigidez ideológica que reprime todo tipo de creatividad, expresión e iniciativa beneficiosa -sin mencionar sólo la diversión- está presente pero no sólo en las edificaciones que rodean la Plaza de la Revolución.

La imagen miniatura de este post fue brindada por mtraker [3] y licenciada bajo Creative Commons [4]. Visita Flickr photostream de mtraker [3].